CATEQUESIS DE INFANCIA

La Parroquia es el lugar ideal para la Catequesis. En contacto directo con la Comunidad Cristiana, brinda la oportunidad de dedicar un tiempo semanal, en el que compartir con otros niños del entorno la vivencia de la fe.

La Catequesis de Infancia comprende cinco años o etapas. Los tres primeros preparan a la celebración de los sacramentos del Perdón y de la Eucaristía (Primera Comunión); los dos últimos, culminan con la celebración del sacramento de la Confirmación, invitando después a integrarse a los grupos de Junior.

Cuando no se ha recibido en los primeros años de vida el sacramento del Bautismo, se propone dentro del proceso de Catequesis, al término de la segunda etapa.

Veamos el foco de atención a poner en cada etapa:

Iniciamos a los niños en el misterio de Dios, como la fuerza de su vida, la raíz y la base del desarrollo futuro de su personalidad. Ofrecemos a los niños la vivencia del perdón y de la misericordia de Dios. Les presentamos aspectos muy concretos de la vida cristiana: conocer la Biblia y experimentar lo que es la parroquia, casa entre las casas: una comunidad cristiana.

El foco es ofrecer a los niños una primera iniciación al misterio de Jesús, el Hijo de Dios, que nos revela al Padre y nos entrega su Espíritu. Buscamos suscitar en los niños esta confesión de fe, que parte de la predicación de la Iglesia sobre Jesús como Señor y Salvador. Esta 2ª etapa de Catequesis culmina con la celebración del Bautismo para los niños no bautizados

Mostramos a los niños que gracias a la Iglesia reciben la fe y la enseñanza para conocerla y profesarla. Participando de los Sacramentos, son acompañados y ayudados por la comunidad cristiana para ser discípulos del Señor a lo largo de su vida y hasta su venida gloriosa. Esta etapa de Catequesis incluye los sacramentos de la Reconciliación y Eucaristía (Primera Comunión). 

La clave de esta etapa no es otra que la del seguimiento. Es Cristo quien nos ha elegido, quien nos ha llamado. Es Él quien nos ha sentado a la mesa y nos ha hecho partícipes de su Reino. A nosotros nos toca seguirle, amarle e imitarle. Si queremos seguir al Maestro, no nos faltará la gracia y la ayuda del Espíritu. Estudiaremos el Decálogo (los diez mandamientos).

Contemplamos las verdades fundamentales de la fe tal y como nos han sido transmitidas desde el tiempo de los Apóstoles hasta hoy. Pretendemos que los niños puedan confesarlas en primera persona, decir “Sí creo” de manera consciente en la comunidad cristiana y comunicarlas a los demás. Esta última Etapa culmina con el Sacramento de la Confirmación.

Sin lugar a dudas, forma parte del proceso catequético asistir y participar en la Eucaristía de los Domingos y Festivos. El ideal es hacerlo en familia, asistiendo a cualquier de las Eucaristías. Para reforzar esta vivencia común del grupo de referencia de cada niño, cada domingo participa de forma especial un nivel de catequesis. 

Además, a lo largo del año realizamos diferentes celebraciones y encuentros para VIVIR LA FE en comunidad. Destacamos la importancia del rato de oración que compartimos en la misma sesión de catequesis, cada mes y medio: Niños, padres y catequistas rezamos juntos.

 

¡Gracias por la confianza depositada! ¡Juntos construimos parroquia!