Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

España. Día del Seminario: “Sacerdotes al servicio de una Iglesia en camino”

La Iglesia española celebra, este fin de semana, la jornada tradicionalmente dedicada a los seminaristas en la Solemnidad de San José. El camino sinodal propuesto por el Papa Francisco centra el tema de este año donde la importancia de la comunidad y la necesidad de vivir una sana fraternidad son claves para la formación sacerdotal.

20 de marzo 2022.- “Buscar la renovación de la formación en nuestros seminarios, de manera que respondan mejor a los retos que hoy nos lanza nuestra Iglesia y nuestro mundo”. Este es sólo uno de los desafíos que presenta el mensaje de la Subcomisión Episcopal para los Seminarios de la Conferencia Episcopal Española (CEE) para la celebración del Día del Seminario, el 19 y 20 de marzo, con motivo de la Solemnidad de San José y bajo el lema: “Sacerdotes al servicio de una Iglesia en camino”. Un caminar que va de la mano con el proceso sinodal en el que está inmersa la Iglesia entera por voluntad del Papa Francisco, y que incluye la vocación y formación sacerdotal.

La reflexión teológica que acompaña la celebración de esta jornada recuerda que mirar no se trata de mirar al seminario “con nostalgia o añoranza de tiempos pasados”, sino de discernir sobre cómo “en nuestra época Dios sigue actuando y sigue suscitando vocaciones sacerdotales” en los jóvenes y para “pedir, dar gracias y mostrar la cercanía entre los seminaristas y sus formadores”.

Seminario: Un estilo de ser sacerdote
El mensaje desglosa una a una las palabras que componen el lema del mensaje comenzando por los “sacerdotes”. Si bien el objetivo del seminario sigue siendo el de acompañar a jóvenes llamados por Dios y ayudarles a discernir sobre su vocación estableciendo, es importante -como lo hizo Jesús con sus discípulos- profundizar en las relaciones de fraternidad y lazos de amistad sincera, no sólo con el Maestro, sino los compañeros, pues la vivencia en comunidad de la fe y de la vocación, son una anticipación para “un estilo de ser sacerdote y de estar presente en medio de la Iglesia y del mundo”.

“La formación comunitaria es especialmente necesaria y urgente en el contexto sociocultural actual, caracterizado por un mundo cada vez más globalizado e interconectado, pero menos comunitario y fraterno, y por un hombre posmoderno, uno de cuyos rasgos es el individualismo egoísta y autorreferencial que dificulta seriamente la vida en comunidad”, señala el mensaje al retomar los preceptos sobre la dimensión comunitaria presentada plan de formación sacerdotal “Formar pastores misioneros”, de la CEE.

La formación fraternal, abierta y comunitaria básicas
en la formación de un seminarista

El sacerdocio solo puede entenderse desde el servicio
Retomando la segunda parte del lema “Sacerdotes al servicio de una Iglesia en camino”, la comisión para seminarios de la iglesia española recuerda que como discípulos todos estamos llamados a imitar a Aquel a quien seguimos y, por lo tanto, “el sacerdocio solo puede entenderse desde el servicio”. Así como se ha recibido el don de la vocación, este debe convertirse en “un bien que se dona”, es un “ser para los demás”, por lo tanto, toda vocación auténtica es servicio a los otros.

“Solo desde la entrega la vocación recibe todo su sentido”, se lee en el documento, pero además recuerda que el desempeño del ministerio sacerdotal conlleva saber servir a las comunidades a las que son enviados. Entonces se trata de un “servicio discreto y silencioso, alejado de protagonismos, pero rico en experiencias y alegrías” y donde se encuentra la razón de nuestra vocación.

En la Iglesia una entrega total y sin reservas
Tras aclarar que el servicio al que es llamado el sacerdote en la vocación se desempeña en el seno de la Iglesia, esposa de Cristo, este implica también dar respuesta a las necesidades concretas de la Iglesia.

“El servicio que implica la vocación sacerdotal se debe llevar a cabo en la Iglesia tal y como esta necesita y espera ser servida. Por eso, el seminario supone un momento de despojamiento, no solo porque introduce en la dinámica del servicio, sino también de la renuncia a los propios planes y proyectos en aras a una entrega total y sin reservas”, subraya el mensaje. Y añade que el sacerdote debe “ser capaz de amar a la gente con un corazón nuevo, grande y puro, con auténtica renuncia de sí mismo, con entrega total, continua y fiel”.

Además, se insiste en que, en esa misión confiada a los sacerdotes según sus diferentes carismas, se debe desarrollar una pastoral comunitaria, que valore y refuerce la aportación específica del laicado y de la vida consagrada, y aprendiendo a descubrir, discernir y promover los distintos carismas, ministerios e iniciativas evangelizadoras, que enriquecen la colaboración en la Iglesia.

España: En el curso 2021-2022 son 1.028 seminaristas mayores y 811 menores

Camino de una Iglesia militante y peregrina
“La Iglesia militante a la que pertenecemos y a la que estamos llamados a servir, se pone toda ella en camino tras las huellas de su esposo. La Iglesia peregrina en este mundo y busca caminos para llegar a todos los pueblos anunciando el Evangelio. Toda la Iglesia es misionera, toda la Iglesia sale a los cruces de los caminos para proponer a los hombres de buena voluntad la buena noticia”, enfatiza el mensaje para adentrarse en el tema sinodal que hoy compete a toda la Iglesia universal.

Prepararse a vivir en una “Iglesia en salida” como pide el Papa Francisco y que disponga todos sus medios y estructuras para anunciar permanentemente el Evangelio, son básicas en la formación de los seminaristas.

“El ejemplo de los sacerdotes, que salen de sus comodidades y de lo que ya conocen, para esforzarse en evangelizar y aportan su presencia y compañía a los bautizados, es un poderoso testimonio para los seminaristas”, asegura el mensaje. Y concluye: La Iglesia en el Día del Seminario debe mostrar su cercanía y aprecio por cada seminarista y orar por ellos, por sus formadores y por todas las vocaciones sacerdotales”.

1.028 seminaristas mayores y 811 menores
Con motivo del Día del Seminario, la Subcomisión Episcopal hace públicos los datos del número de seminaristas que cursan estudios en los seminarios mayores diocesanos en el curso 2021-2022. Son actualmente 1.028 seminaristas. El número de ordenados en este período es de 125 y el número de nuevos ingresos de 218. Los seminaristas menores en el este mismo curso son 811, el número de ingresos es de 165 y los que han pasado al seminario mayor 19 candidatos al sacerdocio.

ALINA TUFANI DÍAZ (Vatican News)
Imagen: El camino sinodal inspira el Día del Seminario
en España 2022.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.