Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Gądecki: Conversión pastoral para una sincera petición de perdón

Saludo del Arzobispo Stanisław Gądecki, Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca con motivo de la inauguración de la Conferencia Internacional sobre la Protección de menores y adultos vulnerables en las Iglesias de Europa Central y Oriental.

19 de septiembre 2021.- La conferencia sobre el tema «Nuestra misión común de proteger a los niños de Dios» se inauguró en Varsovia con un saludo de Monseñor Stanisław Gądecki, Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, que citó el Evangelio, recordando las palabras de Jesús: «Quien acoge a uno solo de estos niños en mi nombre, me acoge a mí». Pero quien escandalice a uno solo de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una piedra de molino convertida en rueda de asno y lo arrojaran a las profundidades del mar. ¡Ay del mundo por los escándalos! Es inevitable que haya escándalos, pero ¡ay del hombre por el que se produce el escándalo!» (Mt 18, 5-7).

Curarse de la indiferencia
«Jesús – dijo Monseñor Gądecki – utiliza palabras muy duras contra los que hacen daño a los niños, pero también contra los que pueden ignorar ese mal»: «Guardaos de despreciar incluso a uno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles en el cielo ven siempre el rostro de mi Padre que está en el cielo. Porque el Hijo del Hombre ha venido a salvar lo que estaba perdido» (Mt 18,10-11). «Nos reunimos aquí – agregó Monseñor Gądecki – para curarnos de la indiferencia y aún más del desinterés por la injusticia.

“El Santo Padre nos recuerda también que no se trata sólo de abusos sexuales, sino también de abusos de poder y de conciencia. Cuando he conocido a las víctimas, a menudo he escuchado historias en las que el abuso sexual fue precedido por una manipulación destinada a ganar una confianza ilimitada y, por lo tanto, poder sobre la vida de la persona, que está indefensa ante dicha manipulación”

Abusos sexuales y abusos de poder
El abusador, añadió el Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, «no pocas veces convence a la víctima de que lo que le insta y le obliga a hacer no está mal, es más, está bien». De este modo, los abusos sexuales suelen ir ligados a un abuso de poder y de conciencia, profundizando en la devastación que este delito provoca, no sólo en la psique, sino también en el alma de la persona herida».

Monseñor Gądecki describió a continuación el compromiso de la Iglesia en Polonia en el ámbito de la protección de la infancia, la prevención de los abusos y la escucha y acogida de las víctimas. Cada diócesis y congregación religiosa masculina tiene un delegado cuya tarea es recibir y denunciar los casos de abusos. Tras la publicación del motu proprio del Papa Francisco «Vos estis lux mundi», su papel ha aumentado aún más.

Reconocer los errores
«Al mismo tiempo, debemos reconocer que este proceso de cambio se debe no sólo al trabajo persistente de muchas personas e instituciones de la Iglesia, sino también a la presión de la opinión pública, que nos exige, con razón, actitudes y acciones claras en esta materia». El prelado dijo asimismo que se corre el riesgo de pensar «que ya estamos haciendo mucho», cuando la realidad es que «ante la enormidad del dolor y los grandes daños, muchos esfuerzos heroicos siguen siendo insuficientes» y «se descubren nuevos dramas».

“También tenemos que reconocer honestamente que hemos cometido muchos errores y que también hemos pasado por alto a quienes han sido heridos en la Iglesia. Sin embargo, este enfrentamiento con la verdad no debe llevarnos al derrotismo o a la desesperación”, añadió.

“Lo que se necesita es la conversión pastoral de la que habla el Papa Francisco, un cambio de pensamiento y de acción en el que se convierta en una prioridad la acogida y la protección del niño y la ayuda a la víctima”.

Un compromiso común
Monseñor Gądecki hizo finalmente un llamamiento a la esperanza en la conciencia del compromiso común de toda la Iglesia:

“Estamos aquí como laicos, personas consagradas, sacerdotes y obispos. Sólo así podremos emprender de forma fructífera y eficaz esta importante y exigente tarea. Antes de poder dar a los agraviados el sentimiento de que no están abandonados, también nosotros debemos experimentarlo. El Señor resucitado y la comunidad de su pueblo están con nosotros. No estamos solos”.

Vatican News
Imagen: Arzobispo Stanisław Gądecki,

Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *