Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

La persona sabia logra encontrar la felicidad plena en el amor

En su Homilía dominical, desde la Basílica Menor de San Francisco. Mons. Pascual Limachi, Obispo de la Prelatura de Corocoro, Bolivia, dijo que la persona sabia logra encontrar en la vida, el sabor de la vida, que es la felicidad a través del amor, siendo libre de toda esclavitud, de toda atadura, teniendo como ejemplo a Jesús “que amo hasta el extremo y con locura”.

12 de octubre 2021.- Retomando la palabra de Dios dominical, Mons. Limachi dijo que la persona que es sabia logra disfrutar la vida y logra ser feliz. “La persona que es feliz no necesita nada y sabe que es mejor ser sabio que tener riquezas, de que le sirve tener mucho dinero y si no es feliz. Ahora la pregunta es”, dijo el prelado, “dónde encontramos la sabiduría, porque para tener memoria hay muchos talles que nos hablan de memoria, para ser inteligente hay muchos cursos que nos ayudan a despertar diferentes tipos de inteligencia que podemos tener. Pero para ser sabio, a dónde tenemos que ir, tenemos dijo, un manual de vida que nos da la sabiduría que es la biblia, “porque en ella nos enseña como poder vivir la vida y disfrutar de ella. Ese manual nos ahorra de muchos problemas se lo leemos y ponemos en práctica”.

A veces queremos oír lo que queremos y no lo que necesitamos
Al referirse al evangelio, Mons. Limachi afirmó que es “importante oír la lectura del evangelio de hoy, porque a veces queremos oír lo que queremos oír y no lo que necesitamos oír. Dios siempre como una espada va a descubrir las intenciones de tu corazón, ante El nada se le oculta. La pregunta es ¿Qué debo hacer para ser feliz? ¿Qué debo hacer para tener la vida eterna? Jesús ante estas preguntas nos dice a cada uno, que no hay que apropiarse de ningún título, “que no hay que apropiarse de ningún adjetivo, de cualidad, solamente uno hay bueno y a El debemos de mirar”, explicó el prelado.

“Jesús que sabe todo, lo va revelando una necesidad principal. Jesús le dice ya sabes los mandamientos, el mismo Jesús se lo dice cuáles son. Pero ojo Jesús no dice todos los mandamientos, solamente menciona los que están en directa relación con los hermanos, es que para Jesús es muy importante el cumplimiento de los mandamientos que están en relación con los hermanos”. El joven le contesta que todos los mandamientos los ha cumplido, “aquí hay un detalle muy importante, el evangelio dice: Jesús lo mira con amor, Jesús lo ama y le dice solo una cosa te falta. Precisamente ahí está lo que le falta, el AMOR, si uno por más que sea bueno, que cumpla los mandamientos, pero no ama, no será feliz, sino amas no lo vas a disfrutar en plenitud la vida, ama y serás feliz”.

La felicidad se encuentra libre de ataduras
“Un esclavo jamás estará contento porque su vida pertenece a su amo, Jesús nos invita a ser libres de toda atadura”. Explicando el Evangelio, Mons. Limachi recuerda que Jesús invita al joven a deshacerse de todo lo que ata para ser libre, “un esclavo no es libre para amar, un esclavo no es dueño de sí mismo, siempre dependerá del otro, de su amo. Jesús lo ama, pero él no es capaz de responderle porque está muy atado a sus bienes. Un esclavo jamás va estar contento con su vida, porque no tiene vida, la vida va a pertenecer a otro, a su amo. Por eso Jesús nos invita a ser libres, a liberarnos de toda atadura”. Jesús explica Mons. Limachi, no le está dando un nuevo mandamiento como quizá el joven lo esperaba, que le dé una nueva ley, a él le agrada cumplir la ley. “Jesús no le está dando un nuevo precepto, Jesús le está dando una nueva forma de vivir. En otras palabras, Jesús le está pidiendo que deje de preocuparse del qué hacer y que empiece el a ser, no es lo mismo que hacer y ser, no es lo mismo que ser inteligente que ser sabio. Jesús es la vida, Jesús es la plenitud, Jesús es el que va a dar sabor a tu vida, es a Él a quien tenemos que seguir y para seguirlo es mejor dejarlo todo porque no se puede ser feliz siendo esclavo o con ataduras”.

Por último, el prelado afirmó que la oportunidad que tienes en la vida es muy simple o quieres o no quieres ser feliz, o eres tu quien posee las cosas materiales o son las cosas materiales quien te poseerán a ti y te exigirán que las cuides. “Quieres ser feliz, pues busca al Señor, que seamos responsables con nosotros mismos viviendo esta vida, que es tan breve, que si no aprendemos a ser felices aquí, difícilmente seremos felices allá. Ese Dios que es amor, ese Dios que nos mira con amor, ese Dios que nos invita a ser felices, a vivir en plenitud, para eso nos creó, que para eso murió en la cruz para mostrarnos que si se puede vivir en el amor hasta el extremo y con locura, que si hay vida en el amor, que Él es la vida”.

Imagen: Homilía de Mons. Pascual Limachi,
obispo de la Prelatura de Corocoro (Bolivia)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *