Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Francisco expresa su cercanía a las poblaciones de Filipinas afectadas por el tifón

«Que el Santo Niño traiga consuelo y esperanza a las familias más necesitadas, y que inspire ayuda concreta en todos nosotros», dijo el Santo Padre a la hora del rezo mariano del Ángelus, el 19 de diciembre, en la plaza de San Pedro, pidiendo a los fieles y peregrinos que recen por las poblaciones de Filipinas afectadas por el tifón.

Ciudad del Vaticano, 19 de diciembre 2021.- Tras haber rezado la oración mariana del Ángelus, durante el IV Domingo de Adviento, 19 de diciembre, el Papa Francisco expresó su cercanía a las poblaciones de Filipinas afectadas por un fuerte tifón.

«Expreso mi cercanía al pueblo filipino afectado por un fuerte tifón que ha destruido muchos hogares. Que el Santo Niño traiga consuelo y esperanza a las familias más necesitadas, y que inspire ayuda concreta en todos nosotros. La primera ayuda concreta es la oración», dijo.

El Pontífice también saludó a los peregrinos procedentes de Italia y de otros países:
«En particular, saludo a la comunidad peruana de Roma y a su grupo folclórico reunido aquí para la celebración en honor del «Niño Jesús Andino» de Choqcca, lugar de origen del Belén instalado en esta Plaza. ¡Gracias! Saludo a la Banda de Música de Soriano al Cimino – Me gustaría escucharlos después, ¿eh? – Saludo a los fieles de Terni, a los scouts de Marigliano y a los jóvenes de Cingoli (Macerata)», añadió el Santo Padre.

Finalmente, el Papa deseó a todos un buen camino en este último tramo de Adviento que nos prepara para el nacimiento de Jesús:
«Que sea para todos nosotros un tiempo de espera y de colaboración: esperanza, ilusión y oración, en compañía de la Virgen María, mujer de la espera. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí. Buen almuerzo y hasta pronto, ¡y ahora que la banda toque algo bonito!», conluyó diciendo afectuosamente Francisco.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *