Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Cardenal Sako: pensar en una nueva forma de administrar la Iglesia

Ha concluido el sínodo de la Iglesia local de Irak, en el que se ha debatido el papel de los laicos y las mujeres y la situación política. El Cardenal Patriarca de los Caldeos pidió el apoyo de los ministros y diputados cristianos «por el bien del país». También se ha decidido cambiar el nombre del Patriarcado: ha desaparecido la referencia a Babilonia.

Ciudad del Vaticano, 17 de agosto 2021.- El Sínodo de la Iglesia Caldea en Irak, celebrado del 9 al 14 de agosto, ha meditado sobre las necesidades de la múltiple y compleja realidad eclesial y puso el foco en las novedades políticas y sociales del país. «Fue un momento intenso para todos los Obispos, incluidos los de la diáspora. Analizamos la situación iraquí desde cerca: las necesidades de la población y los cambios que se están produciendo. Y luego rezamos juntos», explica el Cardenal Louis Raphael I Sako, Patriarca de la Iglesia Caldea. «A causa de la pandemia», añade el cardenal Sako, «tuvimos que esperar dos años antes de celebrar un sínodo. En este esperado encuentro, hemos hablado de la sinodalidad, del papel de la mujer, de la liturgia y del laicado».

¿Qué ha surgido en relación con el papel de los laicos?
Hace dos años, el Comité de Laicos se reunió y, con ocasión de este Sínodo, envió un informe sobre la participación de los laicos en la vida de la Iglesia a nivel social, cultural, económico y pastoral. En este contexto, también debatimos el papel de las mujeres. Desde hace mucho tiempo tenemos mujeres que sirven a la liturgia, que trabajan en la caridad, que enseñan la catequesis. Hemos estudiado todo esto más de cerca. Ahora, cada Obispo podrá llevar una bendición a estas mujeres que tienen un carisma para servir a la Iglesia.

¿Se habló también de la situación política?
Ciertamente. Hemos razonado que debemos apoyar a los cristianos que se comprometen como ministros o diputados por el bien del país.

La asamblea sinodal también decidió cambiar el nombre del Patriarcado: de Patriarcado de Babilonia de los Caldeos a Patriarcado Caldeo. ¿Por qué se sintió esta necesidad?
Tuvimos problemas con el nombre anterior porque Babilonia es un nombre político y nacionalista que no tiene nada que ver con la Iglesia. La sede de la Iglesia Caldea o de Oriente era lo que hoy es la ciudad de Bagdad. Por esta razón, hemos preferido un nombre común para toda nuestra Iglesia, que también está extendida en Irán, Siria, Turquía, Líbano y otras partes del mundo.

Otro elemento de reflexión fue la sinodalidad…
La sinodalidad está en la naturaleza de la Iglesia. Todo se hace en conjunto: uno solo no puede gobernar la Iglesia, sino que hay que trabajar en conjunto como lo hicieron los discípulos. Nosotros, como orientales, tenemos una larga experiencia de sinodalidad y la Iglesia occidental también puede beneficiarse de esta capacidad. Nosotros, por ejemplo, tenemos los sínodos permanentes y generales. La Iglesia latina podría tomar ejemplo de esto para dar más autoridad a los Obispos o a las Conferencias Episcopales porque cada país es diferente. Tenemos que pensar en una nueva forma de administrar la Iglesia a todos los niveles.

Federico Piana (Vatican News)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *