Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Saludos del Santo Padre a los misioneros y a dos nuevas beatas de Italia

Este 24 de octubre, Jornada Mundial de las Misiones, el Papa invitó a los fieles a mirar el ejemplo de estas dos nuevas beatas italianas, Lucía Ripamonti y Sandra Sabattini, «como testigos que anunciaron el Evangelio con su vida». Asimismo Francisco saludó con gratitud a los numerosos misioneros -sacerdotes, religiosos y religiosas, y fieles laicos- «que gastan sus energías en el servicio de la Iglesia de Cristo, entregando en primera persona -a veces pagando un gran coste – su testimonio».

Ciudad del Vaticano, 24 de octubre 2021.- Este 24 de octubre, domingo mundial de las misiones, y tras haber rezado la oración mariana del Ángelus en la plaza de San Pedro, el Papa Francisco dedicó unas palabras especiales a dos nuevas beatas de Italia:
«Ayer fue beatificada en Brescia Sor Lucía de la Inmaculada, religiosa de las Siervas de la Caridad», dijo el Santo Padre describiendo a la religiosa como «una mujer gentil y acogedora, que murió en 1954 a la edad de 45 años, tras una vida dedicada al servicio de los demás, incluso cuando la enfermedad había debilitado su cuerpo pero no su espíritu».

Y hoy -continuó el Pontífice- será beatificada en Rimini Sandra Sabattini, estudiante de medicina que murió en un accidente de coche a los 22 años: joven alegre, animada por una gran caridad y por la oración diaria, se dedicó con entusiasmo al servicio de los más débiles siguiendo el carisma del Siervo de Dios Don Oreste Benzi.
Para ambas, el Obispo de Roma pidió un fuerte apaluso: «Aplaudamos a las dos beatas. ¡Todos juntos!».

Jornada Mundial de las Misiones
Teniendo en cuenta que hoy se celebra la Jornada Mundial de las Misiones, Francisco pidió a los fieles que miren a estas dos nuevas beatas «como testigos que anunciaron el Evangelio con su vida».

Además, el Pontífice saludó con gratitud a los numerosos misioneros (sacerdotes, religiosos y religiosas, y fieles laicos) «que gastan sus energías en el servicio de la Iglesia de Cristo, entregando en primera persona -a veces pagando un gran coste – su testimonio».

Y lo hacen -añadió el Papa- no para hacer proselitismo, sino para dar testimonio del Evangelio en sus propias vidas en tierras que no conocen a Jesús: «¡Muchas gracias a los misioneros! ¡Un gran aplauso para ellos también, todos!».

Saludos del Papa
Antes de despedirse, Francisco saludó a los seminaristas del Colegio Urbano, así como a los peregrinos de Roma y de varios países del mundo:
“En particular, saludo a la comunidad peruana que celebra la fiesta del Señor de los Milagros. El pesebre de este año en la Plaza de San Pedro también será de la comunidad peruana. Saludo también a una comunidad filipina en Roma; saludo al Centro Académico Romano Fundación (España); a las Hijas del Sagrado Corazón de Jesús reunidas en Capítulo general y al grupo de la Comunidad Emmanuel. Saludo también a los participantes en la maratón de Treviso en Roma”.

Finalmente, el Papa deseó a todos un buen domingo y pidió (como es ya habitual) que no se olviden de rezar por él.

Imagen: Plaza de San Pedro a la hora del rezo del Ángelus

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *