Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Presidencia CEV a GNB: cambien actitud, colóquense al servicio de las instituciones

Los Obispos venezolanos denuncian hostilidades de la Guardia Nacional tras impedir paso de ayuda humanitaria a Mérida y hacen un llamado a las autoridades nacionales, regionales y militares para que actúen no por intereses particulares: «deben recordar que están al servicio de todos los venezolanos y no de una parcialidad política».

30 de agosto 2021.- Tras los estragos de las lluvias en el estado de Mérida, Venezuela, las donaciones en alimentos y medicinas tramitadas a través de Cáritas se han venido gestionando, sin embargo, el domingo 29, la Guardia Nacional de esta región ha impedido el paso de una parte de esta ayuda humanitaria. Monseñor José Luis Azuaje Ayala, Arzobispo de Maracaibo y Presidente de la CEV; Monseñor Mario Moronta Rodríguez, Obispo de San Cristóbal y 1° Vicepresidente de la CEV; Monseñor Raúl Biord Castillo, Obispo de La Guaira y 2° Vicepresidente de la CEV y Monseñor José Trinidad Fernández Angulo, Obispo electo de Trujillo y Secretario General de la CEV denuncian con firmeza:

“Lamentamos y reprobamos la actitud de algunas autoridades civiles, así como de la Guardia Nacional Bolivariana, quienes, lejos de cooperar desinteresadamente, no sólo han impedido el acceso de gran parte de la ayuda enviada desde diversas partes del país, sino que han tenido una actitud de displicencia y ofensa hacia los miembros de la Iglesia y de otras instituciones”.

Según los prelados – escribe ADN Celam – los funcionarios aseguran que recibieron órdenes de la superioridad, por ello ha pedido a los altos mandos de la Guardia Nacional “den la cara” al tiempo que “les exhortamos, en nombre de las comunidades afectadas a cambiar su actitud y colocarse al servicio de las instituciones que sí están colaborando, de tal forma que los envíos de ayudas lleguen pronto a su destino, dando prioridad al tránsito de carga de insumos”.

“La caridad no tiene límites”
Además, han pedido a “las autoridades nacionales, regionales y militares para que actúen no por intereses particulares. Deben recordar que están al servicio de todos los venezolanos y no de una parcialidad política”.

De igual modo han agradecido a la feligresía, hermanos de otras denominaciones religiosas y a tantas personas de buena voluntad por “las diversas ayudas en especies, desde medicinas y alimentos hasta ropa y otros insumos necesarios”.

“La caridad no tiene límites, ni pone condiciones para practicarla como poco discrimina los destinatarios de las obras de misericordia”, han señalado.

Finalmente “imploramos del Dios Liberador su gracia para que sostenga al pueblo sufrido de Mérida y a todos los que, en su nombre han acudido sin mayor interés que hacer el bien a los hermanos. La Madre de Dios, nuestra señora de Coromoto nos sostenga a todos con su maternal protección”.

Imagen: Consecuencias de las inundaciones repentinas en Tovar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *