Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Las esposas de los soldados ucranianos en el Vaticano: pedimos ayuda al Papa

Katheryna y Yulya, al final de la audiencia general, se reunieron con los periodistas y describieron las condiciones de sus maridos, atrincherados en la acería Azovstal de Mariupol: «Con Francisco, un momento histórico». El llamamiento para que los combatientes sean evacuados a terceros países dispuestos a acogerlos: «Los seguiríamos y luego volveríamos a nuestra Ucrania».

Ciudad del Vaticano, 11 de mayo 2022.- Llegaron a Roma para saludar al Papa y pedirle ayuda, cualquier tipo de ayuda, para sus maridos atrincherados con otros cientos de civiles en Azovastal, la acería de Mariupol que desde hace semanas se ha convertido en campo de batalla y epicentro del drama del conflicto en Ucrania. Katheryna Prokopenko y Yulya Fedosiuk, esposas de dos comandantes del Batallón Azov, participaron en la audiencia general en la Plaza de San Pedro y, al final, pudieron encontrarse brevemente con el Papa durante el «besa mano». Fue un momento fugaz, de apenas unos minutos, que las dos mujeres describieron como «un momento histórico» a los periodistas con los que se encontraron en la Plaza de San Pedro inmediatamente después de la audiencia.

La Esperanza
Muy jóvenes, una rubia, la otra morena, una de Kiev, la otra de Lviv, ambas ahora rumbo a Alemania, responden a las preguntas con la mirada baja y alternan cada frase con un suspiro. Dicen que hablan en nombre de las cerca de 500 esposas de los soldados de Azovstal. Con algunos están en contacto constante. «Se nos rompió el corazón», dicen al describir su encuentro con el Papa a los periodistas. «Ni siquiera puedo explicar lo que sentí en ese momento. Estaba un poco nerviosa, porque es un momento histórico y todos esperamos que ayude a salvar las vidas de nuestros maridos y soldados en Azovstal. Esperamos que esta reunión nos dé la oportunidad de salvar sus vidas», dice Yulja. Ahora sólo tienen una esperanza ella y su compañera: que los combatientes ucranianos puedan ser evacuados a un tercer país. En ese caso, aseguran, «están dispuestos a deponer las armas»: «Todos estamos dispuestos a ayudarles, espero. Haremos todo lo posible para salvarlos».

La situación en Azvostal
Las dos jóvenes ucranianas le dijeron a Francisco, hablando en inglés, detallando la situación en el Azvostal, donde unos 700 soldados están heridos, con miembros gangrenados o amputados. Muchos, según el relato de las dos mujeres, están muertos y no han recibido sepultura, según la tradición cristiana. Los cuerpos siguen descomponiéndose por falta de refrigeración. Además de los soldados, las jóvenes dicen que todavía hay muchos civiles en el subsuelo de la acería, principalmente familias de soldados que tienen miedo de ser evacuados. El temor es que sus maridos sean torturados y asesinados.

Katheryna y Yulya con el Papa

Suministros escasos
Para empeorar las cosas, la escasez de suministros: hay escasez de alimentos, agua, suministros médicos y el último hospital fue destruido por las bombas. «La situación es terrible y todos la sentimos, la seguimos desde aquí, desde los asientos. Todos los días vemos estas terribles noticias», explican las chicas. Son sus maridos los que les comunican estas noticias por teléfono. Uno de ellos llamó anoche a su mujer y ella hoy, interrumpida por las lágrimas, dice que le aseguró que haría «todo» para salvar su vida. «Lo siento, estoy muy nerviosa», confió a los periodistas, informando también de que hace dos días su marido le había pedido que buscara un artículo sobre cómo vivir sin agua el mayor tiempo posible. «¡Esta es la situación!».

Oraciones
A continuación, Katheryna y Yulya pidieron ayuda para establecer corredores humanitarios para evacuar a las últimas personas que quedaban. El Pontífice les aseguró las oraciones y estrechó la mano de las dos mujeres. Insistieron en que el Papa debería hacer un viaje a Ucrania, a Zaporizhzhia, o quizás hablar con Putin y encontrar una mediación que pusiera fin a esta «cruel» guerra.

Llamamiento a la comunidad internacional
También hacen un llamamiento a la comunidad internacional para que forme «una fuerte coalición» que permita el traslado a terceros países. ¿Qué países? «Depende de quienes tengan el valor de acogerlos. Podría ser Turquía, Suiza o cualquier otro país que quiera ser el primero en evacuar, ayudar y salvarlos. Estamos esperando esto… Si nuestros maridos pudieran ir a un tercer país, nos iríamos con ellos. Luego esperamos volver a Kiev y a la Ucrania que amamos. Es importante para nosotros, no queremos ser refugiados».

SALVATORE CERNUZIO Y FRANCESCA MERLO
Vatican News
Imagen: Papa Francisco toma la mano de Katheryna y Yulya,
esposas de soldados ucranianos .

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.