Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

El Papa al Bambino Gesù: «Gracias por su servicio a los niños ucranianos»

En un mensaje dirigido a la presidenta del hospital, Mariella Enoc, Francisco expresó su cercanía y agradecimiento por todo lo que se está haciendo por los niños del país devastado por la guerra. Hay 50 niños acogidos en Ucrania, 18 de los cuales están hospitalizados. Profesor Zama: «La acogida es la piedra angular de la misión del hospital del Papa».

Ciudad del Vaticano, 18 de marzo 2022.- Unas palabras que describen una misión, una vocación consolidada en el tiempo y que se ha convertido en acogida, apoyo y sobre todo cuidado de la persona y del alma. En un mensaje manuscrito dirigido a Mariella Enoc, presidenta del Bambino Gesù, el hospital del Papa que, en este delicado momento histórico, refuerza su identidad, es decir, el apoyo a quienes se esfuerzan por «dar una mejor calidad de vida a los niños y a sus familias», que se funda «en el reconocimiento de la centralidad de la persona, del enfermo y de su familia sin distinción de raza, sexo, creencia política y religiosa, procedencia social y en los principios de solidaridad y apoyo a los más débiles». El mensaje del Papa es un estímulo para continuar el camino emprendido.

La oscuridad de la guerra
Son horas oscuras para el mundo, abrumado por el conflicto en Ucrania, sacudido por la violencia que no perdona a los más jóvenes, al futuro, al porvenir de un país y de la humanidad. Reparar es un término que viene a la mente al escuchar el testimonio de quienes trabajan en el Bambino Gesù. Reparar cuerpos heridos, reparar corazones desgarrados. Los que han visto y experimentado la guerra saben lo importante que es actuar en ambos frentes. En el hospital del Papa hay 50 niños de Ucrania, 18 de los cuales están hospitalizados, y entre ellos hay cuatro pequeños marcados de por vida. El profesor Mario Zama, jefe de Cirugía Plástica y Maxilofacial del Hospital Pediátrico Bambino Gesù, piensa en ellos.

Son cuatro niñas que llegaron con una asociación de voluntarios. Hay dos niñas que desgraciadamente han sufrido la amputación del miembro superior y otras dos que tienen un traumatismo craneofacial bastante grave.

Como médico, al encontrarse en una situación así, operando y tratando a víctimas de la guerra, ¿qué sentimientos tuvo, qué estado de ánimo?
Esta vez es un estado de ánimo un tanto especial, porque desgraciadamente ya he tenido contacto en el pasado con víctimas de la guerra: la invasión rusa en Afganistán, la guerra en la antigua Yugoslavia, la masacre de tutsis y hutus en África, que también habían traído refugiados a nuestro hospital para que les trataran las heridas sufridas en la guerra. Esperaba no tener que volver a ver estas situaciones, pero desgraciadamente aquí estamos de nuevo, con los mismos problemas en un marco sociopolítico completamente diferente, absolutamente desprovisto de toda justificación, si es que de alguna manera se puede justificar un conflicto bélico.

¿En qué estado de ánimo se encuentran estas personas que sin embargo se sintieron acogidas y atendidas? En cierto modo, esta es la otra cara de su experiencia dramática…
Por supuesto. También porque son niños que han sufrido traumas absurdos. Hay una niña que huía con su padre y su hermano pequeño en el coche y fue alcanzada por las balas. El hermanito murió en los brazos de esta niña que fue golpeada en la cabeza, son situaciones absolutamente incalificables e inconcebibles. Lo que hicimos nada más llegar, aparte de las investigaciones necesarias para conocer las condiciones clínicas y establecer qué hacer, fue intentar que se sintieran seguros en una situación normal, por lo que, aparte de la asistencia de los psicólogos, estamos a su alrededor e intentamos que jueguen. Al principio estaban mudos, no querían hablar, y ahora están empezando a hablar, a sonreír, a dibujar, a jugar, en definitiva, están volviendo a una «normalidad». Luego, por supuesto, las heridas psicológicas sufridas, no sé cómo se pueden curar.

Este tipo de actividad médica forma parte de la misión del hospital pediátrico Bambino Gesù…
Ciertamente, la acogida es una de las piedras angulares de la misión del hospital, es el hospital del Papa. Todos esperamos que las palabras del Santo Padre, que dijo que se detuviera esta masacre, sean realmente atendidas porque me temo que llegarán más de estos niños, otros que morirán. Es difícil volver a casa, mirar a tus hijos, son situaciones que te marcan de por vida.

Los dibujos de los jóvenes pacientes
Los colores de Ucrania, la bandera de la paz, pero también la sangre y las lágrimas de los niños, que el Papa Francisco también recordó porque «sacuden nuestra conciencia». Estos son los dibujos que muchos niños del hospital Bambino Gesù han hecho para sus compañeros en una conexión que traspasa kilómetros, fronteras y barreras y llega ligera como un viento de primavera que acaricia y repara las heridas que la guerra provoca injustamente.

Dibujos de los niños internados en el Bambino Gesù

BENEDETTA CAPELLI
Imagen: Dibujos de los niños ucranianos curados
en el Hospital Bambino Gesù de Roma.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.