Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

El legado de San Benito, una luz para Europa desfigurada por la guerra

El 11 de julio, la Iglesia conmemora al fundador de la orden benedictina, patrón de Europa. Su vida se refleja en la «Regla», fijada en el lema «ora et labora». Don Fabrizio Messina Cicchetti: «La verdadera búsqueda de la paz para Europa, para Ucrania, para Rusia y para todos los países implicados en esta matanza inútil es precisamente encontrar la fuente de luz en Cristo».

«El hombre de Dios que brilló en esta tierra con tantos milagros no brilló menos por la elocuencia con que supo exponer su doctrina». Con estas palabras San Gregorio Magno describe a San Benito de Norcia, que vivió en los siglos V y VI d.C. y fue proclamado patrón de Europa en 1964 por el Papa Pablo VI. Fundador del monacato occidental, San Benito ejerció una influencia fundamental en la cultura europea. Su Regla es una síntesis de la espiritualidad oriental y la laboriosidad occidental, en la que los principios fundamentales «ora et labora» se combinan con el Evangelio encarnado. Europa, herida en el siglo XX por dos guerras mundiales y en estos momentos sacudida por el conflicto de Ucrania, necesita trabajo y oración. Así lo subraya Don Fabrizio Messina Cicchetti, Director de la Biblioteca Estatal del Monumento Nacional de Santa Escolástica, quien añade que San Benito nos diría hoy una palabra en particular: ¡paz!

¿Cómo es posible, en el actual escenario europeo devastado por la guerra de Ucrania, recorrer caminos de paz siguiendo las huellas de San Benito?
San Benito, cuando inició su camino de búsqueda personal de Dios, lo hizo subiendo a Subiaco y buscando al Señor. Esto le ocurre en una experiencia temprana de tipo ermitaño. Como nos recuerda San Gregorio Magno, Benito vive solo consigo mismo bajo la mirada de Dios. Es una búsqueda de Dios que es, por tanto, una búsqueda de la paz. Una búsqueda de la paz para sí mismo que pronto Benito será llamado a ofrecer a sus discípulos. Es una forma de vida que Benito inaugura, o más bien continúa, en la estela del Evangelio. Benito en la montaña se encuentra con Cristo, tal como los discípulos lo vieron transfigurado. Y en esa luz escucha la voz del Padre diciendo: «Este es mi Hijo». La verdadera búsqueda de la paz para Europa, para Ucrania, para Rusia y para todos los países implicados en esta matanza sin sentido es precisamente encontrar en Cristo la fuente de la paz, de la luz. Tal como lo hizo San Benito. Una paz no sólo íntima, sino personal. Pero es una paz que realmente se puede dar a los demás porque es la paz de Cristo. Él mismo lo dijo: «Os dejo mi paz», no como la da el mundo.

Monasterio de San Benito en Subiaco, Italia.

Para encontrar caminos hacia la paz, Europa necesita redescubrir su identidad, sus raíces. También hay que reconstruir con dos pilares de la obra benedictina, la oración y el trabajo. ¿Pueden estos pilares ayudar a Europa a salir de su oscura situación?
Creo que sí, porque la experiencia de San Benito, aunque esté a varios siglos de distancia de nosotros, es relevante hoy: donde hay una identidad fuertemente anclada en el Evangelio, que reconoce en Cristo a Aquel a quien hay que seguir e imitar, esto sólo puede generar paz. Sólo puede generar la conciencia de un discipulado que necesariamente vive de la oración, es decir, del encuentro con el Señor. Una oración compartida que se convierte también en un encuentro con los hermanos y en un caminar juntos con Cristo. La oración y el trabajo son las piedras angulares de la Regla de San Benito, pero también son las piedras angulares de una sociedad, de un país que realmente quiere redescubrir su libertad, su identidad, viviendo una nueva era de paz y serenidad bajo la mirada del Evangelio.

Los numerosos monasterios que han surgido siguiendo el carisma de San Benito son uno de los legados del patrón de Europa. Estos espacios de oración, repartidos por todo el mundo, son hoy antorchas en las que se reflejan las más auténticas esperanzas de reconciliación…
A lo largo de los siglos, el monacato benedictino se extendió primero por el continente europeo y luego por todo el mundo. Hoy la Orden está presente, a través de sus monasterios, en los cinco continentes. Los monasterios son ciertamente la garantía de una presencia de hombres y mujeres comprometidos en crear comunión. Son lugares de oración y de trabajo, pero, sobre todo, son lugares de comunión. Benito prescribe la acogida en la Regla: los monasterios son, en efecto, lugares abiertos a la acogida. Todos tenemos la oportunidad de tener una experiencia compartida de oración, de trabajo, de búsqueda de Dios en los monasterios.

¿Cuál sería el mensaje de San Benito hoy, en estos días difíciles? ¿Qué nos diría?
Creo que San Benito, llamado «pacis nuntius» (heraldo de la paz) por el Papa Pablo VI cuando fue proclamado patrón de Europa, se dirigiría a nosotros con esta palabra: ¡paz! No es una palabra obvia, no es un concepto abstracto sino una verdad que hay que perseguir y vivir. La paz que nos trae Benito es la paz de Cristo. Es la paz por la que Cristo dio su vida. Si no abrimos nuestras puertas a Cristo, nos quedaremos sin paz.

AMEDEO LOMONACO
Vatican News

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.