Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Congo, el regalo del Papa a un orfanato: medicamentos para niños enfermos

Hasta el orfanato Foyer Nazareth, situado en las afueras de Brazzaville, (capital de la República del Congo) han llegado los medicamentos donados por el Papa Francisco para tratar la drepanocitosis, a través de la Limosnería Apostólica y la Nunciatura. Compartimos el agradecimiento al Pontífice de la responsable, la hermana Elise Vouakouanitou, en una carta firmada por todos los niños: «Este gesto demuestra que el título de su última encíclica es un programa de trabajo», escribe la religiosa.

Ciudad del Vaticano, 20 de octubre 2021.- Andréa, Ada, Lady, Odilia, Immaculéee, Joyce, Vanecia, Mélina, Saint Eude, Antony Mercia, Jessica, Franck, Daniel Beni, Gloire, Anaèlle… Algunos con una letra difícil de leer, otros con nombre y apellido o con adornos escritos pero todos los 22 niños del orfanato Foyer Nazareth, en las afueras de Brazzaville (República del Congo), firman sus nombres en la carta enviada al Papa Francisco.

Una carta fechada el 3 de octubre, escrita a mano con bolígrafo azul en tres hojas de papel cuadriculado -las mismas que se usan en la escuela- con el mensaje «Merci, Merci, Merci beaucoup» («Gracias, gracias, muchas gracias») dirigido al Papa tras la importante donación recibida: un suministro de medicamentos para la drepanocitosis, que son difíciles de encontrar en estos lugares inaccesibles donde apenas hay agua y comida, y mucho menos medicamentos para una enfermedad genética de la sangre y que además, cuando se encuentran, son exorbitantemente caros.

En medio de las dificultades de la vida y de los escasos recursos, pero sin ceder a la desesperación, los niños del Foyer Nazaret tomaron papel y lápiz y pidieron ayuda al Papa. El Papa no esperó demasiado tiempo en dar su respuesta y, a través del limosnero apostólico, cardenal Konrad Krajewski y de la Nunciatura Apostólica, a principios de octubre, envió paquetes con medicamentos, con la inscripción en rojo «Regalo del Santo Padre», a la responsable del orfanato, la hermana Elise Vouakouanitou, congoleña de Pointe-Noire.

Carta de agradecimiento de la hermana Elise al Papa

Un gracias «muy grande»
Precisamente fue ella la «mano» que redactó la carta a «Saint Père Pape François»: «Santo Padre -se lee-, este gentil gesto que ha tenido con nosotros, enviando productos sanitarios a dos hermanas de nuestro orfanato, Odilia y Elisea, nos hace ver que la palabra de las Sagradas Escrituras es vida.

Sí, tenemos una boca tartamuda, pero nuestro corazón no puede callar alabando al Señor… Padre Santo, con estas medicinas creemos y afirmamos que el Señor nos ha visitado por medio de usted, Vicario de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A su vez, lo bendecimos e imploramos la gracias y la fuerza de Dios sobre usted. La hermana Elise y los niños de Brazzaville expresan su «gran agradecimiento» a Dios, al Papa y a la nunciatura por esta «atención ilimitada». «Con este gesto, nos damos cuenta de que el título de su última carta encíclica (Fratelli tutti) no es en vano, sino un programa de trabajo y misión que ha aceptado en nombre de Cristo y de la Iglesia. Sí, afirmamos que somos todos hermanos».

Firmas de todos los niños del Foyer Nazareth

Salvatore Cernuzio (Vatican News)
Imagen: Niños del orfanato «Foyer Nazareth», en Brazzavile,
reciben los medicamentos enviados por el Papa Francisco

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *