Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

José Fernando López de Haro cesa como párroco de Santa María Majadahonda y será sustituido en el cargo este mes de septiembre

Tras más de 20 años desarrollando su ministerio sacerdotal en la parroquia de Santa María, se despide mañana domingo 18 en la Eucaristía de las 19.30 h. Toma el relevo como nuevo párroco el sacerdote José María Crespo que llega procedente de la Iglesia de la Santísima Trinidad de Villalba.

José, que así es conocido por todos, se ordenó hace más de 50 años – celebró sus Bodas de Oro sacerdotales en 2017 – y desde entonces ha ido acumulando experiencias que le han ido enriqueciendo en su fe cristiana y también como persona. Ha vivido momentos difíciles y de transformación de la iglesia católica que ha ido solventando con inteligencia, eficacia, amor y humanidad.

Trabajador incansable, ha impulsado iniciativas y proyectos teniendo como fuente de inspiración las enseñanzas de Jesús, el Cristo, y como objetivo la difusión y la afirmación de los principios intemporales, indiscutibles e inalterables de nuestras creencias.

José Fernando López de Haro, en una de sus muchas intervenciones en actos en las que derrochaba conocimientos, profundidad y humor.

Un capítulo importante en la vida de José ha sido terminar la formación de sacerdotes jóvenes que a su lado han adquirido conocimientos y experiencia en el trato con las personas, problemas sociales, liturgia, acciones pastorales y administración para después ser nombrados párrocos, cargos que actualmente desarrollan con éxito.  

Reunión del Consejo Pastoral en el que José comunicó su cese
como párroco de Santa María.

Antes de llegar a Majadahonda, José ha estado al servicio de otras comunidades parroquiales y por donde quiera que ha pasado ha ido sembrando respeto y cariño. No es menos en Santa María. Muchos sentirán su marcha. Su jubilación como párroco de Santa María fue comunicada oficialmente en un Consejo Pastoral celebrado el pasado martes 6 de septiembre y al que asistió casi la totalidad de sus miembros y algunos invitados y en que asimismo fue presentado el que será el nuevo párroco, José María Crespo.

José María Crespo, nuevo párroco de Santa María Majadahonda

Lo que sigue son sólo algunos testimonios de personas cercanas a el, pero que podría ser una síntesis de lo que piensan y sienten quienes le han tratado.

TESTIMONIOS

Francisco Alejandro Pulido Pulido
Vicario Parroquial

Este año largo con José ha sido para mi recién estrenado ministerio, una experiencia fundante. Siempre los inicios son importantes, y tener la suerte de empezar a caminar con una figura humana y sacerdotal como la de José, estoy seguro que marcará para bien mi futuro.

Me he encontrado un pastor de los que perseveraron en medio del huracán de cambio que trajo ese nuevo pentecostés que ha sido y sigue siendo el Concilio Vaticano II. José es memoria viva de una fidelidad a la Iglesia, en medio de unos momentos en los que hubo que adaptarse a las circunstancias como se pudo, con mucha ilusión y esperanza. Creo que los nuevos sacerdotes tenemos que conocer de primera mano esa época, pues somos sus herederos y sin memoria de mala manera vamos a poder afrontar los retos que nos vengan.

En José he encontrado un compañero cercano, un pastor presente en medio de su pueblo, un trabajador incansable. 24 años en esta parroquia no pueden pasar desapercibidos y sin duda mucho de lo que nos encontramos, tanta vida, ha sido custodiada y alentada por su presencia constante, en lo que haya venido, bueno o malo.

Precisamente por eso, por llamarse José y haber custodiado tan bien las cosas de Dios, qué mejor manera de pasar a la siguiente etapa que colocando una figura de San José que será bendecida en la entrada del nuevo párroco. El Custodio del Señor nos recordará lo que tenemos que agradecer y encomendar a aquél siervo bueno que ha sido fiel, muchas veces en lo oculto y en lo ordinario del día a día. ¡Gracias José!

Norma Nicoli
Del equipo de Liturgia

Caminando en la liturgia
Me han pedido que escriba sobre mi experiencia en liturgia, vivida durante la etapa de nuestro párroco José Fernando.

Debo retroceder a muchos años atrás cuando comenzaba a dar mis primeros pasos en Liturgia ayudando en la misa de 13.30.

Mas adelante, con la llegada de José Fernando a la parroquia hace 24 años, lo que el me inculco es que “todo lo que hacemos para la Comunidad debe estar bien hecho y además hacerlo con amor y humildad” porque lo hacemos en definitiva a nuestro Padre Dios.

Algún tiempo después, la Escuela de Agentes de Pastoral, dicto los cursos de Catequesis y Liturgia en la parroquia de Las Rozas, a los que José Fernando me invito a asistir (junto con otras personas) y se interesó tanto que incluso nos traía y llevaba en su propio coche para que pudiéramos acudir a las clases.

De esta forma José Fernando ha ido trasmitiéndome sus conocimientos y su buen hacer, brindándome al mismo tiempo su sincero y valioso apoyo siempre y especialmente en los momentos difíciles.

Ahora que José Fernando inicia una nueva etapa en su vida, quiero testimoniarle mi más sincero agradecimiento por su ayuda y por sus consejos deseándole que sea feliz y que el Señor le bendiga siempre.

Tan solo me queda decir: GRACIAS JOSE, en mi nombre y en el de todos los colaboradores de la Eucaristía de los domingos a las 13.30.

Manuela Rodríguez
Encargada de la Catequesis

Querido José:
Ha llegado el momento de la jubilación, que es JÚBILO… Alegría…y supone un nuevo camino.

Un camino que al lado de ese «pilar» tan importante que es la familia harás GOZOSO.

Me piden que cuente cómo ha sido mi experiencia como catequista a tu lado, y solo puedo decir que ha sido un tiempo de «VIDA en ABUNDANCIA» creciendo como cristiana y como persona. He visto en estos 24 años, tu gran trabajo con la Iniciación Cristiana de Niños, preparando los temarios, y empleando mucho tiempo en preocuparte por la relación personal con ellos y con sus familias; con una confianza plena en las catequistas para transmitir El Mensaje con lenguaje claro y sencillo. Las Celebraciones han resultado un éxito y la culminación con las Primeras Comuniones unos días de Alegría y Satisfacción por un trabajo currado durante los tres cursos.

José, esto es un «punto y seguido», que supondrá una continuidad de estos años de amistad. Nos dejas un gran recuerdo. Un abrazo.

Chola

José Antonio Cuesta Rodríguez

José Fernando un gran hombre, sacerdote, párroco y también un gran amigo
Hablo desde mi larga vivencia con mi Párroco y amigo José Fernando.

Su inicio en la parroquia no fue fácil. Él, sabiéndolo previamente, acometió con valentía el reto.

La sobriedad, prudencia y rectitud, no exenta de un buen humor, han presidido su forma de actuar que le han generado un progresivo aprecio y confianza de gran número de feligreses y demás personas no pertenecientes a nuestra parroquia.

Con sus homilías, catequesis y demás actividades parroquiales ha enseñado, concretado y facilitado la vivencia de la fe en nuestro Señor Jesucristo. Especialmente próximo en su enseñanza a los niños, con una gran capacidad para hacerse como uno de ellos.

Ha sido muy firme en la corrección de la hipocresía que observaba, la enfrentaba con valor y corrección fraterna.

Ha sido muy vigilante en que los sacramentos y la Eucaristía se vivieran con el máximo respeto hacia nuestro Señor, evitando aparentes formalismos.

La gobernanza de la parroquia la ha realizado con la máxima entrega, sobriedad y rectitud.

Cuando conocía que un miembro de la comunidad estaba pasando por momentos duros y difíciles se aproximaba mucho a el y lo acogía como un auténtico padre. Si le parecía adecuado lo transmitía a la comunidad. Yo así los viví y le estaré siempre agradecido.

En sus momentos difíciles, de gran soledad, se ha apoyado y puesto su confianza en aquellas personas de la parroquia que humanamente le eran más próximas.

Una gran persona, un gran pastor y un autéentico padre. Deja un gran número de amigos y de buenos recuerdos en nuestra Parroquia. Seguiremos contando con Él en nuestras actividades importantes de la vida.

El resumen de mi exposición puede ser “Un gran compañero y sin embargo amigo” El compañero nos lo dio el obispo y el amigo es por su forma de ser y actuar.

Jose Luis Mazón
Secretario del Consejo Pastoral

Homenaje a José, nuestro querido párroco durante 24 años.
A finales de la próxima semana, nuestro querido párroco José Fernando López de Haro, termina su etapa en Santa María. Desde 1998, han sido 24 años caminando con nosotros y junto a nosotros, en los que hemos podido conocer al sacerdote y descubrir a la persona. Años muy fecundos, en los que Santa María se ha desarrollado como una comunidad viva, abierta y entregada, con su pastor al frente.

Destaca, en especial, el celo de José por la catequesis, que se ha desplegado ampliamente en todas las etapas, tanto de niños y jóvenes, como de adultos y familiar. Impresionaba ver las celebraciones de la Primera Comunión y las Confirmaciones, no solo por el gran número de catecúmenos que reciben los sacramentos, sino por el gran número y dedicación de los y las catequistas. Detrás de toda esta actividad, siempre estaba José, animando, promoviendo, reuniendo y, también, cuando ha sido necesario, corrigiendo.

Fecunda también la amplia acción misionera y social desarrollada con los menos favorecidos, los emigrantes, las familias y con cualquier persona que necesitase apoyo. Se notaba la especial sensibilidad de José para que nuestra comunidad acogiera, como Cristo mismo, a todo aquel que pedía nuestra ayuda. Para ello, ha dado cauce a muchos voluntarios y colaboradores, que han puesto lo mejor de sí mismos en esta tarea.

Yo en mi servicio como catequista de adultos, novios y padres de bautismo, y en la tarea de secretario del Consejo pastoral, he podido ir conociendo a José, hombre de fe, recio, castellano, incansable trabajador, abierto a la colaboración, siempre al pie del cañón, firme en sus convicciones y planteamientos. En mis muchas conversaciones con él, preparando el Consejo pastoral o comentando sobre los catecúmenos adultos, fui descubriendo su lado humano, un hombre con gran sentido del humor (no faltaban nunca sus chistes), sensible, porque le afectan las cosas, amigo, guía, compañero de camino. Gran conversador, con el que se podía compartir y al que me gustaba escuchar cuando abría su interior y me compartía sus sentimientos. No quiero dejar de lado su faceta de incansable forofo del Atlético de Madrid y su afán de “conversión” a ese club de “sufridores”, para con los diversos sacerdotes que iban llegando a la parroquia.

Es verdad que, a veces, también se manifestaba su firmeza y su fuerte carácter, que podían malinterpretar aquellos que le conocían poco, pero José siempre ha mostrado tener un gran corazón y sensibilidad. En estos años, ha dejado poso en mí y en mi familia, y va a ser difícil no recordarle con mucho cariño. Hemos aprendido a quererle, a respetarle y somos muchas personas las que le apreciamos, de verdad. Ahora, le vamos a echar de menos y deseamos, de todo corazón, que el Señor le acompañe y pueda culminar su sacerdocio con la misma fecundidad e incansable espíritu de servicio a la Iglesia, que hemos podido ver en Santa María durante todos estos años.

Un fuerte abrazo, querido José y estaremos en contacto. Que Santa María te acompañe.

Pensar, sentir y actuar, la síntesis de José Fernando
LA PARROQUIA NO ES UNA ESTRUCTURA CADUCA

“La parroquia no es una estructura caduca; tiene una gran plasticidad y puede tomar formas muy diversas que requieren la docilidad y la creatividad misionera del pastor y de la comunidad. Aunque ciertamente no es la única institución evangelizadora, si es capaz de reformarse y adaptarse continuamente, seguirá siendo ´la misma Iglesia que vive entre las casas de sus hijos y de sus hijas` (Juan Pablo II, Christifideles laici). Esto supone que realmente esté en contacto con los hogares y con la vida del pueblo o ciudad, y no se convierta en una prolija estructura separada de la gente o en un grupo de selectos que se miran a sí mismos”.

    (Papa Francisco, Evangelii Gaudium 28).

“Santa María” nació por decreto en 1990 y fue consagrada el 3 de Junio de 1991 por el Cardenal y Arzobispo de Madrid Alcalá, D. Ángel Suquía Goicoechea. Y en el año 2015 ha celebrado los 25 años. Esta “casa de reunión”, iglesia, entre las casas de un sector grande de Majadahonda, quiere seguir siendo lugar de encuentro con Dios y entre los cristianos, espacio de oración y de acción misionera.

I.-  La Comunidad de Santa María celebra los Sacramentos      como signos de la presencia del Señor

“Signos` instituidos por Jesucristo y confiados a la Iglesia para la santificación de los hombres.”

La Eucaristía: “Acción de Gracias”. Memorial de la vida, muerte y resurrección de Cristo con un sentido creciente de comunidad cristiana.

Durante el curso: a diario, 9.30 y 19.30 h.; los sábados y vísperas de Fiestas, 9.30 y 19.30 h.; y los Domingos y Fiestas solemnes, 9.30, 11.00, 12.00. 13.30 y 19,30 h.

En verano: a diario, 9.30 y 20.30 h.; los sábados y vísperas de Fiestas, 9.30 y 20.30 h.; y los domingos y Fiestas solemnes, 9.30, 11.00, 12.30, y 20.30 h.

El Bautismo: “Sumergir”. El fiel se hace hijo de Dios y se incorpora a la comunidad de la Iglesia`.

De niños recién nacidos:Los 2º y 4º sábados de mes a las 17´30 (durante el curso) y a las 18´30 (en verano). Los padres y padrinos se reúnen en Catequesis los dos miércoles anteriores al Bautismo a las 20 hs.

De jóvenes y adultos: Realizado el proceso de Catequesis de Iniciación Cristiana, reciben el Bautismo en tiempo de Pascua (en marzo o abril). Existe el grupo de catequistas, animado por uno de los sacerdotes.

La Confirmación: “El bautizado es confirmado en la fe, recibiendo la plenitud del Espíritu Santo”. Los niños a los 11-12 años, al terminar los cinco cursos de la Iniciación Cristiana; y los jóvenes y adultos, a su edad correspondiente, realizado también el proceso catequético. Todos son invitados a seguir formando parte activa de comunidad.

El Matrimonio: “Alianza” o pacto mediante el cual un hombre y una mujer constituyen entre sí una íntima comunión de vida y de amor´. Es signo del amor de Cristo y de la Iglesia.

La preparación remota nace en el ambiente familiar y se alienta en los grupos de amistad y la comunidad cristiana; la preparación inmediata cuenta con el diálogo con sacerdotes y matrimonios y culmina en el Curso de preparación al Matrimonio, durante una semana en noviembre y marzo.

El Orden sacerdotal: Servir”, en la persona de Cristo, en medio de la comunidad`. Es deber de la comunidad cristiana fomentar la vocación a la vida consagrada y al sacerdocio; para ello, la Diócesis cuenta con el Seminario Menor, Introductorio y estudios teológicos en el Seminario Mayor de San Dámaso.

Aunque las sagradas Órdenes las celebra y preside el Obispo en su Catedral, el recién ordenado celebra la primera Misa en su parroquia de origen.

Una de las mayores preocupaciones que tiene nuestra comunidad sigue siendo la falta de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Debemos ayudar todos a despertar de nuestros jóvenes. Por ello, es bien acogida siempre la presencia y el testimonio de los seminaristas en la parroquia.

A pesar de ello, la respuesta sigue siendo tan pobre como en todas las demás partes de Europa.

La Reconciliación:

“Para  reconocernos pecadores,  pero merecedores del  perdón, la misericordia y la gracia del Padre”.

Hay unos horarios determinados:

La celebración individual se puede hacer durante la media hora antes de cada

Eucaristía y, cualquier día laborable, siempre que se solicite al sacerdote que está atendiendo en la parroquia.

La celebración comunitaria viene realizándose el tercer viernes de cada mes, dentro de la Eucaristía de la tarde (19´30 h. durante el curso, y 20´30 h. en el verano). Hay celebraciones también especiales en el Adviento y la Cuaresma.

La Unción de los Enfermos:

«Para que los mayores y enfermos puedan recibir en el              templo, en el hospital o en su casa la caricia de Dios por el sacramento de la Unción”.

Personal: siempre que la persona o su familia lo solicite.

Comunitaria: en una fecha a señalar dentro del tiempo que ocupa la Pascua de los Enfermos (en marzo o en abril).

Hermandad del Señor de los Milagros:

A nivel de Religiosidad Popular, la comunidad peruana, muy abundante en esta zona y en todo Madrid, muestra su devoción al que es Patrono de su nación y le dedican el mes de octubre (mes morado) participando en la Eucaristía con frecuencia y celebrándole un domingo como el Día de Fiesta grande con solemne Procesión a medio día y encuentro fraternal por la tarde. La Hermandad la integran miembros de cuatro parroquias en Madrid.

II.- La Comunidad de Santa María imparte la enseñanza de la Catequesis.

“Del griego katekhe-sis, literalmente, instrucción a viva voz”.

El término indica la enseñanza con vistas a la transmisión de la fe cristiana, usado por san Lucas y san Pablo para indicar el anuncio del mensaje evangélico. El bien siempre tiende a comunicarse.

Toda experiencia auténtica de verdad y de belleza busca por sí misma su expansión, y cualquier persona que viva una profunda liberación adquiere mayor sensibilidad ante las necesidades de los demás.

Comunicándolo, el bien se arraiga y se desarrolla. No deberían asombrarnos algunas expresiones de san Pablo: -Él amor de Cristo nos apremia, ¡Ay de mí si no anunciara el Evangelio!”. (Papa Francisco, Evangelii Gaudium, 9).

Dentro de su vocación evangelizadora y de lanzamiento al mundo, una de las tareas más importantes de la parroquia es la de cultivar y favorecer el conocer bien y amar sobremanera la realidad del misterio de Dios y de su obra de Creación, Salvación y Santificación. La Catequesis de los adultos, jóvenes, adolescentes y niños, no tiene tanto la función de preparar a la persona para la celebración de unos sacramentos, cuanto la de ayudarle a despertar a la fe cristiana y hacerle madurar en ella con verdadero sentido de comunidad y de misión.

Despertar a la fe: De 0 a 6 años.

Al concebir a sus hijos, los padres inician con ellos una travesía, que en los primeros años de su vida es sumamente importante. El niño, antes de descubrir que Dios le ama y le cuida, necesita sentirse amado, protegido, cuidado por Él. Esta tarea no se hace de recetas, exige un comportamiento familiar. Para ello, la comunidad cristiana ofrece a los padres una guía de actuación.

Catequesis para los Niños: De 7 a 11 años.

A partir del 2º curso de la Enseñanza Primaria Escolar.

Son cinco los años de Iniciación Cristiana donde semanalmente se facilita a los niños su iniciación al misterio de Dios como Padre y Creador, al misterio de Jesús como Hijo de Dios, Señor y Salvador nuestro, y al misterio de Dios Espíritu Santo, que, a través de la Iglesia, nos transforma y hace discípulos suyos.

En este período largo los niños van recibiendo progresivamente el Bautismo (si no están bautizados), el sacramento del Perdón, la participación en la Primera Comunión y el sacramento de la Confirmación.

Grupo Junior: De 12 a 13 años.

La clave en esta etapa no es otra que la del seguimiento: Él nos ha elegido, nos ha llamado, nos hace sentar a su mesa y nos hace participar de su Reino. Ahora nos toca a nosotros seguirle, amarle e imitarle a la luz de las Bienaventuranzas, para valorar la vida en todas sus experiencias: familia, amigos, estudio, afectividad, servicio, etc.

A partir de aquí, las Convivencias durante el curso y el Campamento de verano les aportan una muy buena experiencia.

Catequesis para Adolescentes: De 14 a 17 años.

Etapa fuerte y necesaria para completar la Iniciación cristiana, si quedó interrumpida después de la Primera Comunión; o para incorporar a nuevos miembros a la Comunidad cristiana de Jóvenes.  Al terminar este período de tres años se puede recibir también el sacramento de la Confirmación.

Grupo de Jóvenes de Santa María: De 18 años en adelante.

Por su edad, estudios, profesión, estado y compromiso social, se van adentrándo cada vez más a favor de una mayor vivencia de la fe y en el servicio a la comunidad eclesial y a la sociedad..

Catequesis de Adultos: Va habiendo cada vez más personas adultas que desean recibir los sacramentos del Bautismo o la Confirmación a esta edad. Y hay personas también que, en su momento, no tuvieron  posibilidad de iniciarse a fondo en la fe dentro de una comunidad cristiana que, a lo peor, buscaron y no encontraron; y ahora, en esta edad adulta, sí encuentran y quieren conocer, apreciar y formar parte de la Iglesia de una manera consciente y activa.

Otros espacios de Evangelización: En la parroquia, a lo largo del curso, se van programando encuentros de acogida, conferencias dentro y juera del ámbito parroquial, espacios de acompañamiento, reflexión y oración que favorezcan el encuentro personal con Dios y la decisión misionera de anunciar el Evangelio allí donde cada uno desempeña su vida.

Todos los años se programa la excursión y visita a Las Edades del Hombre en su lugar correspondiente.

Realidades actuales:

Encuentros de padres de las distintas etapas de Catequsis… Grupos de matrimonios… Lectio divina… Ultreya-Cursillos,  Renovación carismática… Adoración eucarística a la tarde del jueves y Adoración nocturna los primeros viernes de mes…

Laudes y vísperas en días laborables en las Eucaristías de los tiempos de Adviento y Cuaresma… Momentos de oración… Vida ascendente para mayores… Colaboración en el Sínodo eclesial… y Planes diocesanos de Pastoral… etc.

III.- La Comunidad de Santa María se pone al servicio de la         Caridad.

La parroquia, en unión con la Vicaría Episcopal y la Diócesis, vive atenta a la preocupación por los más necesitados de cualquier condición, pues todo ser humano es hijo de Dios. Se atiende la necesidad puntual y, sobre todo, se ayuda y orienta para poder salir de la precariedad.

“A través de todas sus actividades, la parroquia alienta y forma  a sus  miembros  para  que  sean  agentes  de evangelización.  Es  comunidad  de  comunidades, santuario donde los sedientos van a beber para seguir      caminando,  y  centro  de constante envío misionero”. (Papa Francisco, Evangelii Gaudium 28).

Caritas parroquial: Mantiene un análisis permanente del hecho de la marginación en nuestra ciudad y hace realidad la comunicación cristiana de bienes y la cercanía personal. Realiza cursos de formación para voluntarios y campañas de sensibilización para la propia comunidad y el resto de la población.

La Acogida a personas y familias se hace todos los martes de 10 a 13 h. Y las ayudas se sostienen gracias a la colaboración económica de la comunidad y al apoyo en alimentos y objetos de higiene de algunas instituciones: Banco de Alimentos, Apoyo Europeo para los Indigentes y algunos comercios de la localidad.           

      Tl. 916340928.    caritassantamariamajadahonda@gmail.com

Entre Culturas. Así se denomina a un Centro y actividad que viene acompañando a la parroquia desde sus comienzos, cuando los campamentos de inmigrantes marroquíes bordeaban la ciudad.

Hoy día, dentro de Cáritas y unida a la Pastoral de Migraciones de la Diócesis, esta labor social procura la integración del inmigrante y su familia, apoya su estabilidad legal y laboral, cuidando la formación de la segunda generación y el reconocimiento de igualdad de derechos y deberes sociales, cívicos y ciudadanos.

                                                        Tl. 916340928. entreculturasmj@gmail.com

La Bolsa de Trabajo. Está abierta a hombres y mujeres los miércoles de 10 a 13 h.

Existe también el Apoyo escolar en sus distintos grados, especialmente para chicos y chicas de los Institutos. Se cuida también la Orientación profesional y se realizan Salidas culturales.

Los Cursos y Actividades se anuncian a lo largo del año. Esta acción la cuidan especialmente los profesores jubilados de la localidad.

La Atención a enfermos y ancianos.

La Iglesia considera siempre la atención a los ancianos como parte integrante de su misión y el cuidado de los enfermos como vía privilegiada para encontrar a Cristo, acogerlo y servirlo. Sacerdotes y laicos se ocupan de visitarlos en casa, en la residencia o en el hospital.

Como ministros extraordinarios de la Comunión, les llevan en nombre de la Iglesia el precioso regalo de la Comunión. Es muy importante la relación honda y respetuosa que se logra entre parroquia y familias.

Volan: Es también una agrupación de animadores en residencias de ancianos, que acuden también a los hospitales, cuando allí llegan sus atendidos.

                     Tl. 639772876. www.volan.es

Comunidad “Fe y Luz”: Trabaja con el deseo de ayudar a las personas con capacidades diferentes y a sus familias a encontrar su lugar en la sociedad y en la Iglesia y en la sociedad. Favorece notablemente el Asociacionismo de familias con miembros en estas circunstancias. El grupo lo componen los interesados, sus familiares y monitores que, a la luz del Evangelio, descubren una nueva manera de vivir frente a la competición, al dinero y al éxito. Utilizan los sábados por la tarde los locales de las parroquias y el Centro Juvenil Municipal “Príncipe Felipe”.

                                                                       Tl. 916340928. www.feyluzspain.es

Campos Misioneros de Trabajo (CMT): Para jóvenes mayores de 18 años. Proyecto de colaboración con los más necesitados en zonas deprimidas de Tánger (Marruecos), Lisboa (Portugal) y Barcelona.

Compuesto por un grupo de jóvenes universitarios, tiene como objetivo ofrecer a todo el que se acerque una experiencia de Misión. Se trabaja especialmente en verano bajo la orientación y espiritualidad de las Hermanas Misioneras de la Caridad (Santa Teresa de Calcuta), preparándonos durante todo el año.  

                              Tl.916340928. camposmisionerosdetrabajo@yahoo.es

Lux Mundi: Asociación de carisma misionero que nace de la inquietud por el servicio a los más necesitados para encontrarse con Jesús. Son voluntarios/as de todas las edades que sienten una llamada a la Misión dentro de la Iglesia. Inicialmente, en Etiopía.                         

              Tl. 916340928. a.luxmundi@gmail.com

Overeaters Anonymous (O.A.): Hermandad de hombres y mujeres de cualquier ambiente y cultura que se reúnen los martes a las 19 h. para tratar el problema de la compulsión por la comida, siguiendo el programa  “Doce Pasos”.

                          comedorescompulsivos.es@gmail.com                                                                                    

Otros servicios y actividades: Biblioteca.

 Liga de futbol:  “Copa Católica”.

Consejo de Pastoral y Junta de Economía.

Equipo sacerdotal:  Párroco, Vicario parroquial y Adscrito.

www.santamariamajadahonda.org  parroquiastmaria@archimadrid.es

HIMNO  A SANTA MARÍA DE MAJADAHONDA

Santa María, Madre, escucha la oración de tus hijos que hoy reunidos, bajo tu amparo, muestran su amor.

Ponnos bajo tu manto, sé nuestra protección; acompáñanos en la vida, fortaleciendo nuestro valor.

Madre de la esperanza, Madre de la ilusión de compartir contigo nuestro amor al Señor.

Hoy, ante Ti postrados, queremos recordar el detalle de buena Madre, mostrando siempre tu gran bondad; haz que sea para los hombres casa que acoge y aporta paz.

Madre de la esperanza, Madre de la ilusión de compartir contigo nuestro amor al Señor.

j.h.a
Imagen de portada: José Fernando López de Haro recibiendo el homenaje por sus Bodas de Oro sacerdotales de manos del arzobispo de Madrid, Carlos Osoro Sierra, el 10 de mayo de 2017 en la Catedral de la Almudena.
Foto: José Luis Bonaño (Archimadrid)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.