Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

El Papa: la diversidad es riqueza, no debe ser motivo de exclusión y discriminación

El Santo Padre recibió en audiencia a la asociación francesa «Foi et Lumière», fundada en los años 70 para acoger y acompañar a las personas con discapacidades mentales: «También hoy, en la Iglesia y en el mundo, tantas personas pequeñas y frágiles son olvidadas y excluidas». También los animó a ser «un signo de esperanza para las familias con hijos discapacitados, para que no se encierren en la desesperación».

Ciudad del Vaticano, 2 de octubre 2021.- Un mensaje de acogida y amor, es decir, «la diversidad es una riqueza», yendo así en contra de esas lógicas excluyentes que marginan a quien es más «frágil». Pero, sobre todo, es un signo de esperanza para todas aquellas familias que viven el nacimiento de un hijo con discapacidad, para que no se cierren en la desesperación. El Papa Francisco alentó la misión de Foi et Lumière (conocida como Fe y Luz), una asociación fundada en los años 70 en Francia y que se extiende por todo el mundo para acoger y acompañar a las personas con discapacidad mental.

Una peregrinación a lo largo de 50 años
Al recibir hoy a los miembros de esta Asociación en el Vaticano, con motivo del 50º aniversario de la fundación, el Pontífice ha repasado en su discurso este largo tramo de camino, que comenzó con una peregrinación a Lourdes en la Pascua de 1971, y que en medio siglo ha demostrado estar «lleno de frutos»: «El Espíritu Santo ha sugerido el nacimiento de algo que nadie había previsto, a saber, sus comunidades, en las que celebran la alegría, la reconciliación y la comunión mutua. De este modo, la luz y la fuerza del Señor resucitado han dado esperanza a tantas personas que se sentían excluidas y rechazadas, a veces incluso en la Iglesia». En muchos países de los cinco continentes, Foi et Lumière ha llevado «un mensaje de amor y acogida», el mensaje que está en el «corazón del Evangelio»:
“Toda persona, incluso y especialmente la más pequeña y frágil, es amada por Dios y tiene un lugar en la Iglesia y en el mundo”.

Los más frágiles son considerados inútiles
Y, sin embargo, señala el Papa, en la Iglesia y en el mundo aún hoy «hay muchos que en su pequeñez y fragilidad son olvidados y excluidos». A menudo, dice, «las personas más frágiles son descartadas en esta cultura del descarte, son consideradas inútiles», por lo que «la profecía de Foi et Lumiere «es aún más importante hoy en día, para combatir la cultura del descarte y recordar a todos que la diversidad es una riqueza y nunca debe convertirse en un motivo de exclusión y discriminación».

Un signo para las familias
Por ello, el Papa Francisco exhorta a continuar con la «presencia acogedora» que caracteriza a Fe y Luz: «Que sus comunidades sean siempre lugares de encuentro, de promoción humana y de fiesta para todos aquellos que todavía se sienten marginados y abandonados».

“Para las familias que viven el nacimiento de un hijo con discapacidad, que sean un signo de esperanza, para que nadie se encierre en sí mismo, en la tristeza y la desesperación”.

Viaje ecuménico
Además del pasado y el presente, el Papa mira al futuro e invita a Foi et Lumière a continuar esta «gran peregrinación», que es también «un viaje ecuménico», porque en las comunidades de la asociación se encuentran diferentes confesiones cristianas: católicos, protestantes, anglicanos, ortodoxos. «Un signo -dice el Papa- de comunión, una semilla concreta de unidad. Son precisamente las personas más frágiles las que se convierten en fuente de reconciliación, porque nos llaman a todos a un camino de conversión».

Instrumentos de paz donde hay conflictos
Precisamente en el seno de las comunidades cristianas, el Papa invita a adoptar un «estilo» que sea «el estilo evangélico de la levadura», por lo tanto «no aislarse y encerrarse, sino participar en la vida de la Iglesia en las parroquias y en los barrios, aportar su experiencia y dar testimonio de la opción de Dios por los últimos, los pequeños, los excluidos».

“Que el espíritu de comunión y de amistad, que forma parte de su carisma, los haga siempre instrumentos de reconciliación y de paz, especialmente allí donde hay conflictos y divisiones”.

Un pequeño barco en la tormenta
Por último, el Papa Francisco se detiene en el «logo», una barca en el mar embravecido, mientras el sol sale de las nubes después de la tormenta, y dice: «Durante esta pandemia, he recordado varias veces, pensando en el episodio evangélico de los discípulos en la tormenta, que todos estamos en la misma barca; y por eso los confirmo en este compromiso vuestro: ser, en las tormentas que viven las personas y las familias, una pequeña barca en la que todos puedan encontrar un lugar, con la certeza de que en esa misma barca está el Señor Jesús».

“Que el sol de la fe y la esperanza, que sale de las nubes de nuestros miedos e inseguridades, te acompañe siempre en el viaje que aún te espera”.

Salvatore Cernuzio
Imagen: El Papa saluda a las personas discapacitadas
que participaron en la Audiencia General

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *