Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Respuesta a los dilemas éticos sobre las vacunas contra el COVID-19. Análisis de las líneas embrionarias y las declaraciones del Magisterio

Dado que para producir algunas de las vacunas anti-Covid (como AstraZeneca y Johnson&Johnson) se utilizaron dos conocidas líneas celulares embrionarias humanas obtenidas de abortos voluntarios (HEK293, una línea aislada de un aborto de 1973; y PER.C6, estabilizada en 1985) en la fase de prueba y desarrollo, ¿vacunarse con estas vacunas constituiría una cooperación con el mal del aborto provocado?.

(ZENIT Noticias / 21.2.2022).- Recientemente, se ha reanudado el debate a nivel nacional e internacional sobre la permisividad moral del uso de las vacunas anti-Covid-19. Algunos miembros del mundo católico en Italia y Estados Unidos han llegado a sugerir una aparente dicotomía entre la clara línea adoptada responsablemente por el Papa Francisco, anteponiéndola a la Nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe del 21 de diciembre de 2020. ¿Cómo están las cosas realmente? Procedamos por orden.

Lo primero que hay que señalar, y esto bastaría para cerrar cualquier falsa oposición en el seno del único Magisterio ordinario del Santo Padre, es lo que se afirma al final de la propia Nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la moralidad del uso de ciertas vacunas anti-Covid-19 (del 21.12.2020): «El Sumo Pontífice Francisco, en la Audiencia concedida el 17 de diciembre de 2020 al infrascrito Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, examinó esta Nota y aprobó su publicación». La Nota es parte del Magisterio del Papa Francisco, él mismo la aprobó.

Así, la petición de claridad expresada por algunos, junto con la evidente confusión de muchos hombres y mujeres de buena voluntad, constituyen las motivaciones profundas para reiterar lo que ya es un hecho establecido: «es moralmente aceptable el uso de vacunas anti-Covid-19 que han utilizado líneas celulares de fetos abortados en su proceso de investigación y producción» (Nota de la FCD, 21.12.2020, n.2).

¿Cuál es el problema que se plantea? Podemos resumirlo de la siguiente manera: dado que para producir algunas de las vacunas anti-Covid (como AstraZeneca y Johnson&Johnson) se utilizaron dos conocidas líneas celulares embrionarias humanas obtenidas de abortos voluntarios (HEK293, una línea aislada de un aborto de 1973; y PER.C6, estabilizada en 1985) en la fase de prueba y desarrollo, ¿vacunarse con estas vacunas constituiría una cooperación con el mal del aborto provocado?

Esta cuestión, legítima en su formulación, no se aplica a las vacunas desarrolladas por Pfizer y Moderna, que siguen un procedimiento diferente.

Ahora bien, ya se conocen importantes y autorizados pronunciamientos al respecto: de la Pontificia Academia para la Vida («Reflexiones morales sobre las vacunas preparadas a partir de células derivadas de fetos humanos abortados», de 5 de junio de 2005; «Nota» de 2017) y de la Congregación para la Doctrina de la Fe (Instrucción Dignitas Personae, de 8 de septiembre de 2008, nº 34-35).

La Nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe del 21 de diciembre de 2020 tranquiliza a quienes sienten en conciencia algún reparo por el uso de vacunas antivariólicas producidas a partir de líneas celulares de origen ilícito y, por tanto, éticamente inobjetables que si se produjera algún tipo de cooperación material con el mal del aborto provocado, se consideraría pasiva y remota y, por lo tanto, «el deber moral de evitar esa cooperación material pasiva no es vinculante si existe un peligro grave, como la propagación de un agente patógeno grave, que de otro modo sería incontenible» (Nota de la FCD, 21. 12.2020, n.3 ).

Los criterios generales y particulares para resolver la cuestión son bien conocidos, pero la interconexión de estos principios y la aplicación concreta parece, para algunos, todavía dudosa.

¿Por qué, si fuera cierto que estas vacunas en sí mismas plantean problemas de conciencia, tanto el Papa Francisco como el Papa Emérito Benedicto se vacunaron de buena gana, es más, el Papa Francisco incluso subrayó en varias ocasiones que vacunarse es un acto de amor y un deber ético?

Para aclarar aún más por qué todas las vacunas anti-Covid disponibles son éticamente aceptables y así ayudar a resolver cualquier problema de conciencia que algunos sigan teniendo, tenemos que ver el tema de la aparente diatriba: las líneas celulares derivadas de embriones.

1) Estudiando lo que son los HEC293, se puede concluir la no cooperación en el mal del aborto, ni siquiera lo que la Nota de la CDF, 21.12.2020, en el n.3 llama «cooperación material pasiva remota». ¿En qué sentido? Hay que hacer una importante distinción en el orden cronológico para excluir una cooperación material incluso remota. En 1973 se obtuvieron las células 293 originales a partir del riñón de un embrión humano abortado de padres desconocidos mediante la transformación del ADN por un adenovirus: se trata de células renales embrionarias humanas recuperadas tras el aborto y modificadas genéticamente, en la jerga técnica llamadas «transformadas», para que puedan tender a crecer indefinidamente en el laboratorio. Luego estaban las células 293 que sólo unos meses después de su aislamiento, tras numerosos intentos, comenzaron a crecer indefinidamente en el laboratorio: así se produjo la primera línea celular conocida como células HEK293 o 293 (número de acceso ATCC CRL-1573). Por último, ahora existen todas aquellas líneas celulares derivadas de estas últimas que son las que realmente se utilizan en experimentos que van desde los estudios de transducción de señales e interacción de proteínas en el empaquetamiento viral, hasta la expresión rápida de proteínas a pequeña escala, e incluso la producción biofarmacéutica, como en el caso concreto de las vacunas anti-Covid.

Entendida esta distinción, resulta evidente una segunda: dado que no podemos entrar en el fondo de las responsabilidades subjetivas, el aborto provocado en 1973 fue objetivamente un acto moralmente malo, mientras que quienes cooperaron en ese acto, dependiendo de su papel e intención, habrán incurrido en una cooperación formal y/o material (la Nota de la CDF, 21.12.2020, n.1 especifica la gradualidad de las responsabilidades diferenciadas por la cooperación al mal). Ahora bien, quienes obtuvieron esas primeras células renales también, según su intención, habrán podido cooperar en el mal de ese aborto de manera formal y/o material. Pero cuidado, el hecho de que luego utilicen y modifiquen y después, con el tiempo, compren con fines de investigación las líneas celulares derivadas de esas primeras células renales embrionarias no implica ninguna colaboración con quienes perpetraron ese aborto inicial. Como señala el antropólogo y bioeticista Ramón Lucas Lucas: «del mismo modo, tomar un órgano de una persona asesinada y trasplantarlo a otra no implica por sí mismo la cooperación con el autor del crimen». Por lo tanto, los que hoy utilizan el HEC293 no están cooperando materialmente ni siquiera de forma indirecta y remota con el mal concreto que fue el aborto de 1973. Esta conclusión está en sintonía con lo que la Pontificia Academia para la Vida había reiterado en 2017 al concluir su Nota sobre el uso de las vacunas en Italia (31/07/2017): «Las características técnicas de producción de las vacunas más utilizadas en la infancia nos llevan a excluir que exista una cooperación moralmente relevante entre quienes hoy utilizan estas vacunas y la práctica del aborto voluntario. Por lo tanto, consideramos que todas las vacunas clínicamente recomendadas pueden aplicarse con la conciencia tranquila de que el uso de dichas vacunas no significa una cooperación con el aborto voluntario».

2) Si esto no fuera suficiente, entonces, incluyendo reflexivamente esta dinámica diacrónica en la génesis de esta línea celular de origen embrionario, queda claro que los investigadores de AstraZeneca y Johnson&Johnson que compraron el HEC293 (o el PER.C6 de forma similar) en 2020 no contribuyeron a la legitimación del aborto, ni siquiera indirectamente. En efecto, la compra de HEC293 no implica que se produzcan más abortos debido a la demanda para comprarlos. Como bien ha descrito el profesor Richard K. Zimmerman, experto en vacunas contra la gripe y miembro de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades): «La asociación indirecta con una acción realizada en el pasado puede ser inevitable. Por ejemplo, conducir por una carretera construida originalmente con mano de obra esclava puede ser difícil de evitar en algunos lugares. Los abortos resultantes en estas líneas celulares que se produjeron en los años 70 y 80 están separados en el tiempo, la intención y el acto de la vacunación de hoy […] Del mismo modo, una persona que se vacuna hoy en día no sería responsable del conocimiento detallado de las circunstancias de hace un cuarto y medio de siglo, antes de que muchos de los vacunados nacieran siquiera». Y de nuevo: «una escuela no es responsable de enseñar la química utilizada por un graduado para planear un ataque; es el graduado quien es responsable de tal acción malvada. Aunque la célula original que produjo la línea celular procedía de un aborto, las líneas celulares actuales se han multiplicado muchas veces: no es el tejido original. De hecho, la vacunación actual está muy alejada en intención y acción del establecimiento de la línea celular y del aborto que tuvo lugar hace más de un cuarto de siglo».

3) La línea celular PER.C6 procede de células de retina embrionarias humanas, originalmente del tejido retiniano de un feto de 18 semanas abortado en 1985 y «transformado» de forma similar a la que produjo el actual HEC293. Lo que ya se ha dicho sobre HEC293 también se aplica aquí.

Por último, cabe señalar que las líneas celulares mencionadas se utilizan habitualmente para diversas fases de prueba y aplicación de medicamentos que todos utilizamos sin ningún dilema moral (al menos eso creo): desde la muy común aspirina, hasta el ibuprofeno, pasando por diversos antihipertensivos o los de la enfermedad de Alzheimer.

El razonamiento así esbozado deja claro, por un lado, que no existe ningún conflicto en el seno del Magisterio del propio Papa Francisco, y por otro, que no se sostienen las objeciones a las vacunas anticovícolas en el plano de la permisibilidad moral. Esto explica algunas de las razones detrás de la elección del Papa Francisco y del Papa Benedicto para vacunarse.

Alberto Carrara, LC
Imagen: Vacuna Covid-19.
(Foto: Archivo)

El doctor Alberto Carrara es sacerdote del clero de los legionarios de Cristo. Es también miembro de la Academia Pontificia para la Vida, Director del Grupo de Neurobioética (GdN) del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum – Universidad Europea de Roma, de la Cátedra UNESCO de Bioética y Derechos Humanos y Presidente del Instituto Internacional de Neurobioética. El presente artículo fue publicado originalmente en L´Osservatore Romano con el nombre “Risposte al dilemma ético sui vaccini anti Covid-19”. La traducción al español, del original en lengua italiana, fue realizada por el director editorial de ZENIT, el P. Jorge Enrique Mújica, LC.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.