Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Los símbolos del Adviento: la cuarta semana

Ahora sí: el viaje se acerca a su destino. La Navidad está muy cerca. Ya son cuatro las velas que brillan en la corona de Adviento. Las tres primeras están ya un poco desgastadas y la nueva, la cuarta, destaca por encima de todas. El desgaste de las velas crea una secuencia que nos hace visible el sentido del paso del tiempo. Este último, de color morado, está dedicado a los ángeles y al amor.

Ciudad del Vaticano, 20 de diciembre 2021.- Semana tras semana se han ido encendiendo las velas: la primera es la de los pastores y la esperanza, la segunda, la de Belén y la llamada universal a la salvación, la tercera, la de los pastores y la alegría y, finalmente, la cuarta, ésta, la de los ángeles y el amor.

La vela del amor
La cuarta vela vuelve a ser de color morado, según la liturgia de la época. Como si a la euforia de la alegría por la buena nueva, que marcó la tercera semana de Adviento, con su color rosa, le siguiera una espera de la Navidad en un recogimiento más profundo. Como el momento de suspensión antes de la explosión de luz, como en los niños, cuando contienen la respiración antes de la sorpresa que les hará felices. La cuenta atrás se estrecha. La oración y la meditación propias del Adviento deben ejercitarse ahora con mayor intensidad para prepararnos bien al recuerdo de la venida de Cristo entre los hombres. Encendamos la vela y pensemos, de hecho creamos, que esto no es sólo una celebración sino una verdadera renovación. El Niño está a punto de nacer una y otra vez, para no abandonarnos nunca, ni hoy ni nunca.

De la tierra al cielo
El primer día de la cuarta semana, la antífona plantea palabras de poesía y música. La primera semana habló del pasado mirando al futuro como eternidad presente. La segunda semana hablaba de la historia, a través de la mención de un lugar físico en la tierra, Belén. El tercero volvió a hablar de la tierra y de los hombres a través de los más humildes y pobres, los pastores. La cuarta semana desplaza nuestra mirada hacia el cielo, del que cae una lluvia de luz sobre la tierra y se abre para acoger la semilla que está a punto de brotar.

Los ángeles
Los ángeles se lanzan al espacio del cielo y anuncian la Noticia. Ningún belén estaría completo sin ángeles. Nadie se olvida de colocar la estatuilla del ángel con el pergamino clavado en lo alto de la cabaña, junto al cometa de cartón contra el cielo de papel y estrellas. Los ángeles son los «carteros» del Señor y nos advierten, nos hablan, a menudo a través de sueños como hicieron con José, los pastores, los Reyes Magos…

En estos días dejemos también libres nuestros sueños. Como en el caso del pastor Benino del belén napolitano que conocimos la semana pasada, el sueño nos permite en la tierra ver realmente, comprender, creer. El sueño es un don que nos permite desprendernos de nuestro ser terrenal y dejarnos entrar en una dimensión desprovista de materia, difícil de vivir de otro modo, tal como estamos, inmersos en la vida terrenal cotidiana, a veces pesada, hasta el punto de convertirse en un lastre de nuestra existencia.

La presencia de María
En estas semanas una presencia ha impregnado el tiempo: la Madre, primer apóstol. A través de los aniversarios, como el del 8 de diciembre, día de la Inmaculada, y ahora en la liturgia, que recuerda el encuentro de María con Isabel (Lc 1,39-45), la Virgen nos acompaña día a día. Es ella quien levanta la tela para mostrarnos al Niño que duerme en el pesebre.

La parábola judía de las cuatro velas
El cardenal Gianfranco Ravasi cita una parábola hebrea sobre la fiesta de la Candelaria, pero también encaja bien con los símbolos del Adviento que se han remontado hasta ahora a través de la corona y las cuatro velas.

En una habitación silenciosa había cuatro velas encendidas. La primera se lamenta: «Yo soy la paz. Pero los hombres prefieren la guerra: lo único que puedo hacer es dejarme extinguir». Y así sucedió. La segunda dijo: «Yo soy la fe. Pero los hombres prefieren los cuentos de hadas: sólo me queda extinguirme. Y así sucedió. La tercera vela confesó: «Yo soy el amor. Pero los hombres son malos e incapaces de amar: sólo tengo que dejarme apagar. De repente, un niño apareció en la habitación y gritó: «Tengo miedo a la oscuridad. Entonces la cuarta vela dijo: «No llores. Permaneceré encendida y te permitiré reavivar las otras velas con mi luz: soy la esperanza». En esta historia, un niño está en el centro, como el Jesús recién nacido del texto evangélico (Lc 2,22-40): es él quien hace brillar de nuevo las velas apagadas. Él es quien hace que las velas apagadas vuelvan a brillar. Sí, porque las tinieblas se extienden sobre la historia, apagando las luces de la paz, el don siempre anhelado, de la fe que amplía los horizontes y del amor que calienta la vida. Queda el último hilo de luz, el de la vela de la esperanza. El niño se dirige a ella para devolver a la vida la paz, la fe y el amor.

La sucesión de símbolos ligados a las velas de Adviento sigue en la tercera y cuarta un orden inverso al de esta parábola. En la corona de Adviento es el amor el que cierra el círculo y brilla en último lugar, porque realiza la esperanza. La historia judía parte de un punto de vista humano, que necesita la esperanza para sobrevivir a la oscuridad, mientras que la Navidad es la certeza de que la divinidad viene entre nosotros y nos salva. Con la Navidad, es el amor el que reina sobre todo, barriendo toda duda e incertidumbre.

Maria Milvia Morciano
Imagen: IV Semana de Adviento

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.