Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

O’Malley: la carta de Benedicto XVI estimula a mejorar la lucha de los abusos

«Los daños y fallos en el ámbito eclesiástico, admitidos con dolor y vergüenza por el Papa emérito, son un reto para la Iglesia de hoy. Una advertencia para un mayor compromiso de protección y prevención». Este es el núcleo de la declaración del presidente de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores, tras la carta de Ratzinger a los fieles en Múnich.

9 de febrero 2022.- «La conciencia nos habla si estamos dispuestos a escuchar». Así comenzó el cardenal Seán Patrick O’Malley, arzobispo de Boston y presidente de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores, su declaración en respuesta a la carta del papa emérito Benedicto XVI publicada ayer en relación con el informe sobre los abusos en la archidiócesis de Múnich y Freising durante su mandato.

Un peso para las conciencias
«El Papa emérito -escribe el presidente de la Comisión que trabaja desde 2015 para responder a la lacra de los abusos y proteger a sus víctimas- nos ha hecho una descripción íntima del drama de su conciencia modelada por una vida de servicio a Dios y a su pueblo. El mal sufrido por las víctimas de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes y religiosos y su gestión de dichos abusos pesa, con razón y necesariamente, en su conciencia».

Un estímulo para hacer más y mejor
Al analizar los efectos en las víctimas de los abusos y en la Iglesia actual, el cardenal arzobispo de Boston señala que el «sobrio testimonio» de Benedicto XVI refleja la conciencia de que ha habido momentos de profunda oscuridad que han marcado a los supervivientes, pero sobre todo indica que el reconocimiento de los «daños irreparables» causados por la Iglesia y los fallos en la prevención de esos daños representan un «desafío» para quienes ocupan hoy puestos de responsabilidad.

La invitación urgente es a hacerlo mejor. El «testimonio» y la profunda «honestidad» de las admisiones del Papa emérito -concluyó el cardenal- deberían ser un estímulo para que todos defiendan a los supervivientes de abusos y protejan a los que hoy dependen del cuidado de la Iglesia.

Vatican News

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.