Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Padre Scalese: si se dan las condiciones, volveremos a Kabul

El padre Giovanni Scalese, único sacerdote en Kabul, lleva casi siete años en Afganistán. Es un barnabita que concluye una presencia en el país asiático que comenzó hace cien años a instancias del Papa Pío XI. Hoy se encuentra en Italia, repatriado como miles de personas que se vieron obligadas a huir tras la llegada de los talibanes al poder. Cuenta su historia después de estos últimos días agitados.

Ciudad del Vaticano, 27 de agosto 2021.- Nos había pedido que rezáramos por Afganistán lanzando un llamamiento a través de los micrófonos de Radio Vaticano al comienzo de la llegada de los talibanes. Hoy vuelve a hablarnos en un escenario completamente cambiado. El padre Giovanni Scalese, superior de la Missio sui iuris en Afganistán, único sacerdote católico presente en el país, ha regresado a Italia y, con él, el personal católico, como las monjas de varias congregaciones que hasta ahora han llevado a cabo su silenciosa pero fructífera labor de servicio y cuidado de los más frágiles.

En el corazón de Kabul, fue durante mucho tiempo custodio de toda la comunidad católica y compartió años de grandes dificultades relacionadas con la seguridad y al Covid. No hay ninguna motivación política en la presencia católica en Kabul, sino sólo de servicio. Estos fueron los acuerdos originales hace cien años, y así ha sido. Por eso, repite el padre Scalese, «si se nos da la oportunidad de volver, por qué no: no nos corresponde decidir quién debe gobernar el país». Y luego la encomienda con voz emocionada: «María, que ha velado por nosotros hasta ahora, tendrá la misma protección maternal para el pueblo afgano y para una nación que le hemos consagrado».

¿Pensó alguna vez el padre Scalese que tendría que abandonar Afganistán de esta manera? ¿Y cuáles son sus sentimientos hoy?.
Ciertamente, nadie imaginaba tener que abandonar el país de esta manera. Podría haber pensado que después de siete años hubiera sido predecible tener un reemplazo, pero no de esta manera, pensé de una manera más normal. Pero la vida también nos depara estas sorpresas…. Lo que más siento en este momento es la satisfacción de que todo ha salido bien, de que hemos conseguido llegar con las hermanas y los niños, y de que todos estamos bien. Damos gracias al Señor por ello. Lamentamos haber tenido que dejar un país muy necesitado y no poder continuar con nuestro servicio. Esperamos que todo se resuelva en poco tiempo y que se den las condiciones para poder reanudar el trabajo que la Iglesia realizaba en Afganistán.

¿Cómo era su vida como sacerdote en Afganistán? Usted representó a la Santa Sede en el contexto de la embajada italiana, en un Estado confesional, con la capilla como único punto de referencia para los religiosos y los fieles. ¿Qué realidad ha vivido?
Estuve a cargo de la misión católica en Afganistán, pero fueron años muy difíciles porque la misión no podía llevarse a cabo de forma pacífica. El hecho mismo de no poder salir de la embajada, no porque alguien lo impidiera, sino porque no había condiciones de seguridad para hacerlo, y luego, en los dos últimos años, a las razones de seguridad se sumaron las razones sanitarias que llevaron a un encierro total incluso en la embajada y los fieles no pudieron ni siquiera acudir a misa. Así que fueron años difíciles y ciertamente estuve presente, pero no pude llevar a cabo una labor pastoral como en otros tiempos. Las hermanas, por su parte, pudieron llevar a cabo su labor social y caritativa hasta el final, y ahora, lamentablemente, también ellas han tenido que interrumpirlo todo y lo sentimos mucho. Sin embargo, esperamos poder reanudar pronto.

En los años transcurridos, podemos hablar de «semillas» dejadas por las acciones, si no se puede hablar de «evangelización»…
Es difícil hablar de evangelización directa, está prohibida por los acuerdos de hace un siglo cuando se permitía la presencia de un sacerdote católico y una iglesia dentro de la Embajada. Hablamos de la evangelización indirecta, del testimonio de la Iglesia no sólo con un sacerdote sino con los religiosos. Antes de la presencia de las Hermanas de la Madre Teresa y de las religiosas de la ONG Pro Bambini de Kabul, de hecho, no podemos olvidar los sesenta años de presencia de las Hermanitas de Jesús que después de tanto tiempo tuvieron que dejar su trabajo.También entonces era sólo una presencia y un testimonio, pero uno extremadamente importante y fructífero.

En las imágenes de estos días, la huida de las mujeres, de las familias jóvenes, de los padres y de los niños: ¿qué significa esto para los que se quedan y para el Afganistán del futuro?
Naturalmente, nos alegramos de que muchos se hayan puesto a salvo. Esperamos que en Italia y en otros países puedan integrarse, pero ciertamente para Afganistán es un empobrecimiento, también porque son personas preparadas, con notables aptitudes de las que ahora tendrá que prescindir el país. Esperemos bien, esperemos que puedan ser sustituidos por otros, pero ciertamente la sociedad se empobrecerá.

El cambio que vemos hoy es aterrador. Ya se están cumpliendo muchas previsiones, como los atentados terroristas y la violencia. ¿Qué es lo que más teme para el país que dejó atrás y qué es lo que espera?
Se teme que se produzca una violenta degeneración, también debido a la injerencia exterior. En cambio, la esperanza es que pueda haber una colaboración interna entre los distintos componentes de la sociedad afgana, que puedan llegar a un acuerdo, colaborar entre sí y reconstruir un país atormentado por 40 años de guerra.

¿Cuál es el futuro de la Iglesia y de la presencia católica?
Estoy esperando a ver cómo evoluciona la situación: si en algún momento vemos que podemos retomar nuestras actividades, por qué no… No estuvimos ni estaremos en Afganistán por razones políticas, no nos corresponde decidir quién va a gobernar Afganistán: si se nos permite realizar nuestro servicio, estaremos disponibles.

¿Hay alguna experiencia que lleve consigo y en la que piense ahora que está lejos de Kabul?
En este momento me resulta difícil centrarme en el pasado, pero quizás el momento más importante de estos siete años fue el acto de consagración al Corazón Inmaculado de María que hicimos el 13 de octubre de 2017, al final del centenario de Fátima.

Consagramos a la Virgen la misión y juntos a Afganistán. Así que estoy profundamente convencido de que la Virgen velará por este país como ha velado por nosotros, tanto que todos hemos conseguido salvarnos. Así que confío en que se ejerza la misma protección maternal sobre el pueblo afgano.

Gabriella Ceraso (Vatican News)
Imagen: Evacuación en Afganistán
(Foto: AFP)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *