Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

El Papa y Viktor Orbán: gran labor de Hungría en favor de los refugiados ucranianos

El Santo Padre recibió en Audiencia al Primer Ministro de Hungría, reelegido por cuarta vez el 3 de abril del año pasado. El Pontífice y el Primer Ministro húngaro se reunieron por última vez el 12 de septiembre de 2021, durante la visita del Papa a Budapest para la clausura del Congreso Eucarístico.

Ciudad del Vaticano, 21 de abril 2022.- La audiencia de 40 minutos del Papa con Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, país cuya protección y acogida a los refugiados que huyen de Ucrania fue reconocida por el Papa Francisco. El Primer Ministro húngaro llegó al Vaticano poco antes de las 11:00 horas, acompañado de un séquito de cuatro personas. Al tratarse de una visita privada, no se reunió con el Secretario de Estado, el Cardenal Pietro Parolin -que se encuentra actualmente en México- ni con el Secretario para las Relaciones con los Estados, Monseñor Paul Richard Gallagher.

Orbán se encuentra de viaje por primera vez desde su nueva victoria electoral del 3 de abril: el partido Fidesz obtuvo en las elecciones su cuarta mayoría parlamentaria consecutiva de dos tercios. «Mi primer viaje oficial tras las elecciones me llevará al Vaticano, al Papa Francisco», informó ayer el propio Orbán a través de su cuenta de Facebook, desde donde hoy publicó una foto de su apretón de manos con el Pontífice. Hace cuatro años, tras las elecciones de 2018, el primer viaje de Orbán había sido a Varsovia.

Intercambio de dones entre el Papa y el Primer Ministro de Hungría.

Los regalos
La audiencia, en la Biblioteca Apostólica, comenzó a las 11.05 horas. «Estoy contento con su presencia aquí», dijo el Papa, sentando al primer ministro húngaro a la mesa. La conversación, en presencia de un intérprete, terminó a las 11.45 horas. Orbán entregó al Papa varios regalos: dos libros de y sobre Béla Bartók, el compositor húngaro y experto en música. «Si lo oye, nos escucha», dijo el dirigente político. A continuación, entregó una colección de discos de ópera y un volumen de 1750 con el Oficio de las Horas de Semana Santa en inglés y latín.

El Pontífice correspondió con un azulejo de bronce que representa a San Martín de Tours -originario de Panonia, la actual Hungría- en el acto de proteger a los pobres dándole parte de su manto. Al presentar este regalo, el Papa comentó: «He elegido esto para ti, San Martín, que eres húngaro, y he pensado que ustedes, los húngaros, están recibiendo a todos estos refugiados en este momento». El regalo del Papa incluía también los documentos del pontificado, el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de este año, el Documento sobre la Fraternidad Humana, firmado en 2019 en Abu Dhabi, y el libro publicado por LEV sobre la Statio Orbis del 27 de marzo de 2020.

Audiencia del Papa

El encuentro de Budapest en septiembre de 2021
Un primer encuentro «privado» entre Orbán y el Papa Francisco, también en el Vaticano, se remonta al 28 de agosto de 2016, cuando el Pontífice recibió al grupo de líderes y parlamentarios cristianos europeos que asistían a la reunión anual de la Red/ICLN en Frascati. La última vez que ambos se encontraron fue el 12 de septiembre de 2021, cuando el Papa viajó a Budapest para la clausura del Congreso Eucarístico Internacional. Antes de la Misa, el Papa -acompañado por el Secretario de Estado, el Cardenal Pietro Parolin, y el Secretario para las Relaciones con los Estados, Monseñor Paul Richard Gallagher- se reunió con Orbán, junto con el Presidente de la República, Janos Ader, y el Viceprimer Ministro, Zsolt Semjén, en la Sala Románica del Museo de Bellas Artes. Fue un encuentro «esperado» que duró unos 40 minutos, según la Oficina de Prensa del Vaticano, y que se desarrolló «en un ambiente cordial». Se trataron numerosos temas, desde el papel de la Iglesia en el país hasta su compromiso con la salvaguarda del medio ambiente y la defensa y promoción de la familia.

El propio Papa Francisco ha podido dar más detalles sobre el encuentro, que ha atraído la atención de la prensa mundial, dadas las posiciones divergentes del Primer Ministro sobre la cuestión de los refugiados en comparación con las del Pontífice. «Me visitaron, el presidente vino a verme, tuvo esa cortesía, es la tercera vez que me encuentro con él y vino con el primer ministro y el viceprimer ministro, eran tres. El presidente habló», dijo el Papa Francisco, explicando que los temas tratados fueron la ecología («Realmente chapeau a vosotros los húngaros, la conciencia ecológica que tenéis, impresionante», dijo el Papa) y la familia. El primer ministro y el diputado explicaron los detalles técnicos de una ley diseñada para ayudar a las parejas jóvenes a casarse. «Sobre la inmigración, no, no hubo ninguna discusión», explicó el Papa.

Un encuentro cordial

La acogida a los refugiados ucranianos
La cuestión de la inmigración ha vuelto a ser de urgente actualidad con el estallido de la guerra en Ucrania. Hungría ha mostrado su disposición a recibir refugiados. A principios de abril, Orbán también mantuvo conversaciones personales con el presidente ruso, Vladimir Putin, pidiendo un «alto el fuego» inmediato en Ucrania. «Su respuesta fue positiva, pero con condiciones», explicó Orbán en una rueda de prensa, diciendo que había invitado a Putin a Budapest junto con los líderes de Francia, Alemania y Ucrania. El primer ministro húngaro adoptó posturas consideradas más «moderadas» hacia Rusia sobre las sanciones a Moscú y el apoyo a Kiev y expresó su negativa a suministrar armas a los ucranianos.

Saludo del Papa al Primer Ministro de Hungría.

Visita del Cardenal Czerny a Hungría
En cuanto a los refugiados, más de 600.000 personas que huyen del país invadido han llegado a las fronteras de Hungría, donde se han puesto en marcha diversas iniciativas de apoyo a la acogida y la estancia. Para muchos, Hungría representa un «puente» hacia otras partes de Europa, especialmente Alemania e Italia, donde viven y trabajan familiares y amigos. Hay cinco fronteras que las organizaciones católicas y de otro tipo en Hungría -desde Cáritas hasta la Cruz Roja, pasando por las iglesias protestantes- se han repartido para hacer frente a la emergencia de una manera más orgánica. El gobierno húngaro dice haber ofrecido todo su apoyo, incluido el económico: así lo reiteró también el viceprimer ministro Semjén en su conversación en Budapest con el Cardenal Michael Czerny, Prefecto interino del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, enviado por el Papa a Hungría y Ucrania a principios de marzo para mostrar su cercanía a los refugiados ucranianos. Czerny fue recibido en audiencia en el palacio presidencial el segundo día de su misión y el viceprimer ministro quiso reiterar la «excelente cooperación entre el Estado y la Iglesia para la asistencia a los refugiados». «Hungría acogerá a los refugiados sin ninguna limitación», dijo Semjén. Czerny esperaba que esta actitud fuera permanente, que no se limitara sólo a la emergencia de la guerra y que, sobre todo, se extendiera a todos los pueblos del mundo: «Estos brazos estarán siempre más abiertos». En la misma reunión, Semjén también se mostró en contra del envío de armas a Ucrania: «Las armas no transitan por territorio húngaro porque no queremos ampliar el conflicto, esperamos una solución diplomática».

SALVATORE CERNUZIO
Vatican News
Imagen: El Santo Padre recibió en Audiencia
al Primer Ministro de Hungría

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.