Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Los padres más religiosos manejan mejor la transmisión de la fe, según un estudio

Un estudio publicado en la revista Sociology of Religion revela otro factor importante en la transmisión religiosa: el conservadurismo religioso de los padres.

(ZENIT Noticias – Institute for Family Studies / Pennsylvania, 15.1.2022).- El mundo occidental lleva mucho tiempo mostrando signos de declive religioso, con bancos vacíos y tasas crecientes de no afiliación religiosa y ateísmo. Durante muchos años, se creyó que Estados Unidos era una excepción a esta pauta general, mostrando una vida religiosa robusta frente a la modernización. Pero las investigaciones realizadas desde principios de la década de 2000 sugieren que, incluso en Estados Unidos, el declive religioso es ahora evidente, ya que la proporción de estadounidenses sin afiliación religiosa (comúnmente conocidos como «nones») ha pasado de alrededor del 5% a principios de la década de 1990 a casi el 30% en 2021, y no muestra signos de desaceleración. Esto se explica mejor por un proceso de sustitución de cohortes: cada generación es menos religiosa que la anterior.

Por ello, los padres y las iglesias se preguntan cada vez con más urgencia qué pueden hacer para mantener a sus hijos en la fe. Algunos reclaman un estilo de religión que busque ser más moderno y relevante, y por tanto más atractivo para las generaciones más jóvenes. Otros abogan por la formación de comunidades cercanas e intencionadas en las que los valores religiosos sean fuertes y las influencias corrosivas se reduzcan al mínimo, en un planteamiento que se denomina con agudeza «la opción Benedict«. Y otros simplemente levantan las manos y creen que no pueden hacer mucho más que confiar el asunto a Dios.

Desde un punto de vista diferente, los científicos sociales también se han interesado durante mucho tiempo por los factores que contribuyen a la transmisión de la religión entre generaciones, y la investigación nos ha enseñado mucho. En el moderno Estados Unidos, los padres son los agentes más importantes de la transmisión religiosa, y desempeñan un papel más importante que las congregaciones, los grupos de jóvenes u otras posibles áreas de influencia. Cuando los padres son religiosamente similares entre sí, practican lo que predican y mantienen buenas relaciones con sus hijos, es más probable que transmitan sus creencias. La tradición religiosa también es importante: los niños criados en grupos con un fuerte sentido de identidad, como los Santos de los Últimos Días o los protestantes negros, tienen más probabilidades de seguir siendo religiosos en la edad adulta.

Mi estudio publicado recientemente en la revista Sociology of Religion revela otro factor importante en la transmisión religiosa: el conservadurismo religioso de los padres. En concreto, utilizando el Estudio Nacional de Juventud y Religión (NSYR), analicé la relación entre la forma en que los padres se identificaban religiosamente (conservadores, moderados, liberales o ninguno de ellos) cuando sus hijos eran adolescentes, y el grado de religiosidad de sus hijos 10 años después, en la edad adulta joven. Todos los resultados fueron consistentes: los hijos de los conservadores religiosos son más religiosos que los demás, y más parecidos a sus padres desde el punto de vista religioso. Esto se mantiene incluso después de tener en cuenta otros factores que sabemos que son importantes, como la tradición religiosa o la ideología política de los padres [1].

Por ejemplo, los hijos de conservadores religiosos tienen un 19% de probabilidades de asistir a los servicios religiosos al menos una vez por semana. Esto puede parecer bajo, pero es más alto que el 15% de posibilidades que vemos en las personas de familias moderadas o liberales. En el otro extremo, se calcula que el 43% de los hijos de conservadores religiosos no asisten a ningún culto en la edad adulta, frente al 52% de los demás.

Vemos algo similar para la importancia de la fe. Alrededor de una cuarta parte de los hijos de conservadores religiosos dicen que la fe es «extremadamente importante», mientras que el 15% dice que no es importante en absoluto. En cambio, menos de una quinta parte de los demás adultos jóvenes dicen que la fe es «extremadamente importante», mientras que un 21% la considera irrelevante para sus vidas.

Así pues, los hijos de los conservadores religiosos son a su vez más religiosos que sus compañeros. Pero hay que tener en cuenta otra cuestión: ¿Son estos hijos más parecidos a sus padres? En otras palabras, ¿son los padres conservadores religiosos más eficaces a la hora de transmitir su fe a sus hijos? A título ilustrativo, podemos intentar responder a esta pregunta tomando sólo el grupo de padres más religiosos y viendo la probabilidad de que sus hijos sean igualmente religiosos. Si sólo nos fijamos en los padres que asisten a los servicios semanalmente o más, vemos que los hijos de los conservadores religiosos tienen casi 10 puntos porcentuales más de probabilidades de declarar también una alta asistencia, y menos de no asistir, que sus compañeros de familias no conservadoras.

Cuando examinamos la importancia de la fe en los niños sólo entre los padres que declaran el nivel más alto de fe, vemos que los hijos de los conservadores religiosos tienen unos 12 puntos porcentuales más de acuerdo con que la fe es de suma importancia, y 6 puntos porcentuales menos de acuerdo con que no importa en absoluto. Los hijos de los conservadores religiosos tienen más probabilidades de coincidir con la religiosidad de sus padres, y cuando se desvían, tienden a no desviarse tanto.

En resumen, sí, los padres religiosos conservadores son más eficaces a la hora de transmitir su fe a sus hijos. Sin embargo, no debemos exagerar el efecto. Los hijos de todos los grupos son, por término medio, menos religiosos que sus padres. Los padres religiosos conservadores siguen teniendo dificultades para transmitir la fe. Pero les va algo mejor que a sus homólogos moderados o liberales, incluso a los que están igual de comprometidos religiosamente, pertenecen a la misma tradición religiosa y son similares en otros aspectos.

¿Qué explica estos resultados? En primer lugar, puede ser útil preguntarse qué hace que alguien se identifique como conservador religioso. Probablemente no se trate de una sola cosa, sino de un conjunto de características que suelen ir juntas: literalismo bíblico, creencia en un Dios personal y comprometido, sensación de tensión con la sociedad en general, absolutismo moral o tradicionalismo sexual, por nombrar algunas. ¿Y qué es lo que hacen de forma diferente los padres religiosos conservadores? Mi estudio revela una respuesta directa: son más activos en la socialización religiosa de sus hijos. En concreto, se preguntó a los niños del estudio en la adolescencia con qué frecuencia sus familias hablaban de «Dios, las Escrituras, la oración u otras cosas religiosas o espirituales juntos». Este factor explica aproximadamente la mitad de la diferencia en los resultados religiosos entre los hijos de los conservadores en comparación con todos los demás, mucho más que cualquier otra cosa que examiné. Para transmitir la religión, los padres deben hacerla parte de las interacciones familiares diarias.

Esto puede parecer obvio, pero va en contra de los instintos de muchos padres respecto a la educación religiosa de sus hijos. Christian Smith y sus colegas han mostrado las formas en que los padres se preocupan por ser demasiado fuertes cuando enseñan a sus hijos sobre la religión. Los padres quieren asegurarse de que dan a sus hijos espacio para explorar las cuestiones religiosas por sí mismos, y no quieren hacer nada que aleje a sus hijos o provoque la rebelión de los adolescentes. Estas preocupaciones son legítimas, y si los niños sienten que la religión se les ha hecho tragar, esto puede servir para alejarlos.

Pero mi estudio sugiere que, en promedio, la barrera para transmitir la fe no es demasiada socialización religiosa, sino demasiado poca. Un toque demasiado ligero en la crianza religiosa tiene un coste. Si los niños no reciben un mensaje claro y coherente de sus padres de que la religión es importante, es probable que simplemente concluyan que no es importante. En épocas pasadas, la religión podía ser lo suficientemente omnipresente como para que los padres supusieran que los niños recibirían socialización religiosa de la sociedad circundante, de sus compañeros u otros adultos en sus vidas, o incluso en la escuela. Pero en 2022, si no encuentran la religión de forma seria en casa, no es probable que la reciban en ningún otro sitio. Aunque los retos de la transmisión de la fe siguen siendo considerables, los padres religiosos conservadores están gestionando ese reto algo mejor que otros, y su secreto es sencillo: cuando se trata de la crianza religiosa, hay que ser práctico.

Jesse Smith
Doctorando en The Pennsylvania State University.
La traducción de este artículo, originalmente publicado en inglés bajo el título Why Are Religious Conservative Parents More Successful at Passing on the Faith?, fue realizada por el director editorial de ZENIT News Agency.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.