Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Ucrania, la solidaridad contra la mentalidad de «cada uno se las arregle»

En plena guerra, el trabajo del comedor social de la ciudad de Berislav, rodeada por el ejército ruso, no se detiene. Una historia de extraordinaria dedicación y providencia.

Ciudad del Vaticano, 6 de abril 2022.- «Cinco panes y dos peces» es el nombre del comedor social de la parroquia greco-católica de Berislav, una ciudad de más de 10.000 habitantes situada a unos 70 km de Jersón, en el sur de Ucrania. Berislav, al igual que la capital de la región, está actualmente rodeada por el ejército ruso. «No hay acceso a la ciudad y la gente vive en condiciones difíciles -explica el párroco, el padre Oleksandr Bilskyj-; mucha gente no tiene lo esencial, faltan alimentos en las tiendas porque los proveedores no llegan». «El comedor para los necesitados comenzó en octubre del año pasado. Antes de la guerra, ofrecíamos el almuerzo una vez a la semana, los domingos después de la misa -dice el sacerdote-, pero cuando estalló la guerra, decidimos abrir el comedor todos los días».

Milagros con nada
Actualmente acuden a comer entre 100 y 110 personas al día, entre ellas unos 40 niños. Sentados en las mesas, dispuestas en la pequeña iglesia, hay familias numerosas y personas que no tienen dinero para comprar comida, pero incluso si lo tienen, a menudo no hay nada que comprar. La parroquia también ofrece comida para cocinar algo en casa. En colaboración con los servicios sociales de Berislav, la comunidad greco-católica, perteneciente al Exarcado de Odesa, también ofrece comidas a las personas solas y dependientes de la ciudad.

El padre Oleksandr cuenta que no es fácil encontrar productos para el comedor: algunos los ofrecen los habitantes de la ciudad, otros los compra la parroquia a los agricultores de los pueblos cercanos, cada uno hace lo que puede. También lo hacen los cocineros voluntarios que, como dice el párroco, se dedican a esta actividad con mucho amor. La elección del nombre del comedor social, que se puso en marcha hace seis meses – «Cinco panes y dos peces»- ha resultado prodigiosa: ante la necesidad, la pequeña comunidad no ha optado por el camino del «cada uno se las arregle» y así se alimenta a la gente. Cuando los corazones abiertos se encuentran con la dura realidad, se produce un milagro.

Más que un gesto de misericordia
Los tiempos oscuros y el sufrimiento no han disuadido ni siquiera a los habitantes de Odesa, famosos por su especial sentido del humor. Su respuesta también es solidaria. Aquí, en el exarcado greco-católico, se ha creado un centro para coordinar la ayuda humanitaria, que llega tanto del oeste de Ucrania como del extranjero, y que luego se distribuye a los necesitados. «Hemos recibido muchos medicamentos, así como alimentos para los niños, mantas calientes, ropa, zapatos, comida: todo esto ayudará a la gente a sobrevivir en un momento tan difícil», dice el padre Ruslan Ostafiy, coordinador del centro y capellán militar. Agradeciendo a todos los benefactores, el sacerdote dice que su apoyo «no es la expresión de una simple piedad, sino de la gran fe humana que despierta el corazón de las personas que, viendo la situación de nuestro país, ofrecen todo lo que pueden».

Estos hombres y mujeres también rechazaron el camino del » cada uno se las arregla». «No pensé que en algún momento de mi vida me vería obligada a explicar a los niños lo que es la guerra», dice la voluntaria Svitlana Kiseliova-Osafiy. «Primero tuvimos mucho miedo, tomamos a nuestros hijos y los llevamos a lugares seguros, pero luego nos dimos cuenta de que si todos nos vamos, ¿quién quedará para defender, para ayudar, para dar algún apoyo? Entiendo que la fuerza y la motivación vienen de Dios porque soy una persona humana y yo también, como otros, tengo miedo, pero en el momento en que recuerdo que Dios está conmigo, siento que mis alas crecen de nuevo y estamos listos para trabajar y ayudar».

SVITLANA DUKHOVYC
Imagen 5.4.2022. Comedor para los necesitados en Berislav

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.