Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Francisco: No fingir ante los signos que exigen renovación en la vida consagrada

El Papa en su homilía de la Jornada Mundial de Oración por la Vida Consagrada habló de la reducción del número de vocaciones, el abandono de la vida consagrada, las aspiraciones de poder y de fama como insidias que sólo mirando al Señor como pide el Espíritu Santo, desde la pequeñez y la fragilidad, pueden abrir los corazones para abrazar nuevamente a Jesús.

Ciudad del Vaticano, 2 de febrero 2022.- Tres preguntas resonaron en la Basílica de San Pedro, cuando el Papa, hoy, en su homilía de la celebración en la Jornada Mundial de Oración por la Vida Consagrada, interpeló a fieles y consagrados: por quién nos dejamos inspirar, por el Espíritu Santo o por el espíritu del mundo; qué amor nos impulsa, el del Espíritu Santo o la pasión del momento; qué ven nuestros ojos y a quién estrechamos en nuestros brazos, al Señor o a nuestras circunstancias y aspiraciones.

Respuestas que para el Santo Padre tienen que llevar a la vida consagrada y a todos los creyentes a una renovación del entusiasmo, a la acción, a una visión renovada y, aunque entre dificultades y cansancios, a tomar “en brazos a Jesús”, para colocarlo “de nuevo a Él en el centro” y seguir adelante con alegría.

Con el sugestivo rito de la Bendición de las candelas, tradición antigua de la Iglesia en el día de la Presentación de Jesús en el Templo, Francisco abrió la procesión de entrada en una basílica en penumbras que con el canto del Gloria se iluminó como nuestras vidas con la llegada del Jesús, Padre de la luz y de vida. También hoy, la Ecclesiastica Communio concedida por el Sumo Pontífice a Su Beatitud Raphaël Bedros XXI, Patriarca de Cilicia de los Armenios expresada en las especies sagradas, juntos compartidas, y que confirman la comunión con el Papa y la Iglesia de Roma.

Rito de la Bendición de las candelas en la Basílica de San Pedro en el Vaticano

El virus del narcisismo o la obsesión de protagonismo.
A la luz de los pasos cumplidos por Simeón que junto a Ana llevan al templo a Jesús, el Papa conduce su homilía comenzando por lo que los “mueve” a llegar hasta allí, es decir, el Espíritu Santo que “inflama el corazón de Simeón con el deseo de Dios”. Así actúa el Espíritu Santo, afirmó el Papa, “nos hace capaces de percibir la presencia de Dios y su obra no en las cosas grandes, tampoco en las apariencias llamativas ni en las demostraciones de fuerza, sino en la pequeñez y en la fragilidad”.

Como las “mociones espirituales”, advirtió el Papa, que inspiran a los consagrados a discernir si los sentimientos de su alma provienen o no del Espíritu Santo, a veces se corre el riesgo de concebir la propia consagración “en términos de resultados, de metas y de éxito». En lugar de ir hacia la pequeñez como quiere el Espíritu, de preguntarse qué amor los impulsa y qué los mueve, se va en busca de “espacios, de notoriedad, de números”.

“A veces, aun detrás de la apariencia de buenas obras, puede esconderse el virus del narcisismo o la obsesión de protagonismo. En otros casos, incluso cuando realizamos tantas actividades, nuestras comunidades religiosas parece que se mueven más por una repetición mecánica —hacer las cosas por costumbre, sólo por hacerlas— que por el entusiasmo de entrar en comunión con el Espíritu Santo.”

Cristo es el milagro de la fe que abre los ojos
Tras invitar a examinar las “motivaciones interiores” y las “mociones espirituales” necesarias para la renovación de la vida consagrada, el Santo Padre se interrogó si somos capaces como Simeón de reconocer con nuestros ojos a Cristo. Ese “gran milagro de la fe: que abre los ojos, trasforma la mirada y cambia la perspectiva”.

“La fe nace de la mirada compasiva con la que Dios nos mira, rompiendo la dureza de nuestro corazón, curando sus heridas y dándonos una mirada nueva para vernos a nosotros mismos y al mundo. Una mirada nueva hacia nosotros mismos, hacia los demás, hacia todas las situaciones que vivimos, incluso las más dolorosas.”

Ecclesiastica Communio concedida por el Sumo Pontífice
a Su Beatitud Raphaël Bedros XXI, Patriarca de Cilicia de los Armenios

La escasez de vocaciones exige renovación
Una mirada que no es ingenuidad o huir de la realidad y los problemas, reafirmó Francisco, es saber “ver dentro” y “ver más allá”, que no de “detiene en las apariencias, sino que sabe entrar también en las fisuras de la fragilidad». Como la de muchos “consagrados y consagradas mayores que con mirada radiante continúan a sonreír, dando esperanza a los jóvenes”. Una visión renovada es lo que necesita la vida consagrada, dijo el Pontífice en su homilía, no “fingir” ante los signos que el “Señor no deja de darnos” y continuar «como si nada».

“Abramos los ojos: el Espíritu Santo nos invita a renovar
nuestra vida y nuestras comunidades a través de las crisis,
de los números que escasean y de las fuerzas que disminuyen”

Participantes en la misa en la Jornada Mundial de Oración
por la Vida Consagrada en la Basílica de San Pedro

Abrazar a Jesús es el centro de la fe
Luego de invitar a no desaprovechar el presente mirando al pasado y pedirle al Señor la capacidad de discernir el camino, el Papa recordó cómo Simeón estrechó a Jesús en sus brazos: “Dios ha puesto a su Hijo en nuestros brazos porque acoger a Jesús es lo esencial, es el centro de la fe. Porque a veces, recordó el Pontífice nos “perdernos y dispersarnos en mil cosas”, secundarias, olvidando que el centro de todo es Cristo. Y concluyó:
“Si acogemos a Cristo con los brazos abiertos, acogeremos también a los demás con confianza y humildad. De este modo, los conflictos no exasperan, las distancias no dividen y desaparece la tentación de intimidar y de herir la dignidad de cualquier hermana o hermano se apaga. Abramos, pues, los brazos a Cristo y a los hermanos”

Papa Francisco, cuenta con nosotros
Al concluir la celebración, el cardenal João Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, se refirió a las muchas dificultades que atraviesa la vida consagrada, como la del abandono de varios religiosos, que han sido llamados por el Señor, pero que no continuado a seguirlo. En este sentido, consideró que el camino sinodal, la escucha recíproca y de todo el pueblo de Dios, será una bendición y una alegría para caminar con alegría como miembros de una sola familia. Y concluyó: “Papa Francisco, cuenta con nosotros. Cuenta con la vida consagrada”.

Alina Tufani

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.