Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Francisco recuerda a los tres mártires beatificados ayer

En el Ángelus, el Papa dirigió su pensamiento a los tres mártires que ayer subieron a los honores de los altares en Manresa: Benet da Santa Coloma De Gramenet y dos compañeros. El cardenal Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, recordó: «Los tres fueron condenados a muerte sin ningún juicio, pero sólo por ser cristianos». Fueron asesinados en la guerra civil española.

Ciudad del Vaticano, 7 de noviembre 2021.- «Fueron asesinados durante el período de persecución religiosa del siglo pasado en España, demostrando ser testigos mansos y valientes de Cristo. Que su ejemplo ayude a los cristianos de hoy a permanecer fieles a su vocación, incluso en tiempos de prueba. Un aplauso a estos nuevos beatos». Así recordó el Papa Francisco, tras el rezo del Ángelus del domingo 7 de noviembre, a los mártires que la Iglesia española celebra el 6 de noviembre entre los 2053 que cayeron en la persecución religiosa del siglo XX en el país. Ayer fueron elevados a los honores de los altares. Son Benet de Santa Coloma De Gramenet, Josep Oriol de Barcelona y Domènec de Sant Pere de Ruidebitllets, de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos. Martirizados en 1936 durante la Guerra Civil española, vivieron en una época marcada por un clima hostil contra la Iglesia. Ya se habían registrado episodios de persecución en el país desde principios de los años 30 en la región de Asturias. Pero fue con el estallido de la guerra civil cuando la persecución contra la Iglesia se hizo sistemática y feroz. En Manresa, Cataluña, después del 18 de julio de 1936, se inició una sangrienta persecución contra sacerdotes, religiosos y religiosas y laicos. Cuatro días después, el 22 de julio de 1936, el convento donde vivían Benet de Santa Coloma de Gramenet, Josep Oriol de Barcelona y Domènec de Sant Pere de Ruidebitllets fue ocupado, devastado e incendiado. Obligados a refugiarse en casa de familiares y amigos, los tres frailes capuchinos, en fechas distintas y en circunstancias similares, fueron secuestrados, torturados y asesinados.

Amedeo Lomonaco
Imagen: Beatificados ayer en España, Benet da Santa Coloma De Gramenet; Josep Oriol da Barcellona; y Domènec da Sant Pere de Ruidebitllets, mártires en 1936 durante la guerra civil española
.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *