Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Un santo laico y dos mártires del nazismo pronto serán elevados a los altares

El Papa autorizó la promulgación de los decretos en la audiencia de esta mañana con el cardenal Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Se han reconocido las virtudes heroicas de siete nuevos Venerables, entre ellos dos obispos misioneros y tres mujeres laicas.

Ciudad del Vaticano, 9 de abril 2022.- Ejemplos de caridad sin límites, de un heroísmo suave que a menudo, más que cualquier otra actitud, desata la cobarde ferocidad del agresor armado contra los atacantes desarmados, como muestran terriblemente demasiadas crónicas de nuestros días. La historia de la Iglesia está llena de estos ejemplos, y la Iglesia está a punto de contar con otros entre sus santos y beatos, empezando por Artemide Zatti, un laico italiano de Boretto, en el valle del Po, donde nació en 1880. La familia emigró a Argentina cuando Artemide tenía 17 años y se instaló en Bahía Blanca. Allí el joven conoció a los salesianos e ingresó en la Congregación como miembro profeso, pero cayó enfermo de tuberculosis y cuando se recuperó optó por no hacerse sacerdote sino por dedicarse a los enfermos para cumplir un voto que había hecho a María Auxiliadora. Este servicio lo realizó durante toda su vida en el hospital de Viedma como vicedirector, administrador, enfermero, querido y respetado por sus pacientes y sus familias, hasta que un tumor se apoderó de él y falleció en 1951.

El milagro de Artemide Zatti
Juan Pablo II beatificó a Artemide Zatti en 2002 y el milagro reconocido para la canonización data de 2016. El milagro consistió en la recuperación de un hombre filipino de Tanauan Batangas, que se estaba muriendo de un grave ataque isquémico en la cabeza, agravado por una fuerte hemorragia. Su familia no tenía medios para operarlo y lo llevó a casa el 21 de agosto, pero el 24, de repente, se quitó la sonda nasogástrica con la que se alimentaba y el oxígeno, y pidió que le dejaran comer. Su hermano, coadjutor salesiano en Roma, había pedido por la recuperación del hombre, y el mismo día en que fue ingresado en el hospital, se puso a rezar por la intercesión del beato Artemide Zatti.

El martirio de los dos sacerdotes
La valentía y la fe hasta el derramamiento de sangre y el tipo de odio que lo hace a uno inhumano se contrastan en las historias de los mártires y futuros beatos Giuseppe Bernardi y Mario Ghibaudo, ambos sacerdotes, que se vieron envueltos en una de las horribles páginas que las guerras son capaces de producir. Tras el armisticio de 1943, la ciudad de Boves, en la provincia de Cuneo, se encontraba en la encrucijada de las fuerzas alemanas y la lucha partisana. El 19 de septiembre, tras un enfrentamiento en el que murió un hombre de cada bando y dos soldados fueron hechos prisioneros, el comandante alemán Peiper amenazó con destruir la ciudad si no liberaba a sus dos hombres y el cuerpo del que habían matado. el padre Giuseppe Bernardi y otra persona logran mediar y obtener lo que los ocupantes quieren, pero no cumplen su palabra. Sin embargo, el mayor alemán dio la orden de atacar y subió al sacerdote y a la otra persona, Antonio Vassallo, a un coche blindado, obligándoles a presenciar la quema de casas y las ejecuciones sumarias.

Hacia las 16.30 horas fue asesinado el vicario de la parroquia, el padre Mario Ghibaudo, quien, tras salvar a las niñas del orfanato y a otras personas, se acercó a un hombre alcanzado por una ametralladora alemana para darle la extremaunción, pero a su vez fue abatido por una ráfaga de balas, y un soldado le atacó salvajemente con su puñal y la culata del fusil. Hacia las 6 de la tarde, llevados a un patio, el P. Bernardi y el otro hombre también fueron ejecutados y quemados.

Los nuevos Venerables
Los decretos de la Congregación para las Causas de los Santos firmados por el Papa Francisco también reconocen las virtudes heroicas de siete Siervos de Dios, ahora considerados Venerables por la Iglesia.

El obispo español Martino Fulgenzio Elorza Legaristi, nacido en 1899, de la Congregación de la Pasión de Jesucristo, construyó literalmente almas y la casa de Dios en el territorio peruano que le fue confiado, un contexto de pobreza y gran ignorancia religiosa. Visitaba a menudo las parroquias, desplazándose a pie, a caballo o en canoa, e inició la construcción de la catedral y de nuevas iglesias en los pueblos, participando también en las primeras sesiones del Concilio Vaticano II. Murió en Lima en 1966.

También fue misionero el obispo Francesco Costantino Mazzieri, de los Conventuales Menores, originario de Abbadia di Osimo (1889). En 1930, sintiéndose llamado a evangelizar lejos de Italia, fue enviado con seis hermanos a lo que hoy es Zambia, en el distrito de Ndola (entonces Rodesia del Norte), entonces una colonia británica. Durante 36 años se entregó a una intensa evangelización que hizo crecer la Iglesia en condiciones difíciles e impermeables, eligiendo residir en la zona rural de Santa Teresa (Ibenga-Zambia). Esta humildad, unida a una intensa capacidad de caridad -trabajó heroicamente por los leprosos- le hizo ser amado por la gente y murió en 1983 rodeado de fama de santidad.

Entre los nombres de los nuevos Venerables figuran también fundadoras de institutos religiosos. Lucía Noiret (nacida en 1832 en Francia) fundó la Congregación de las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús bajo la protección de San José. Tras su noviciado en las Hermanas de la Caridad, fue trasladada a Imola como educadora en un centro para niñas pobres y huérfanas. Cuando la superiora general decidió retirar a las hermanas, Sor Lucía, por consejo del obispo de Imola, Luigi Tesorieri, permaneció en servicio en el centro. Varias jóvenes se unieron a ella y este fue el primer núcleo de la futura congregación. Murió en Imola en 1899.

La monja Casimira Gruszczyńska nació en 1848 en Kozienice (actual Polonia), donde pasó toda su vida hasta su muerte en 1927. Hizo un voto de castidad privada a los 10 años, que renovó a los 21 con el permiso del párroco durante una misa en la iglesia parroquial. Al año siguiente murió su madre y la futura fundadora se dedicó a visitar a los enfermos y a enseñar el catecismo a los niños. En 1875, ingresó en la Congregación de las Hermanas Mensajeras del Corazón de Jesús, pero cuando el régimen zarista decretó la disolución de los institutos religiosos en el territorio del Reino de Polonia, la Congregación de las Hermanas Mensajeras pasó a la clandestinidad, continuando su actividad sin el reconocimiento de un hábito religioso. La hermana Casimira se trasladó a Varsovia para dirigir el Albergue de Maestros Inválidos y, en 1882, fundó la Congregación de las Hermanas de los Afligidos, dedicada al cuidado de los enfermos y los que sufren, sujeta a la Regla de la Tercera Orden Franciscana, que dirigió durante 45 años, al tiempo que pertenecía a la Congregación de las Hermanas Mensajeras. En 1922, Pío XI le concedió la medalla «Pro Ecclesia et Pontifice».

Tres laicas Venerables
Dos de las tres laicas reconocidas como Venerables tienen la misma edad. La española Aurora Calvo Hernández-Agero, nacida en 1901, vivió toda su vida en Béjar. De familia profundamente cristiana, su hermano era sacerdote, sintió el deseo de consagrarse como carmelita descalza, pero la necesidad de cuidar a su anciana madre le impidió entrar en la vida contemplativa. Trabajó como catequista y trató por todos los medios de profundizar en su vida interior con intensidad y cuidado, consagrándose a la Virgen María y mostrando una gran pasión por los ejercicios espirituales. Con mala salud, murió de bronconeumonía en 1933.

La historia de Rosalie Celak, originaria de Jachówka, donde nació en 1901, se desarrolla en Polonia. A los 17 años hizo un voto privado de castidad y a los 23 se fue a Cracovia, donde permaneció un año con una anciana a la que ayudaba en las tareas domésticas. Todavía en Cracovia, al año siguiente empezó a trabajar como ordenanza de enfermos en la sala de cirugía del Hospital San Lázaro de la misma ciudad y, tras unos dos meses, fue trasladada a la sala de enfermedades cutáneas y venéreas. Quiso consagrarse y, en 1927, ingresó en las Clarisas de Cracovia, pero su débil salud no le permitió permanecer allí y al año siguiente volvió a su trabajo en el hospital de San Lázaro, que desempeñó con gran diligencia y dedicación, ganándose la confianza y el respeto de todos. En el período final de su vida, su fe se fortaleció en la unión mística con Jesús. Murió en Cracovia en 1944 a la edad de 43 años.

Veinte años mayor, es la tercera laica cuyas virtudes heroicas han sido reconocidas. La italiana Maria Aristea Ceccarelli nació en Ancona en 1883 en una familia que no la quería. Su madre, analfabeta, era de mente cerrada y de corazón muy duro, mientras que su padre era un hombre violento e irascible al que le gustaba jugar y beber, y que sentía aversión por Aristea. La niña crece en un contexto de soledad y miseria psicológica y material. Conoce el hambre y el frío, empieza a trabajar como costurera a los 6 años y lo hará por 11, también trabajando en un restaurante. Sus padres la obligaron a casarse con Igino Bernacchia, y ambos acordaron vivir como hermano y hermana, yendo a vivir con sus suegros, donde Aristea trabajó como criada, trabajando también en la panadería, la carnicería y la tienda de comestibles de la familia. Su suegro y su marido también fueron violentos y, por desgracia, en 1902, sufrió una grave y dolorosa enfermedad que le llevó a la extirpación del ojo derecho. Aristea encontró consuelo en la oración constante y, cuando el trabajo de su marido les obligó a trasladarse a Roma, se encomendó a la dirección espiritual de dos camilianos, viviendo su misión en los hospitales, en particular, en el Sanatorio Umberto I, entre los tuberculosos, entre los que había muchos niños, visitando a los enfermos en sus casas, consolándolos y ayudándolos materialmente. Murió en Roma en la Nochebuena de 1971.

ALESSANDRO DE CAROLIS
Vatican News
Imagen: Cristo Rey, en el Santuario de Lisboa, Portugal
.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.