Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Santa Francisca Rubatto, testimonio femenino del franciscanismo

Una emigrante, una religiosa, una hermana entre hermanas. La primera santa de Uruguay llegó «al final de su vida consumida por la caridad y el amor a Jesús y a los pobres».

“Sean las monjas del pueblo”, escribía la Santa Francisca Rubatto (de nacimiento Ana María), primera santa del Uruguay, a las religiosas de la congregación de las Hermanas Capuchinas. Nació el 14 de febrero de 1844 en Carmagnola, Italia, y fue canonizada el domingo 15 de mayo de 2022 por el Papa Francisco. Este fue el espíritu que inspiró su vida y su apostolado en Montevideo, capital del Uruguay, donde por elección propia vivió desde 1892 hasta su muerte, en 1904. De hecho, en su testamento dejó escrita la siguiente disposición: “Que mi cuerpo sea enterrado entre mis queridos pobres”.

De ella, afirma el sitio web de la congregación por ella fundada, se escribió que “dio al franciscanismo una versión femenina moderna” y también que “en ella reside una de las más grandes figuras del franciscanismo femenino actual”. “Al igual que San Francisco de Asís, la Madre Francisca encontró a Cristo en los pobres y en el sufrimiento e hizo una auténtica experiencia de la pobreza de la Virgen”, añade la página web.

“Fue una hermana entre hermanas, más que una madre fundadora, y vivió un celo misionero y un deseo de martirio tan profundos que la llevaron hasta el final de su vida consumida por la caridad y el amor a Jesús y a los pobres”.

Una hermana capuchina de la Madre Rubatto con un grupo de niños en Etiopía.

La Congregación está presente en Italia, Uruguay, Argentina, Brasil, Perú, Etiopía, Eritrea, Kenia y Malawi con colegios, parroquias en las que trabajan y obras de asistencia a las personas más necesitadas. Fue fundada el 23 de enero de 1885.

Uruguaya por adopción y decisión
Al llegar a Uruguay, eligió la zona de La Teja, Belvedere, Paso de la Arena y Barra de Santa Lucía, que en el pasado era un páramo. Santa Francisca se mezclaba con la gente, aun con los trabajadores que iban al matadero los domingos por la mañana, y se tomaba el tren a las cuatro de la madrugada con ellos. Además, fue capaz de ver las necesidades de ropa, de comida, entre otras y, con una profunda visión, decidió instalar un grupo de sus hermanas en el barrio de Belvedere, donde se encuentra el santuario en el que hoy descansan sus restos.

El Santuario de Santa Francisca Rubatto.

Madre Rubatto realizó, pues, un encomiable trabajo de promoción y evangelización: logró que niñas tuvieran un oficio para ganarse la vida, para que no fueran dependientes de sus hogares. Les enseñó a leer, a escribir, a coser, tejer, bordar, pero también recibían una formación religiosa. Estos talleres fundados por Francisca luego se transformaron en grandes instituciones, como el Colegio y Liceo San José de la Providencia de Montevideo o el Colegio San Francisco de Asís de Rosario y Buenos Aires, en Argentina.

Una imagen de Santa Francisca Rubatto.

El arte de la disponibilidad
Uno de los rasgos distintivos de Santa Francisca fue su disponibilidad para aceptar el llamado de Dios en los desafíos que la realidad le presentaba y actuar en consecuencia. Así lo comentó el padre Carlo Calloni, postulador de la causa de canonización, a Radio Vaticana – Vatican News. Por ejemplo, a los 40 años a Madre Rubatto le propusieron ser la directora de una obra que surgía en Loano, diócesis de Génova. La invitación llegó en un modo extraño según el modo de pensar humano: “Una piedra cae de un andamio y ella rescata al albañil que está herido y, al mismo tiempo, es llamada por un capuchino, el padre Angelico Da Sestri Ponente, para ser la directora”, recordó el postulador. Posteriormente confrontó la solicitud con su director espiritual y decidió decir que sí.

Santa Francisca y San Juan Bosco
Uno de los aspectos poco conocidos de Santa Francisca fue su cercanía con Don Bosco. De hecho, la Familia Salesiana en Uruguay profundizó en esta cuestión y explicó la incidencia decisiva del “Padre y Maestro de la juventud” en Santa Francisca.

Según una publicación de los salesianos en Uruguay, la hoja de vida de la nueva santa revela “un fuerte y decisivo vínculo con Don Bosco”. Ana María, escriben, llegó a Turín en el año 1862 después de haber perdido a casi toda su familia, y se instaló en la casa de su hermana mayor casada y luego se fue a trabajar con una rica condesa. “Era el tiempo en que Don Bosco estaba trabajando en sus oratorios y ella decidió colaborar con él con esa discreción, prudencia, amabilidad y ternura que siempre la caracterizaron”, añaden.

Las profecías de Don Bosco, puntualizan los salesianos, se cumplieron con cabalidad y ella incorporó a su misión distintos elementos del Sistema Preventivo como el deseo de atender a los jóvenes más abandonados para educarlos y promoverlos para dignificar su vida.

Proyecto de las Hermanas Capuchinas de la Madre Rubatto en Perú.

“La primera santa del Uruguay”
El hecho de conocer a la Madre Rubatto como “la primera santa del Uruguay” está inspirado en la denominación que acuñó el Papa San Juan Pablo II, cuando en la ceremonia de beatificación del 10 de octubre de 1993, afirmó: “Hoy te saludamos como la primera beata del Uruguay”.

Juan Pablo II expresó, en su homilía:

“La Iglesia te saluda, Sor María Francisca de Jesús, Fundadora de las Hermanas Terciarias Capuchinas de Loano, que hiciste de tu existencia un continuo servicio a los últimos, testimoniando el amor especial que Dios tiene por los pequeños y los humildes. Siguiendo fielmente las huellas de Francisco, el amante de la pobreza evangélica, aprendiste no solo a servir a los pobres, sino a hacerte pobre y mostraste a tus hijas espirituales este modo especial de evangelización. A medida que el Instituto fue creciendo, esta intuición inicial se convirtió en un profundo impulso misionero que llevó a las religiosas y a su obra a América Latina, donde algunas de sus hijas espirituales sellaron con el sacrificio de sus vidas ese servicio a los pobres que constituye el carisma confiado a vuestra Congregación en beneficio de toda la Iglesia”.

SEBASTIÁN SANSÓN FERRARI
Vatican News

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.