Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

El 2021 de Francisco entre viajes, reformas y los desafíos del Covid

Un año intenso el del Papa que lo vio en tres viajes apostólicos internacionales e importantes eventos dentro y fuera de Roma. Ocho Motu Proprio publicados para reformas pastorales, judiciales y financieras. Luego, el inicio del camino sinodal en el mundo y los llamamientos sobre las vacunas, clima, paz, desarme. En julio, también una operación de colon en el Policlínico Gemelli.

Ciudad del Vaticano, 31 de diciembre 2021.- Tres viajes apostólicos internacionales, desde las ruinas de Irak hasta las periferias pobres de Eslovaquia y la encrucijada del sufrimiento en la isla de Lesbos. Ocho Motu Proprio, que incluyen ministerios para la mujer, cambios en el sistema judicial, misas en latín. El inicio de un camino sinodal sin precedentes que implicará a las diócesis del mundo durante tres años. Luego, reuniones, audiencias, eventos internacionales dentro y fuera de Roma. Y en medio, incluso la operación de su colon en el Policlínico Gemelli.

El año 2021 de Francisco realmente merece ser recorrido en su totalidad, teniendo en cuenta la multitud de citas, eventos y compromisos que han visto al Papa como protagonista. Un hecho que no se da por descontado en un año de incertidumbres y restricciones todavía provocadas por la pandemia del Covid y considerando también las condiciones de salud del Pontífice, de 85 años, que comenzó el año con problemas de ciática que le impidieron presidir el Te Deum del 31 de diciembre y la misa del 1 de enero.

Papa todavía «enjaulado» (tomando prestada su propia expresión)
en la Biblioteca Apostólica para el Ángelus dominical (03/01/2021)

Vacuna para el cuerpo, vacuna para el corazón
Un año este que está por concluir y que se abrió con el Papa todavía «enjaulado» (tomando prestada su propia expresión) en la Biblioteca Apostólica para el Ángelus dominical y la audiencia general, con el fin de evitar aglomeraciones y contagios. Desde el Palacio Apostólico del Vaticano, en transmisión mundial en directo, mientras el mundo se asomaba al 2021 soportando las heridas de la pandemia, Francisco comenzó:

«Este año, mientras esperamos una recuperación y nuevos tratamientos, no dejemos de lado el cuidado. Porque, además de la vacuna para el cuerpo se necesita la vacuna para el corazón: y esta vacuna es el cuidado. Será un buen año si cuidamos a los otros

Peregrino en Irak
Y la «cura» para el Papa argentino se concretizó en tres viajes internacionales a partes del mundo heridas por la guerra, la pobreza y la migración. En primer lugar, la visita del 5 al 8 de marzo a Irak: «el» viaje del pontificado, el primero de un Papa en la bisagra de Oriente Medio devastada por la violencia extremista y las profanaciones yihadistas, el primero después de la larga pausa de la Covid-19. Una decisión, anunciada en diciembre de 2020, definida por muchos como azarosa y arriesgada por el riesgo de infección, pero también por cuestiones de seguridad.

El Papa quiso llegar hasta el final y no dejar decepcionada a la gente que, veinte años antes, no había podido abrazar a Juan Pablo II. Entre la gente sufrida que lo acogió en los polvorientos barrios de Bagdad o en los caminos de tierra de Qaraqosh, Francisco se hizo presente como «peregrino», encontrándose también con el gran ayatolá Ali al-Sistani, figura fundamental del islam chiíta. Y desde Mosul, escenario de torturas y ejecuciones en el pasado, elevó al cielo un grito contra toda forma de violencia ejercida en nombre de Dios.

Viaje apostólico en Irak (05/03/2021)

Entre los pobres de Eslovaquia y los inmigrantes de Lesbos
Grito idealmente prolongado en el viaje a Eslovaquia (12-15 de septiembre), donde, desde el monumento al holocausto en Bratislava, Francisco habló de «blasfemia» cuando se utiliza el nombre de Dios para destruir la dignidad humana o cuando, en el gueto romaní de Luník IX, estigmatizó el racismo y la discriminación. Un grito que se convirtió en un llamamiento y luego en una condena de ese «naufragio de la civilización» que adopta la forma de alambres de espino y contenedores, bochornosos en verano y gélidos en invierno, donde miles de migrantes viven en condiciones inhumanas en el Centro de Recepción e Identificación de Lesbos, visitado al final del viaje a Chipre y Grecia (2-6 de diciembre). Desde este limbo a las puertas de Europa, después de haber «mirado a los ojos» la carne herida de hombres, mujeres y niños, la voz de Francisco resonó con fuerza

«No dejemos que el Mare nostrum se convierta en un desolador mare mortuum».

Viaje apostólico a Chipre y Grecia. Visita al Centro de Refugiados de Mitilene

Reformas
Alrededor del mundo, pero con la mirada puesta en el Vaticano y en las reformas que se plasmarán en la próxima constitución apostólica Praedicate Evangelium, Francisco publicó entre enero y noviembre ocho Motu Proprio para introducir cambios e innovaciones en el ámbito pastoral, financiero y judicial. El primero, Spiritus Domini (11 de enero), estableció que los ministerios laicos de lector y acólito pueden ser confiados a mujeres. A continuación, el Motu Proprio del 16 de febrero que actualizó el sector de la justicia penal. El 24 de marzo, teniendo en cuenta el déficit que caracteriza la gestión económica de la Santa Sede desde hace años y el agravamiento provocado por la emergencia sanitaria, el Papa decidió recortar los sueldos de cardenales, superiores y religiosos.

En la misma línea, a finales de abril (29 de abril), introdujo una medida anticorrupción, estipulando que los directivos deben firmar una declaración en la que se declare que no tienen condenas ni investigaciones por terrorismo, blanqueo de dinero o evasión fiscal, y que no pueden tener activos en paraísos fiscales. Al día siguiente, el 30 de abril, decidió que el Tribunal de Primera Instancia del Vaticano sería también competente para los juicios penales de cardenales y obispos. Además, el 11 de mayo, Francisco publicó el Antiquum Ministerium para establecer el ministerio del catequista. En pleno verano, el 16 de julio, se promulgó la Traditionis Custodes para redefinir las modalidades de uso del misal preconciliar. El documento provocó reacciones generalmente positivas, pero también algunas dudas que fueron respondidas por el Culto Divino el 18 de diciembre. Por último, el 26 de noviembre se emitió el último Motu Proprio para crear una Comisión Pontificia que verifique y aplique la Mitis Iudex Dominus Iesus (en vigor desde hace seis años) sobre los procesos de nulidad matrimonial.

Juicios en el Tribunal Vaticano
En materia de juicios, 2021 fue también el año de los dos procesos judiciales en el Tribunal Vaticano: el de los presuntos abusos sexuales entre los «monaguillos del Papa» en el preseminario San Pío X, que comenzó el 14 de octubre de 2020 y terminó el 6 de octubre de 2021, con la absolución de los dos acusados, y luego el maxi juicio en curso por presuntos delitos financieros con los fondos de la Secretaría de Estado, que también implica al cardenal Giovanni Angelo Becciu. Iniciado el 27 de julio, el juicio, que se encuentra en su quinta audiencia y sigue atascado en escaramuzas procesales, se reanudará el 25 de enero.

La operación en el Gemelli
En la historia del pontificado, el año que está a punto de terminar será recordado también por las noticias sobre la salud del Papa. Empezando por la citada ciática, luego la vacuna de Pfizer a la que se sometió el Pontífice el 13 de enero (con posteriores refuerzos) y, finalmente, su ingreso en el Gemelli el 4 de julio para una operación «programada» de estenosis diverticular que le hizo permanecer diez días en el «Vaticano III» (Policlínico Gemelli) y de la que parece haberse recuperado bastante rápido.

Desde el balcón de la décima planta del hospital romano, el Papa también se asomó para el rezo del Ángelus, con algunos niños de la sala de oncología a su lado, pidiendo un buen servicio sanitario «accesible» para todos. La operación ofreció el pretexto para algunas elucubraciones sobre la renuncia del Santo Padre. Él mismo respondió en una entrevista a la cadena de radio española Cope, afirmando que esa decisión nunca se le había pasado por la cabeza.

Un camino sinodal sin precedentes
El año 2021 fue también el año en el que Francisco introdujo una de las novedades más importantes desde el punto de vista eclesial: la apertura de un camino sinodal de tres años, que partirá «desde abajo», es decir, de los fieles -y no sólo- de todas las partes del mundo y culminará en 2023 con la gran asamblea en el Vaticano. Este nuevo itinerario deseado por el Papa, anunciado en mayo e inaugurado con una misa en San Pedro el 10 de octubre, tiene tres fases: diocesana, continental y universal.

El Sínodo … no debe ser una «convención», una convención eclesial, una conferencia de estudio o un congreso político, … no debe ser un parlamento, sino un acontecimiento de gracia, un proceso de sanación dirigido por el Espíritu.

Vacunas, clima, paz, pobres
Numerosos llamamientos han marcado estos doce meses, empezando por los de las vacunas anti-Covid. Por un lado, el llamamiento a una distribución equitativa y un acceso rápido, especialmente en las zonas más pobres del mundo: «Que todos, sin exclusión, tengan la oportunidad de ser protegidos por la vacuna lo antes posible», dijo el Papa al presidir un Rosario por el fin de la pandemia en los Jardines Vaticanos el 31 de mayo. Por otro lado, el llamado a no ceder al escepticismo, a las fake news y a las ideologías y a vacunarse porque hacerlo «es un acto de amor». Una posición reiterada por la Santa Sede, que el 22 de diciembre introdujo nuevas disposiciones para la entrada en la Ciudad del Vaticano.

Al mismo tiempo, el llamamiento por la tierra y la salvaguarda de la casa común. El anhelo, el del Papa, que se sublima en la Laudato si’ y se relanza en Fratelli tutti. El mismo día del primer aniversario de la encíclica, Francisco reunió en el Vaticano a científicos y líderes de diferentes religiones para una reunión previa a la Cop26 de Glasgow (a la que no pudo asistir) que terminó con la firma de un documento conjunto en el que se pide la eliminación de las emisiones netas de carbono. Dos meses antes, el 7 de septiembre, con el Patriarca de Constantinopla, Bartolomé, y el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, el Papa había firmado un llamamiento conjunto sobre la urgencia de la sostenibilidad medioambiental y la importancia de la cooperación mundial.

Encuentro interreligioso por la paz organizado por la Comunidad de Sant’Egidio

Con el mismo vigor, el Papa Francisco ha mantenido la atención centrada en la cuestión de la paz y el desarme. No se pueden olvidar las palabras que pronunció el 7 de octubre en el Coliseo para el encuentro organizado por la Comunidad de Sant’Egidio con los representantes de las distintas religiones. El Obispo de Roma pidió «desmilitarizar los corazones», «deponer las armas», «reducir el gasto militar» y «convertir los instrumentos de muerte en instrumentos de vida», invirtiendo en educación y sanidad. Y en Asís, en la ciudad del santo del que tomó su nombre, al reunirse con 500 personas en situación de desamparo y pobreza en Italia y Europa, abrió los ojos al mundo pidiendo que se «devolviera» la voz y la dignidad a los pobres.

De cara a 2022
Para el nuevo año están previstos dos acontecimientos importantes: el 27 de febrero, el encuentro organizado por la Conferencia Episcopal Italiana en Florencia con obispos y 100 alcaldes de todos los países que confinan con el Mediterráneo; del 22 al 26 de junio, el X Encuentro Mundial de las Familias en Roma sobre el tema «El amor familiar: vocación y camino de santidad». En cuanto a los viajes internacionales, se ha anunciado un viaje a Canadá (las fechas aún no son oficiales), en el marco del proceso de reconciliación entre el episcopado y los nativos, conmocionados por el descubrimiento de fosas comunes en las escuelas católicas.

En algunas entrevistas, el Papa Francisco también ha expresado su deseo de visitar el Congo, Papúa Nueva Guinea, Timor Oriental y Hungría en el futuro, siendo esta última una parada rápida en septiembre para la conclusión del Congreso Eucarístico Internacional en Budapest. No se ha desvanecido el deseo de viajar al Líbano, sumido en una grave crisis humanitaria, política y económica, por la que rezó con los jefes de las Iglesias orientales el 1 de julio en San Pedro, al igual que el objetivo de una visita, junto con el primado anglicano Welby, a Sudán del Sur, donde en los últimos días el Secretario para las Relaciones con los Estados, monseñor Paul Richard Gallagher, fue a preparar el terreno para una visita del Papa «probablemente ya el próximo año». En el vuelo de regreso de Atenas, el Papa dijo finalmente que estaba «siempre dispuesto a ir a Moscú» para reunirse de nuevo, tras el encuentro de 2016 en Cuba, con el Patriarca de Moscú y toda Rusia, Kirill.

Salvatore Cernuzio

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *