Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Pablo, el niño sentado junto al Papa: una «lección» que sale del corazón

Fuera de programa durante la audiencia general. Un niño de 10 años se dirigió a Francisco, quien le hizo sentarse en la silla del regente de la Casa Pontificia, monseñor Leonardo Sapienza. En este niño, dijo el Pontífice, está el «valor y la libertad de los niños para acercarse al Señor».

Ciudad del Vaticano, 20 de octubre 2021.- El orador alemán estaba leyendo la lectura de Gálatas, eje de la catequesis del Papa durante la audiencia general, cuando el pequeño Pablo Jr. subió tranquilamente las escaleras del Aula Pablo VI. Tiene diez años, con retraso cognitivo, llegó a Roma con su familia desde San Ferdinando di Puglia y se acercó directamente a la silla del Papa. Y Francisco lo vio acercarse con una sonrisa. En cuanto el niño apareció frente a él, le estrechó las manos, dándole un golpe afectuoso y una caricia. En medio de la mirada divertida de los fieles presentes en el Aula, mientras seguía leyendo la Carta de San Pablo en varios idiomas, el Papa intercambió unas palabras con el niño y le preguntó si quería sentarse a su lado. Inmediatamente Monseñor Leonardo Sapienza, regente de la Prefectura de la Casa Pontificia, se levantó para cederle la silla.

El dedo en el solideo
Los aplausos comenzaron espontáneamente y Pablo Jr. se unió a ellos, aplaudiendo y sonriendo, se apreciaba su sonrisa oculta por la mascarilla. Luego miró a su alrededor y se levantó de nuevo, volviendo hacia el Papa, del que tomó ambas manos saltando. Francisco le dirigió algunas palabras más, pero Pablo se fue detrás de la silla papal, donde se había traído una silla para Monseñor Sapienza. El niño pidió al regente de la Casa Pontificia el solideo del Papa, señalándolo con el dedo. La petición se la hizo también al orador en portugués, que acababa de llegar al micrófono para leer la lectura. Pablo Jr. le cogió espontáneamente de la mano y tiró de él hacia el Papa, diciendo que quería el solideo blanco. Mientras tanto, los fieles aplaudían y trataban de filmar el evento no programado con sus celulares.

Pablo sentado al lado del Papa Francisco

Francisco: «Este niño nos ha dado una lección a todos»
Tras abrazar al Papa, el niño fue acompañado de vuelta a su asiento por su madre, que había subido a buscarlo. Francisco recordó la escena al comienzo de su catequesis: «Estos días estamos hablando de la libertad de la fe, escuchando la Carta a los Gálatas. Pero me acordé de lo que dijo Jesús sobre la espontaneidad y la libertad de los niños, cuando este niño tuvo la libertad de acercarse y moverse como si estuviera en su casa…», dijo el Papa. «Jesús -recordó Francisco- nos dice: ‘También vosotros, si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos’. La valentía de acercarse al Señor, de abrirse al Señor, de no tener miedo del Señor: agradezco a este niño la lección que nos ha dado a todos. Y que el Señor le ayude en su limitación, en su crecimiento, porque dio este testimonio que le salió del corazón». «Los niños -concluyó el Papa- no tienen un traductor automático del corazón a la vida: el corazón va adelante».

Pablo solicita al orador portugués que quiere el solideo del Papa

Los pequeños protagonistas imprevistos fuera de programa
El niño de Apulia no es el primer protagonista de un programa en off con el Papa Francisco. Varias veces en el pasado, y especialmente durante la audiencia general, niños de diferentes edades se han acercado al Pontífice o él mismo les ha hecho sentarse a su lado o directamente en su silla o, durante las audiencias en la Plaza de San Pedro, les ha acogido en el papamóvil para el recorrido entre los fieles.

Salvatore Cernuzio
Imagen de portada: Pablo, el niño junto al Papa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *