Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Haití, la vulnerabilidad del país es terreno fácil para las bandas

El terremoto que sacudió la isla favorece la actuación de los delincuentes. El testimonio del empresario siciliano que fue liberado hace dos meses tras ser retenido por secuestradores locales durante 20 días y luego devuelto a Italia: amo este país, ayudémosle a salir de un sistema político y administrativo que impide su desarrollo.

Ciudad del Vaticano, 19 de agosto 2021.- La Defensa Civil de Haití ha constatado un aumento del número de muertos por el terremoto: ya son 2.189 y 12.268 los heridos. Decenas de personas siguen desaparecidas. Las ayudas proceden, aunque lentamente. Esto aumenta las tensiones. En el pequeño aeropuerto de la comunidad suroccidental de Les Cayes, una multitud se reunió frente a la valla cuando llegó un vuelo de ayuda y el personal comenzó a cargar cajas de alimentos en los camiones que esperaban. Un guardia de seguridad realizó dos disparos de advertencia para dispersar a un grupo de jóvenes.

Sigue «con gran tristeza» lo sucedido en la isla caribeña Giovanni Calì, un empresario de Catania (Sicilia, sur de Italia) que vivió cuatro años en Haití, desde agosto de 2017. Luego, un triste epílogo de su estancia allí le obligó a regresar a Italia, afortunadamente como superviviente.

El recuerdo del secuestro
Calì es ingeniero y en Haití dirigía los trabajos por cuenta de una importante industria para un proyecto europeo de construcción de una carretera en el centro del país. Relata las grandes dificultades que obstaculizaban el trabajo: «grandes manifestaciones, bloqueos en las carreteras, represalias muy peligrosas. Tratamos de ser lo más cuidadosos posible. Creíamos que éramos inmunes a los secuestros -dice- porque llevábamos trabajo e infraestructuras». Esto fue hasta que cinco personas armadas lo empujaron a un coche y lo llevaron a una casa de campo. Allí pasó 23 días como prisionero el pasado mes de junio. «Dormí sobre un cartón en las piedras, sin poder encontrar una condición de descanso. Una vida en suspenso».

La impunidad de los crímenes
«Imagino que todo se debe a la gran pobreza del país y, sobre todo, a la casi certeza de la impunidad. Por mucho que la policía lo intente, es incapaz de controlar la vida cotidiana normal. Es demasiado fácil actuar de forma deshonesta, todo parece posible. Este es un aspecto que causa aún más tristeza – observa – comparado con el hecho de que es muy doloroso ver las imágenes de un país que se derrumba y en el que se frustran los esfuerzos de quienes intentan construir algo útil».

Un bellísimo país que no se merece esta precariedad
Sin embargo, Calí dice que ha aprendido a amar lo que él llama un «hermoso país que no merece su presente». Añade que «desgraciadamente, las condiciones sociales, económicas y administrativas no permiten al pueblo de Haití tener más de lo que está teniendo. Considerando, además, las terribles consecuencias de los terremotos y las tormentas», de las que el mismo Juan ha sido testigo. «Cuanto más débil es un Estado, más fuertes son las bandas», subraya. «Las pocas normas no se respetan y así es más fácil que proliferen las bandas armadas. Yo fui víctima de esto y no tenía ni idea. Además, no estaba lejos del lugar en el que se produjo una reciente fuga de una enorme prisión, lo que ha provocado una propagación masiva de bandas que se están apoderando del territorio».

Que las ayudas humanitarias conduzcan a superar la pobreza
¿Cuál es su llamamiento en el ámbito humanitario? «La solidaridad internacional es aún más debida en esta coyuntura», subraya Giovanni Calì, que recuerda el precioso compromiso de todas las ONG que trabajan en Haití, un trabajo «enorme». «Hay más organizaciones humanitarias que técnicas», señala. Luego añade: «Me sumo a la petición de una fuerte contribución para la recuperación, pero también espero que todos los que puedan ofrecer recursos financieros para este país empiecen a exigir, no sé de qué forma, un restablecimiento de las condiciones más adecuadas para el desarrollo de este país. No se pueden enviar donaciones a personas que luego utilizan la mitad de ellas para su uso personal. Hace falta una revolución cultural que dé mejores condiciones a la isla. De lo contrario, seguirá al borde del abismo.

La sopa que le salvó la vida
«Los haitianos son un pueblo magnífico», repite Giovanni. Y recuerda una acción, mientras estaba prisionero, que esencialmente le salvó la vida. «Me mantenían apartado, tenía muy poca comida. Sólo unas cucharadas de arroz y judías al día y dos vasos de agua caliente. Hacía unos 50 grados. Un día estuve muy mal, me estaban llevando al lavabo y me caí. Intenté decirles a los secuestradores que necesitaba vitaminas. No me entendieron. Junto a mi celda había otros secuestrados, entre ellos una joven que también había sido secuestrada, creo que por ser la hija del dueño de un hotel. Me dijo si quería un poco de su sopa, que consiguió pasarme por un tabique metálico. Aquí la voz se rompe por la emoción: «Todos los días se privaba de un poco de su sopa para dármela a mí. He aquí, – concluye – Haití es un país que tiene mucha bondad y no puede morir en la indiferencia del mundo».

Antonella Palermo (Vatican News)
Imagen: Residentes de Camp Perrin reciben alimentos del Programa Mundial de Alimentos
(Foto: Edgard Garrido)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *