Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Entrevista a Miguel Márquez Calle: «Entraba en las habitaciones a escuchar, no a dar recetas»

El nuevo superior general de los carmelitas descalzos estuvo con los capellanes del Gregorio Marañón y del hotel Miguel Ángel en la pandemia. «Una persona transexual me pidió rezar».

26 de Septiembre 2021.- Miguel Márquez era una promesa del fútbol extremeño –jugaba en el Plasencia– cuando se le cruzó el Carmelo Descalzo. Le impresionaba la felicidad de las monjas del convento donde era monaguillo. «Aquí hay algo fuerte que descubrir», se dijo. Luego, en el monasterio de las Batuecas quedó en shock y empezó a leer a santa Teresa de Jesús. Al final, dejó la competición por la contemplación. Hasta llegar a superior general.

Quizás no es el mejor momento para ser general.
Lo que te toca vivir es casi siempre lo más adecuado. Estamos en un momento delicado y la Iglesia está en el punto de mira por nuestro testimonio. En la noche oscura y en los tiempos más difíciles surgen los santos más lúcidos. Los peores momentos del carmelo han sido los más fecundos. Las páginas más bonitas del carmelo se han escrito en los días más difíciles. No podemos renegar del presente, aunque sea complicado.

El Papa les advirtió ante la tentación de la supervivencia.
No quisiéramos convertirnos en gente que proteja su edificio o su seguridad. Queremos proteger un carisma. Es el momento de volver al origen, de recomenzar y revivir lo que vivió Teresa de Jesús. Tenemos santos que son una maravilla, y su vida fue fecunda porque pasaron por la noche, por la crisis, por sentir que podían fracasar. La fe consiste en pasar por la duda y dejar que Dios se haga presente como Él quiere.

¿Vive la vida religiosa una noche oscura?
Estamos en la búsqueda de nuestro lugar en el mundo. Es una época de crisis, de desierto, y podemos tener la tentación de pensar que esto no va por buen camino y de buscar, a nivel espiritual, seguridades rápidas y concretas, y respuestas claras y nítidas. Es un peligro buscar espiritualidades que responden con mucha claridad, porque los místicos se fueron encontrando con Dios dejando a Dios hacerse presente.

¿Cuál es la situación de la orden?
La orden está creciendo mucho en África y Asia. En América, discretamente. En Europa, el número baja de manera importante. El rostro de la orden va adquiriendo un carácter asiático y africano. En total, somos 4.000 frailes. El hecho de crecer no asegura que la orden crezca suficientemente fortalecida. Por eso, el reto es la formación y el acompañamiento de las vocaciones, que la gente interiorice qué significa la vida religiosa.

¿Qué aporta el carisma carmelitano?
La amistad con Dios y la contemplación, de la que brotan la fraternidad y la misión. En un mundo en el que la dignidad de la persona humana está en interrogante, la contemplación supone reconocer a la persona como hija de Dios y sentirse habitado.

Antes de actuar, contemplar.
Tenemos la tentación del activismo, de pensar que somos los que vamos a salvar el mundo. No somos nosotros, depende de cómo dejemos a Dios que se cuele. Dios hace cosas inimaginables con gente que se siente débil. La gracia de la Iglesia no está en sus estructuras.

Ha liderado la unión de varias provincias carmelitas en España. ¿Es el futuro?
Estamos llamados a aunar esfuerzos, a un diálogo sobre cómo aprovechar las diferencias para construir.

¿Cuáles van a ser sus prioridades?
La primera es la interculturalidad, que cada región no viva como una realidad aislada. Otra es la formación de los jóvenes que nos llegan: el discernimiento es fundamental, pues no todo el mundo vale para la vida religiosa o las motivaciones no son siempre claras. Es importante también cuidar el tiempo después de la formación, cuando un sacerdote es lanzado a una comunidad. Y la pastoral juvenil y vocacional: hay que dar altavoz a los jóvenes religiosos y laicos.

¿Sigue habiendo sed espiritual?
Aunque vivamos nuestra noche oscura, la gente se pregunta dónde está Dios.

¿Lo ha podido comprobar?
En los peores momentos de la pandemia estuve ayudando a los capellanes del hospital Gregorio Marañón y del hotel Miguel Ángel [fue medicalizado]. Entraba en las habitaciones a escuchar, no a dar recetas. Y la gente no hablaba de penas, sino de milagros, de las cosas que habían descubierto. Me impresionó entrar en la habitación de una persona transexual. Recé, le di la bendición y me dijo que fuera más veces. En la segunda entrevista me contó su historia y ese día fue ella la que me pidió rezar. Fue sobrecogedor ver esa necesidad. La pandemia nos ha hecho preguntarnos dónde está Dios y tengo la sensación de que, si uno escucha bien lo que pasa, ahí está.

Bio
• Nació en Plasencia el 5 de octubre de 1965
• Fue ordenado sacerdote el 23 de junio de 1990
• Es licenciado en Teología Dogmática por la Universidad Pontificia Comillas
• Entre 2015 y 2020 fue superior de la nueva provincia ibérica Santa Teresa de Jesús
• A principios de septiembre fue elegido superior general de la orden

Fran Otero (Alfa y Omega)
El carmelita descalzo, en la terraza del convento de Santa Teresa y San José en Madrid.
(Foto: Fandiño)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *