Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Poner lo que somos al servicio de los demás para hacer una parroquia viva y comprometida

Tu oración, tu tiempo o tu donativo. Cada uno según sus posibilidades y sus cualidades. Se trata de poner lo que somos al servicio de los demás para hacer una parroquia viva y comprometida. Para hacer juntos la labor de la Iglesia. Para ser juntos Iglesia Diocesana.

4 de noviembre.- Sacerdotes, consagrados o laicos. Son millones de personas que, entregando su tiempo, suman al año más de 44 millones de horas para acompañar, cuidar, curar, proteger y rezar por los demás. Así se refleja en los datos de la última Memoria anual de actividades de la Iglesia.

44.013.785 horas que dedican sacerdotes, voluntarios y seglares a la actividad pastoral

La Adoración nocturna, de la acción a la oración
«¡Qué menos que una noche al mes acompañemos a Jesús!«. Lo dice Álvaro Ridruejo, un joven arquitecto de 30 años, casado y padre de familia, que pertenece a la Adoración nocturna en la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño.
Álvaro siente que Dios, como padre, quiere a cada hijo en su sitio y reconoce que a él le ha «encajado» en esta realidad de la Iglesia que en lugar de la acción se dedica a la oración.

Acólitas: en el servicio litúrgico para el encuentro, acompañamiento y la oración
Maruja Antolín y Mª Teresa Segí también ponen su tiempo a disposición de la parroquia. Son dos acólitas, la primera en la parroquia Santa María la Antigua de Vicálvaro (Madrid) y la segunda en la catedral de Mallorca.

Maruja, que lleva más de 50 años en grupos de oración y de liturgia, hace del cementerio de Vicálvaro ese lugar de encuentro, acompañamiento y oración, pues se encarga de la liturgia de las exequias cuando la parroquia lo necesita. Una labor que le permite rezar ante personas que no son de Iglesia o que no tienen fe, «pero me escuchan y yo intento que les llegue la palabra de Dios en esos momentos tan duros, cuando se está viviendo tanto dolor».

Mientras, María Teresa comenzó el servicio litúrgico coincidiendo con su jubilación, hace más o menos un año y medio. «Era un momento ideal -señala- para poder dedicar más tiempo a algo que me había hecho siempre mucha, mucha ilusión».

Para ella, «lo importante es que tengamos la ilusión de tener y anunciar los valores del Evangelio, de ayudar a los demás. Es esencial poder dar testimonio del mensaje de Cristo, que es un mensaje de amor y esperanza».

96.470 catequistas, los voluntarios de la Iglesia para anunciar el Evangelio
En este grupo se incluye Auxi Morcillo, catequista en la parroquia de San Juan de Dios de Ceuta. Entre sus planes no estaba ser catequista, pero se lo propusieron y aceptó «con un poco de miedo», reconoce. Tenía entonces 18 años. Ahora, con 52, continúa con este «voluntariado» que le hace sentirse partícipe «de la misión evangelizadora que Dios nos propone».

22.993 parroquias en el centro de la actividad pastoral de la Iglesia
La actividad pastoral de la Iglesia parte de la parroquia. Según datos de la Memoria anual de actividades 2019, en España hay 22.993 parroquias. En una de ellas, en la basílica menor de Santa Engracia, en Zaragoza, ejerce su ministerio sacerdotal Pedro Sauras.

Pedro tiene 28 años y reconoce que «una de las cosas más enriquecedoras de mi vida sacerdotal es la gran cantidad de personas y tan variada con la que me cruzo a lo largo del día». Y es que la parroquia es un lugar de encuentro, en primer lugar, en la liturgia y en los sacramentos. Pero también en la evangelización y en la catequesis. Y en la acción social.

En resumen: «queremos ser las manos, los ojos, la voz, los pies de Jesús, hoy. Queremos ser una parroquia que transparente el corazón de Cristo a través de la misericordia, de la esperanza y de la alegría«.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *