Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Arzobispo Welby: La Iglesia es sinodal cuando camina junta, sirviendo, no dominando

Mientras el Arzobispo de Canterbury visita Roma para una serie de encuentros con el Papa Francisco y otros líderes religiosos, el jefe de la Comunión Anglicana visita Vatican News para hablar de temas que van desde los esfuerzos ecuménicos sobre el cambio climático hasta la sinodalidad y las esperanzas de una visita conjunta a Sudán del Sur.

Ciudad del Vaticano, 6 de octubre 2021.- Entre sus muchas visitas de esta semana, el Arzobispo de Canterbury, Justin Welby, se tomó un momento para dialogar con Vatican News para una amplia entrevista. A primera hora del día se había reunido en audiencia con el Papa Francisco en el Palacio Apostólico del Vaticano.

En la entrevista que siguió al encuentro, el Primado de toda Inglaterra exploró cómo todas las religiones pueden trabajar juntas para avanzar en la causa de la protección del medio ambiente, qué experiencias puede ofrecer la Comunión Anglicana a la Iglesia Católica al comenzar el Sínodo sobre la sinodalidad, y sus esperanzas perdurables de una visita conjunta con el Papa Francisco a Sudán del Sur.

El Arzobispo Welby completó la entrevista mencionando el sufrimiento causado por la pandemia en curso, y ofreciendo un recordatorio de que Dios es más grande que cualquier problema que el mundo pueda lanzar contra nosotros.

Transcripción completa de la entrevista

Sabemos que está aquí, en parte, por el trabajo en la COP26, en previsión de esa reunión, y ayer firmó un llamamiento con el Papa Francisco sobre el cuidado de nuestra casa común. ¿Puede decirnos cómo pueden las Iglesias seguir trabajando juntas para promover la causa del cuidado de la casa común?
R.- Ayer fue un día extraordinario en el que el Vaticano, junto con los gobiernos de Italia y el Reino Unido como presidentes conjuntos de la COP26, reunieron a la más notable agrupación interreligiosa. Cuando se miraba alrededor de la sala -y habrán visto las fotos-, creo que había confesiones que representaban posiblemente el 80% del mundo. Así que no se trata tanto de «¿Qué pueden hacer las Iglesias?», sino de «¿Qué pueden hacer los grupos religiosos de todo el mundo?.

Lo primero, claramente, es un compromiso con las bases. Una de las frases que utilicé ayer en una de las sesiones fue que tenemos que actuar de arriba a abajo, de medio a fuera y de abajo a arriba. Y las religiones tienen la oportunidad de actuar de abajo a arriba.

Debemos actuar. No sirve de nada limitarse a predicar a los políticos. Tenemos que actuar. Y la acción consiste en actuar en el desarrollo; en la educación, en la que todos los grupos religiosos parecen estar muy implicados; y en animar a los políticos, apoyándolos y ayudándolos. También implica que cambiemos nuestros propios hábitos. La Iglesia de Inglaterra se ha fijado el objetivo de que todos sus edificios, incluidas las escuelas, sean neutros en carbono para 2030. Es un reto enorme. Eso es lo que estamos haciendo.

También utilizamos la autoridad moral de la Iglesia, aunque no seamos un gran inversor en términos internacionales, somos un pez pequeño, muy pequeño. Nuestro personal de inversiones ha formado una coalición con más de 10 billones de dólares de fondos gestionados, con una herramienta de la London School of Economics, que nos permite comprometernos con las empresas en las que tenemos participaciones y medir su progreso hacia el carbono cero. Es decir, que utilizamos nuestros votos y nuestras inversiones para que las empresas avancen hacia el carbono cero.

Ha sido muy interesante oírle hablar, no sólo de arriba a abajo, sino también de la mitad hacia fuera, y de la base hacia arriba, en términos de cuidado de nuestra casa común. Se ha criticado mucho a los políticos y a los líderes internacionales por no hacer lo suficiente. ¿Hay alguna manera de que los fieles de las Iglesias, las otras religiones, puedan actuar al margen del bloqueo que a veces vemos en el mundo político?
R.- La respuesta es evidentemente que sí, pero eso no será suficiente. Es necesario, pero no suficiente. Así que, como habrán visto, en la declaración hecha por el Santo Padre, por el Patriarca Ecuménico y por mí mismo hace unas semanas -dos o tres semanas- se pide a los gobiernos, a las empresas, a los individuos y a las Iglesias y grupos religiosos que cambien sus acciones.

El problema es que cualquiera de ellos que quede al margen socavará el proceso. Así pues, los gobiernos tienen que cambiar las normas comerciales y fiscales para incentivar la economía verde en el futuro.

Las empresas tienen que cambiar sus prácticas, y pasar a tener cero emisiones de carbono; los individuos tienen que cambiar sus prácticas; y los grupos religiosos tienen que estar ahí demostrando, con sus acciones, y apelando con sus palabras a que estos cambios se produzcan, y apoyando el cambio de la opinión pública.

Vi al Presidente de Italia el martes por la mañana, y dijo más de una vez que debemos liderar la opinión pública. Los grupos religiosos deben liderar la opinión pública, y creo que tenía mucha razón al desafiarnos en ese sentido.

Como sabe, la Iglesia Católica está a punto de iniciar un proceso sinodal de dos años sobre el tema de la sinodalidad. La Comunión Anglicana tiene una larga historia de sinodalidad y quizás una experiencia de sinodalidad diferente a la de la Iglesia Católica. ¿Podría explicar cómo se vive la sinodalidad en la Comunión Anglicana, y de lo que su experiencia vivida puede ofrecer a la Iglesia mientras nos embarcamos en nuestro propio proceso sinodal?
R.- Sí, creo que es fascinante que esto ocurra en la Iglesia Católica, y me interesa mucho. El diálogo ecuménico entre la Iglesia Católica y la Comunión Anglicana – ARCIC – ha analizado este tema en una reciente publicación. Y han llegado a la conclusión de que, aunque ambos hablamos de sinodalidad, nos referimos a algo ligeramente diferente.

Dentro del anglicanismo, la sinodalidad, la mayoría de los sínodos – decir que algo sucede en todas partes en el anglicanismo es siempre buscar problemas.

Dentro de la Iglesia de Inglaterra, por ejemplo, tenemos tres Casas: Obispos, clero y laicos. Y ellos -el sínodo para nosotros- permiten en tres niveles: el decanato, que es el muy local, justo por encima de la parroquia; en el diocesano; y en el nacional en la Iglesia de Inglaterra, escuchar la voz de los laicos, los ordenados y los episcopales. Eso es realmente importante.

Creemos que tiene una comprensión eclesiológica muy fundamental del laos del pueblo de Dios expresando su sentido de cómo el Espíritu está guiando a la Iglesia. Y es muy interesante. Benedicto, en su Regla, habla de que en el Monasterio -creo que es el capítulo 3 o algo así- habla de que, en el Monasterio, cuando tienen una gran decisión, deben reunir a todos porque el más joven y menos importante puede tener realmente la sabiduría, la palabra sabia del Espíritu.

Los sínodos pueden atrincherarse como cualquier otra estructura en la Iglesia, así que creo que es muy importante que el «sínodo», que en una maravillosa alocución en medio de uno de los, creo que fue el sínodo sobre la familia, o podría haber sido el sínodo sobre la juventud, en su alocución central durante el período de tres semanas, el Santo Padre habló del sínodo -que significa literalmente caminar juntos, syn-hodos- como estar en el mismo camino.

Y en nuestra reunión del martes por la mañana, hablamos de la necesidad de que la Iglesia no se quede estancada, no se quede parada, sino que camine. Y ahí, creo, tenemos la misma comprensión de la eclesiología de lo que es ser la iglesia, que caminamos juntos. Y el sínodo, en su mejor momento, nos permite caminar juntos, escuchándonos con atención. Fortaleciendo a los débiles, y permitiendo a los fuertes servir a los débiles, y no dominar.

Tanto usted como el Papa Francisco han expresado su deseo de ir a Sudán del Sur. ¿Cómo ve el proceso de paz en Sudán del Sur y cree que hay una esperanza real de un viaje conjunto que le incluya a usted y al Papa Francisco a Sudán del Sur?
R.- Bueno, para responder primero a la última pregunta y darle una respuesta breve. Sí. Enfáticamente.
Volviendo a la primera de las preguntas, los avances en el proceso de paz, los procesos de paz -hablo desde la experiencia de 20 años trabajando en este tipo de cosas- son agónicos. Son lentos. Siempre te sorprendes de dónde avanzas y te sorprendes de dónde pierdes el progreso que habías pensado. Y Sudán del Sur no es diferente.

Así que creo que este viaje es realmente importante: mostrar el amor de los pastores por las ovejas, escuchar a las ovejas, estar con los que están heridos. En las maravillosas palabras del Papa Francisco, oler a las ovejas y oler a las ovejas. Y para servir. Creo que este camino es muy importante.

Hemos hablado mucho de la escucha en los diferentes temas que hemos tratado hoy. ¿Hay algo que le gustaría compartir que tal vez no hayamos cubierto todavía, en términos de su visita aquí, o en términos de mirar hacia el futuro?
R.- Creo que lo que diría de cara al futuro es que hemos atravesado un periodo agónico, en todo el mundo. Y en muchos lugares sigue siendo agonizante, incluso en Italia, incluso en Inglaterra, incluso en el Reino Unido, América.

El COVID ha sido terrible. La guerra se ha extendido. Me temo que sentiremos el impacto, las secuelas de estos terribles acontecimientos, durante muchos años.

Pero servimos al Dios que resucitó a Jesucristo de entre los muertos. Y, por lo tanto, me digo a mí mismo, y a todos los que escuchan: No. No teman. Dios sigue siendo más grande que todos los problemas que el mundo puede traer.

Christopher Wells
Imagen: El arzobispo Welby se reunió con el Papa Francisco
este martes
.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *