Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Kontidis: Visita del Papa a Grecia, un paso importante hacia el mundo ortodoxo

L’Osservatore Romano habla con el administrador apostólico de Rodas en vísperas del viaje apostólico del Pontífice: «Los cristianos estamos llamados a proponer una fe que sane la globalización del egoísmo.

2 de diciembre 2021.- «Estamos llamados a promover la auténtica unidad y la fraternidad como antídoto contra la globalización de la indiferencia. La tarea de todos los cristianos es proponer una fe que sane la globalización del egoísmo ofreciendo solidaridad a todos también frente a las emergencias sociales y morales que asedian al mundo».

En las palabras del arzobispo de Atenas y administrador apostólico ad nutum Sanctae Sedis de Rodas, monseñor Theodoros Kontidis, está todo el sentido y el significado de la 35ª visita del Papa Francisco, que mira a Oriente Medio y a los países ribereños del «Mare Nostrum», pero que también se dirige a Occidente. Para el prelado jesuita, el viaje del Papa Francisco y su presencia en Grecia representan «un acontecimiento histórico, ecuménico y político de gran importancia».

En la víspera de la llegada del Papa, ¿cuánta atención hay de parte de la opinión pública?
La autoridad moral de Francisco también ha llegado a Grecia y en general hay interés por su persona y su magisterio. El Papa es conocido por su sensibilidad hacia los pobres y por su sencillez evangélica. Los medios de comunicación rara vez dan protagonismo a las noticias o informaciones que provienen de la Iglesia católica, a veces lo hacen para destacar escándalos o noticias muy superficiales sobre la Iglesia. Sin embargo, esta visita se presenta como una gran oportunidad para mostrar una cara diferente de Grecia, y los jóvenes, por ejemplo, consideran un honor para su país poder recibir al Papa. Por supuesto, en algunos círculos, también existe cierta indiferencia y a veces franca desconfianza. Los prejuicios seculares se interponen entre el catolicismo y la identidad griega. Hay minorías que hacen de la cuestión de la identidad y la defensa de las tradiciones un verdadero muro contra el diálogo y el entendimiento mutuo. Hay grupos de este tipo en todos los países.

¿Hay voces contrarias?
Estamos muy lejos del clima de la víspera del viaje de Juan Pablo II hace veinte años. En aquel momento, a Wojtyła le bastó un día para volcar el clima creado y deshacer los nudos del miedo y la criticidad de ciertos sectores. Hoy las voces discordantes son muy minoritarias, yo diría insignificantes. Y la Iglesia Ortodoxa, su jerarquía debe tener en cuenta las diferentes sensibilidades.

¿Cuál es la importancia y el significado de este viaje para el país?
Grecia es un lugar donde se entrelazan tantas cuestiones importantes para el mundo de hoy, yo diría también para la Iglesia universal. Yo diría que esta visita es un paso importante hacia el mundo ortodoxo, un acercamiento, porque en el mundo y particularmente en el mundo occidental hay muchos desafíos para la Iglesia. Unido a los ortodoxos, el testimonio cristiano se hace más fuerte y profundo. La tradición ortodoxa y las iglesias ortodoxas resisten mejor la corriente de secularización. Los ortodoxos sienten un gran respeto por sus tradiciones espirituales. Incluso quienes no están cerca de la Iglesia se reconocen en la tradición espiritual de su país o de su comunidad. Ante el reto de la secularización, la ortodoxia es un aliado para los católicos. Y para Grecia, la presencia del Papa es sin duda una ventana que se abre al mundo. Para la comunidad católica, la presencia del Papa debe ser vista como una llamada a la fe en Cristo y en el Evangelio. Y al mismo tiempo una oportunidad para una mayor unidad en la fe y en la Iglesia católica universal. Como comunidad pequeña, a veces nos sentimos aislados. El Papa nos une a la Iglesia universal.

Ustedes son una Iglesia minoritaria en medio de una mayoría ortodoxa: ¿cómo viven esta condición?
De hecho, los católicos griegos representan menos del 1% de la población del país, pero la Iglesia católica está cambiando rápidamente. Para nosotros, los católicos, el Papa es el fundamento de la unidad y la universalidad de la Iglesia, más allá de las fronteras nacionales, raciales e ideológicas. En la Iglesia ortodoxa, las líneas de las fronteras nacionales indican la pertenencia. Esta es una de las grandes diferencias entre católicos y ortodoxos. La ortodoxia se compone de iglesias nacionales. Para nosotros, los católicos, la Iglesia es universal.

Silvina Pérez
Vatican News
Imagen: Francisco en Lesbos en 2006

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *