Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

Afganistán: Jesuitas y Misioneras de la Caridad esperan ser evacuados

Después de que los talibanes tomaran la ciudad de Kabul, dos jesuitas indios, el padre Jerome Sequeira, jefe de la misión en Afganistán, y el padre Robert Rodrigues, esperan ser repatriados, junto con cuatro Misioneras de la Caridad, entre ellas una religiosa de la India.

17 de agosto 2021.- La Compañía de Jesús también ha decidido suspender indefinidamente sus actividades en Afganistán tras la caída de Kabul en manos de los talibanes. Precisamente en Kabul, dos jesuitas indios, el padre Jerome Sequeira, jefe de la misión en Afganistán, y el padre Robert Rodrigues, esperan ser repatriados, junto con cuatro Misioneras de la Caridad, entre ellas una religiosa de la India.

«Hemos suspendido nuestra misión en Afganistán de forma indefinida porque no estamos seguros de si la situación mejorará y cuándo lo hará», explica un sacerdote jesuita de Nueva Delhi a la agencia Ucan. «De momento están a salvo y están preparados para salir cuando la India reanude los vuelos para evacuar a los ciudadanos indios varados en Afganistán», dijo el clérigo que prefirió mantenerse en el anonimato.

El padre Stany D’Souza, presidente de la Conferencia de la Provincia Jesuita de Asia Meridional, confirmó que los dos sacerdotes se encuentran bien y que están en contacto permanente con sus hermanos. Desde el aeropuerto de Kabul, donde se encuentra en estos momentos, el padre Sequeira ha pedido oraciones por él y por el padre Rodrigues y por todos los que están viviendo este dramático momento de transición, confirmando que la situación es «caótica» y que reina la incertidumbre.

El temor es que, tras instalar a todos sus hombres en puestos administrativos clave, los talibanes elaboren una lista de organizaciones y personas que pretenden atacar. Según algunos informes locales, las milicias islamistas ya están llamando a las puertas para identificar y localizar a algunas personas.

Jesuitas y Misioneras de la Caridad en Afganistán
Junto con las Misioneras de la Caridad, los jesuitas están presentes en Afganistán desde 2004, tres años después de que los talibanes fueran expulsados del poder por Estados Unidos y dos años después de que la Misión Católica fuera establecida en el país en 2002 por San Juan Pablo II. Allí han participado en la asistencia a los refugiados y desplazados y en el campo de la educación, formando a 300 profesores que han permitido dar una educación a 25.000 niños y, sobre todo, niñas, a los que el anterior régimen talibán había prohibido ir a la escuela.

Este precioso trabajo no está exento de riesgos en un país donde la guerra nunca termina. El 2 de junio de 2014, el sacerdote jesuita indio Alexis Prem Kumar fue secuestrado por combatientes talibanes mientras visitaba una escuela en la provincia de Herat. El sacerdote fue liberado en el mes de febrero del siguiente año.

El temor a la vuelta al poder de los talibanes
A medida que aparecen noticias cada vez más dramáticas de Afganistán, el temor a la vuelta de los talibanes al poder también crece en la Iglesia del vecino país de Pakistán.
«Su reconquista de Kabul tendrá muchas consecuencias para la Iglesia en Pakistán», dijo el padre camilo Mushtaq Anjum a la agencia de noticias Ucanews. Según el sacerdote, es probable que el regreso del grupo islamista provoque un aumento de la intolerancia hacia las minorías religiosas en Pakistán y anime a las fuerzas fundamentalistas pakistaníes a vengar las derrotas de las dos últimas décadas contra los cristianos del país:
«El fundamentalismo aumentará. Harán valer su ‘marca’ islamista en Pakistán y, como siempre ocurre en estos casos, serán a los cristianos a los que les tocará pagar las consecuencias», añadió.

Los activistas de derechos humanos también expresan preocupaciones similares. Menos alarmista es el padre Bonnie Mendes, antiguo secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal de Pakistán, quien cree que lo que está ocurriendo en Afganistán no debería cambiar la situación de la Iglesia pakistaní, que siempre ha estado en el punto de mira de los islamistas por ser considerada pro-occidental. «Mucha gente aquí piensa que están golpeando a Estados Unidos cuando golpean a los cristianos», declaró el sacerdote a la agencia Ucanews.

Vatican News

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *