Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Un Estudio revela en qué tarea doméstica experimenta más satisfacción el esposo y en cuáles la esposa

Esta investigación es importante porque aborda una laguna en el debate académico sobre las diferencias de sexo en las tareas domésticas y el cuidado de los niños. Hombres y las mujeres no tienen actitudes idénticas respecto a las diversas tareas que implica la gestión de un hogar y la crianza de los hijos.

(ZENIT Noticias – Institute for Family Studies / Wisconsin, 15.01.2022).- A pesar de la fuerte representación de las mujeres en la fuerza de trabajo de Estados Unidos, y a pesar de las actitudes positivas de toda la población hacia las madres trabajadoras y los hogares con doble empleo, las mujeres siguen pasando menos tiempo en sus trabajos formales y más tiempo limpiando la casa y cuidando a los niños que los hombres.

Estas disparidades se lamentan a menudo y se interpretan como manifestaciones de roles de género tradicionales y arraigados. Como ha señalado elocuentemente la escritora feminista Jill Filipovic, en lo que se refiere a los roles de la mujer y la configuración familiar, seguimos «obstinadamente anclados en viejos paradigmas». Pero datos recientes de mi laboratorio, publicados en Evolutionary Behavioral Sciences, apoyan la hipótesis de que las disparidades en la forma en que hombres y mujeres se dedican al hogar y al cuidado de los niños pueden ser también manifestaciones de diferencias medias en la forma en que hombres y mujeres prefieren pasar su tiempo.

En nuestro estudio, encuestamos a dos grupos de hombres y mujeres del Medio Oeste de Estados Unidos: (1) adultos emergentes universitarios de entre 18 y 23 años, ninguno de los cuales tenía hijos, y (2) adultos de mediana edad de entre 31 y 46 años, la mayoría de los cuales tenían pareja y estaban criando a uno o más niños pequeños. Pedimos a los participantes adultos de edad emergente que calificaran en qué medida preveían disfrutar de 40 tareas específicas de cuidado de niños y 58 tareas domésticas específicas. Los participantes de mediana edad valoraron su actitud actual hacia cada tarea. Ambas muestras informaron de cómo repartirían idealmente la responsabilidad de cada tarea con su pareja.

Los resultados se muestran en las siguientes figuras. La figura 1 muestra que, en conjunto, las mujeres disfrutan más de las tareas de cuidado infantil que los hombres. De hecho, aunque ambos sexos valoraron positivamente la mayoría de las tareas, no hubo ninguna tarea de cuidado infantil que gustara más a los hombres (o que previeran que les gustaría) que a las mujeres.

El gráfico 2 muestra que, en general, las mujeres prefieren tener más responsabilidad en las tareas de cuidado de los hijos que los hombres. Las diferencias en las preferencias de reparto de tareas fueron pronunciadas en la muestra de adultos de mediana edad, donde en 7 de las 10 categorías de cuidado infantil, las mujeres se inclinaron por preferir más responsabilidad para ellas mismas y los hombres por preferir más responsabilidad para su pareja. En las áreas de cuidado infantil de (1) programar y coordinar los eventos y citas de los niños y (2) comprar las necesidades y deseos de los niños, las mujeres de ambas muestras prefirieron más responsabilidad y los hombres prefirieron que su pareja tuviera más responsabilidad.

Los gráficos 3 y 4 ilustran que los hombres disfrutan mucho más que las mujeres de las tareas domésticas que implican trabajo físico con objetos, incluidas las labores al aire libre y los arreglos y el mantenimiento del hogar. De hecho, a las mujeres no les gustan las tareas que implican trabajo al aire libre y arreglos y mantenimiento del hogar. Mientras que las mujeres querían que sus parejas se responsabilizaran de esas tareas, los propios hombres también preferían tener más responsabilidad en esas tareas.

Mientras tanto, las mujeres disfrutaban mucho más que los hombres de las tareas relacionadas con la preparación de la comida, la programación y organización familiar y la estética del hogar, y aunque a los hombres no les desagradaban necesariamente esas tareas, tendían a preferir que su pareja tuviera más responsabilidad en esas tareas y las propias mujeres preferían tener más responsabilidad en esas tareas.

Para algunas tareas, la diferencia de sexo era bastante pronunciada. Por ejemplo, como se muestra en la Tabla 1, la mayoría de las mujeres querían que su pareja tuviera más responsabilidad en tareas como el mantenimiento del vehículo y las pequeñas reparaciones del hogar, y la mayoría de los hombres querían más responsabilidad en esas tareas. De hecho, 1 de cada 4 hombres, pero ninguna mujer, declaró su preferencia por la responsabilidad total en tareas como las reparaciones del hogar, la fontanería y el mantenimiento del vehículo. Por otro lado, aproximadamente 1 de cada 4 mujeres prefería asumir toda la responsabilidad de la repostería y la decoración del hogar.

En una última serie de preguntas, pedimos a los participantes que imaginaran un hogar sin ningún tipo de limitaciones y, a continuación, les preguntamos: «Si pudiera elegir, ¿cómo le gustaría compartir las responsabilidades laborales y domésticas con su pareja/esposo?». En segundo lugar, pedimos a los participantes que imaginaran un hogar con limitaciones realistas, en el que ellos y su pareja tuvieran que llegar a un acuerdo; entonces preguntamos: «¿Con qué distribución de las responsabilidades laborales y domésticas estaría dispuesto a vivir?».

Como se muestra en la Figura 5, el patrón fue consistente en las dos muestras: Los hombres se inclinaron por el papel de sustentador y las mujeres por el de ama de casa. Aunque la opción completamente igualitaria en el centro fue elegida por la mitad de los hombres y la mitad de las mujeres, un tercio de los hombres eligió una opción a la izquierda de la igualitaria (hacia el sostén de la familia), y un tercio de las mujeres eligió una opción a la derecha de la igualitaria (hacia el ama de casa).

Cuando los participantes informaron de lo que estarían «dispuestos a vivir» cuando se enfrentan a limitaciones y a la necesidad de hacer concesiones, la diferencia de sexo siguió siendo de moderada a grande en magnitud. En particular, las preferencias de división de tareas diferenciadas por sexo, como se muestra en la Tabla 1, aparecieron incluso entre aquellos hombres y mujeres que seleccionaron «Compartiríamos todas las responsabilidades por igual» como su rol doméstico preferido.

Esta investigación es importante porque aborda una laguna en el debate académico sobre las diferencias de sexo en las tareas domésticas y el cuidado de los niños: las actitudes de los hombres y las mujeres. Además, evaluamos esas actitudes con una lista de tareas más detallada que la utilizada en el pasado. Los artículos de la prensa popular a veces describen a las mujeres como las que «asumen» la mayor parte de las tareas del hogar y del cuidado de los niños y luego enumeran sólo algunas actividades populares (como lavar la ropa, limpiar, cocinar y trabajar en el jardín). Además, el uso de la palabra «arrimar el hombro» implica que las mujeres consideran necesariamente estas tareas como una carga. Tales descripciones no transmiten el matiz de la variación de los tipos específicos de cuidado de los niños y de las tareas domésticas, ni la posibilidad de que algunos hombres y mujeres por igual puedan realmente disfrutar o sentirse orgullosos de algunas de ellas.

En conclusión, nuestros resultados revelan que los hombres y las mujeres no tienen actitudes idénticas respecto a las diversas tareas que implica la gestión de un hogar y la crianza de los hijos. Dicho esto, hay muchas excepciones a cualquier tendencia, y cuando realizamos análisis correlacionales dentro de cada persona, encontramos que, independientemente de su sexo, los individuos tendían a querer más responsabilidad para el cuidado de los niños y las tareas domésticas que disfrutaban y, como es lógico, menos responsabilidad para las que no disfrutaban. En el mundo moderno, en el que tanto hombres como mujeres deberían poder elegir libremente, quizá lo mejor que puede hacer la pareja es entablar conversaciones sinceras sobre sus gustos y aversiones, y reconocer que luchar por la equidad compartiendo todas las tareas por igual no es probable que haga feliz a ninguno de los dos al final.

April Bleske-Rechek
Profesora de psicología en la Universidad de Wisconsin-Eau Claire,
donde dirige el Laboratorio de Diferencias Individuales

y Psicología Evolutiva.
Imagen de portada: El Papa Francisco con una familia
(Foto: Vatican Media).
La traducción de este artículo, originalmente publicado en inglés bajo el título Equal, Not Identical: In Sharing Family Tasks, Consider the Preferences of Men and Women, fue realizada

por el director editorial de ZENIT News Agency.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.