Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

El Papa: Lleven un vestido a medida de su unicidad

Al reunirse con los jóvenes de la Acción Católica, Francisco mencionó a su coetáneo Carlo Acutis y al joven Gino Pistoni, muerto a los 20 años en 1944, y cuya causa de beatificación está en curso. Su invitación fue a asumir, en todos los ámbitos de la vida cotidiana, el estilo de Dios hecho de cercanía, compasión y ternura porque es Él quien da valor y energía. Los chicos llamaron al Papa su “verdadero incluencer” y le regalaron sacos de dormir para la caridad con los pobres.

Ciudad del Vaticano, 18 de diciembre 2021.- La metáfora del sastre que confecciona un traje a medida es el trasfondo de las palabras del Papa Francisco dirigidas a unos setenta chicos de la Acción Católica a quienes recibió esta mañana en la Sala Clementina del Palacio apostólico. Con ellos llevan en el corazón el pensamiento por muchos otros coetáneos que viven «soledades dolorosas, por dificultades familiares, lazos rotos, confianzas traicionadas».

Cada uno es una persona única
El punto de partida fue el lema elegido por la asociación para el camino de este año: Hecho a medida para ti, inspirado precisamente en el trabajo de sastrería. Al Papa le gustó este tema: «Es hermoso porque cada uno de nosotros es una persona única», les dijo.

“No somos fotocopias, ¡somos todos originales! Y es importante que cada uno de nosotros lleve con alegría el ‘vestido’ de su propia originalidad cada día. Piensen que en la historia no hay ni habrá nadie igual a ustedes. Cada uno de ustedes es una belleza única e irrepetible”.

Y aquí añadió una referencia a lo que «su coetáneo» Carlo Acutis repetía a menudo: cada uno es una belleza única e irrepetible. En el bien – precisó sonriendo – pero “también en el mal».

Jesús los ama tal como son
Al acercarse la Navidad, el Papa les recordó que Jesús vino al mundo como un niño y cree en un mundo «a medida de niño».
“Así los ve Jesús, que los ama tal como son, incluso si alguien no los considere y piense que cuentan poco”.

Se trata de una historia que no se limita sólo al pasado lejano:
Nos lo hizo comprender al nacer en Belén. Pero también hoy se hace cercano a los chicos de todos los países y pueblos, y lo hace todos los días. Es el estilo de Dios, que se describe con tres palabras: cercanía, compasión y ternura.

Siempre y en todo lugar se puede ser misioneros del Evangelio
Por ello, Francisco los invitó a hacerse «cercanos» a sus familiares, a sus amigos, a sus coetáneos y a los necesitados.

Siempre podemos hacer algo por los demás sin esperar que los demás hagan algo por nosotros. Siempre podemos ser siempre misioneros del Evangelio, y serlo en todas partes, empezando por los ambientes en los que vivimos: en la familia, en la escuela, en la parroquia, en los lugares del deporte y del entretenimiento. Pero para hacerlo, para asumir el estilo de Jesús, para ser sus testigos, primero hay que estar cerca de él, hacerle lugar.

“No tengan miedo de dedicarle tiempo en la oración, de hablarle de sus amigos, de pedirle fuerza en las dificultades, de contarle cuando están felices y cuando tienen miedo, de charlar de todo con Él”.

Es Jesús quien da energía y coraje
Con la mirada amorosa de un papá, Francisco planteó entonces una pregunta dirigida a los presentes: «Yo les pregunto, ¿ustedes le hacen lugar a Él en su estudio, en su descanso?». Y les recordó cuál es la verdadera fuente de la alegría plena: «Sólo Él es capaz de hacer siempre nueva la aventura de la vida». Él jamás se olvida de ustedes – precisó –siempre está dispuesto a animarlos y nunca deja de creer en ustedes”.

El ejemplo de Gino Pistoni
A continuación, hablando espontáneamente, el Papa citó el ejemplo de extrema valentía de Gino Pistoni, cuya Causa de Beatificación está en curso, quien murió desangrado a los veinte años mientras intentaba ayudar a un soldado enemigo herido en un ataque de las SS alemanas en 1944. En su mochila se encontró la inscripción: «Ofrezco mi vida por la Acción Católica y por Italia, W Cristo Rey». De hecho, fue miembro de la AC de Ivrea. A la luz de esa vida donada, Francisco repitió hoy a los jóvenes: «Cada uno debe expresarse con todo lo que tiene», mirando a Jesús:
“Les da energía y valor cada vez que van a su encuentro en la Misa y mirándolos les sonríe; en particular, cuando tienen gestos de compartir y de solidaridad hacia los demás, sobre todo cuando son capaces de estar cerca de quien está solo, sin amigos, en dificultad; de quien sufre, ¡y lamentablemente hay muchos de sus coetáneos que sufren! Ánimo, ¡Jesús cuenta con ustedes!”.

ACR da las gracias al Papa, su «verdadero influencer»
Al día siguiente del cumpleaños del Papa, los jóvenes de la AC no dejan de expresarle sus alegres deseos «aunque sea con un día de retraso». El agradecimiento es grande: por la sonrisa, los gestos y las palabras que sienten como «punto de referencia constante» y por la esperanza infundida en estos dos años de pandemia. «A nosotros también nos gustaría ser así: influencer de la alegría, para decir a todos que Jesús nos ama y es nuestra felicidad. Él es nuestro amigo más querido, siempre presente para cada uno de nosotros en las dificultades y en las alegrías», le dijeron a Francisco. Y se comprometieron a «Remendar la paz» porque el deseo es «reparar los desgarros, las divisiones que estropean nuestras relaciones» en un esfuerzo por educar a la gente a compartir.

El regalo a Francisco para los pobres
Los jóvenes de Acción Católica decidieron regalar al Papa algunos sacos de dormir y material para la higiene personal, para que los ofrezca como regalo a los más necesitados y «que sientan constantemente – le dijeron – la pasión de su caridad». Porque en la gran familia en la que se educan, con la ayuda de asistentes y animadores, sienten la belleza de un mensaje – el del Papa – que llega «mostrando una Iglesia nueva, cuyas puertas están abiertas, de par en par, al mundo y en la que los creyentes no se quedan de brazos cruzados, sino que se entregan para dar a conocer a todos la belleza del Evangelio de Jesús». La esperanza es que «el Niño Jesús nazca de nuevo en medio de nosotros, en nuestros corazones, en nuestras familias cansadas, en nuestras clases distanciadas, en nuestras comunidades redescubiertas, para traer el calor, la alegría y la esperanza de un amor que supera todos nuestros deseos».

Antonella Palermo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.