Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Hace sesenta años nació el Muro de Berlín, símbolo de un mundo dividido

En la noche del 12 al 13 de agosto de 1961, apareció una barrera en el corazón de la ciudad para separar el oeste del este, ocupado por la URSS. Una división que duró 28 años, hasta el final de la Guerra Fría. Hoy se conmemora a las víctimas que no lograron cruzar la «franja de la muerte».

Ciudad del Vaticano, 13 de agosto 2021.- La habían llamado «Antifaschistischer Schutzwall», «barrera protectora antifascista», la valla de alambre de espino que apareció durante la noche del 12 al 13 de agosto de 1961 para separar el sector de Berlín Oriental controlado por la Unión Soviética de los controlados en el Oeste por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Hace 60 años nació el Muro de Berlín, el símbolo más tangible de la separación del mundo en dos bloques durante la Guerra Fría y una cicatriz viva dentro de la gran ciudad alemana que duró 28 años.

Un pueblo dividido
Alemania fue ocupada por los aliados en 1945 al derrotar el régimen nazi. Para 1949 ya estaba dividida en la República Federal de Alemania (RFA) en el oeste y la República Democrática Alemana (RDA) en el este. La parte occidental de Berlín era, por tanto, un exclave occidental en la capital de la RDA y el intento de la URSS de expulsar a las demás potencias de la ciudad ya había fracasado en los años anteriores: el bloqueo de Berlín circunvalado hacia el oeste por el puente aéreo duró más de un año entre 1948 y 1949.

La «franja de la muerte
Presentada por los comunistas como una estructura defensiva para evitar la invasión, la alambrada, que fue sustituida por estructuras prefabricadas de hormigón y piedra el 15 de agosto de 1961, se erigió principalmente para evitar el éxodo de berlineses del este al oeste. Se calcula que entre 1948 y 1961 unos dos millones y medio de alemanes cruzaron a los territorios administrados por las potencias occidentales, pero ni siquiera el muro, que en su parte más ancha medía 156 kilómetros y tenía 3,6 metros de altura, pudo detener a los cinco mil berlineses que sobrevivieron al cruce. Entre 192 y 239 fueron de hecho las víctimas -se desconoce el número de heridos- entre las personas que no cruzaron la «franja de la muerte»: más de 100 kilómetros de foso antitanque, unas 300 torres de vigilancia con francotiradores armados, 20 búnkeres y una carretera de patrulla nocturna incluso más larga que el muro.

Conmemoraciones en Alemania
Entre los muertos se encuentra Peter Fechter, de 18 años, a quien dispararon durante su intento de cruzar la franja de la muerte el 17 de agosto de 1962 y dado por muerto por los guardias fronterizos. Esta mañana, el alcalde de Berlín, Micheal Mueller, junto con el Presidente Federal alemán, Frank-Walter Steinmeir, depositarán una corona de flores, una de las muchas celebraciones del día junto con el minuto de silencio en el Memorial del Muro y la conmemoración de todos los que murieron al cruzar el Telón de Acero, que tendrá lugar en una torre de guardia fronteriza en el estado de Brandeburgo. «Fue un acontecimiento decisivo para nuestra ciudad y nuestro país», comentó el alcalde Mueller en los últimos días, recordando «el sufrimiento humano que la división de la ciudad y el país trajo consigo, con la separación de familias, amigos y conocidos y la pérdida de ocasiones y oportunidades de viajar.»

Un símbolo lacerante
«El Muro de Berlín -había recordado el Papa Francisco a los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede durante su felicitación de Año Nuevo el 9 de enero de 2020- sigue siendo el emblema de una cultura de la división que aleja a las personas entre sí y abre el camino al extremismo y a la violencia.» El pasado mes de noviembre se cumplieron 30 años de la caída del Muro, «que puso ante nuestros ojos uno de los símbolos más lacerantes de la historia reciente del continente, recordándonos lo fácil que es levantar barreras».

Necesitamos puentes, no muros
Construir puentes y no levantar muros es uno de los temas recurrentes del pontificado de Francisco, quien en esa ocasión también recordó que «a las barreras del odio, preferimos los puentes de la reconciliación y la solidaridad, a lo que aleja preferimos lo que acerca». Tras la histórica reunión de Abu Dhabi, en su encuentro con los periodistas en el vuelo de regreso de Marruecos, el 31 de marzo de 2019, subrayó «que necesitamos puentes y sentimos dolor cuando vemos a la gente que prefiere construir muros», porque «los que construyen muros acabarán presos de los muros que han construido». Los que construyen puentes, en cambio, llegarán muy lejos». «El puente es para la comunicación humana», dijo, «mientras que los muros van en contra de la comunicación, son para el aislamiento y los que los construyen se convertirán en prisioneros». «Una persona que sólo piensa en construir muros -dijo perentoriamente al regresar de su viaje apostólico a México el 17 de febrero de 2016- y no en construir puentes, no es cristiana.».

La oración silenciosa del Papa en Belén
De hecho, los muros no sólo son símbolos de una cultura de separación y odio de una persona con otra, sino también lugares físicos de sufrimiento. Desde el de la frontera entre Estados Unidos y México, pasando por los de Ceuta y Melilla, hasta el que divide Israel y el Estado palestino. Allí mismo, en Belén, el 25 de mayo de 2014, de camino a la Plaza del Pesebre, el Papa Francisco se bajó del coche y se acercó al muro, apoyándose en él con la mano y deteniéndose en oración durante unos minutos.

Michele Raviart (Vatican News)
Imagen: Construcción del muro de Berlín, 13 agosto 1961

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *