Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Corintios 2 4:6

4 cardenales y casi 70 obispos hacen corrección pública y fraterna a obispos alemanes. Texto íntegro en español

Este lunes 11 de abril se dio a conocer una “Carta abierta y fraternal a nuestros hermanos obispos de Alemania” sobre la deriva cismática del sínodo alemán.

ZENIT Noticias / Roma, 13.4.2022).- Después de la carta del episcopado polaco y del episcopado escandinavo donde se corrige públicamente la deriva cismática de la mayor parte del episcopado alemán por medio del así llamado “Camino Sinodal”, este lunes 11 de abril se dio a conocer una “Carta abierta y fraternal a nuestros hermanos obispos de Alemania”. La carta, originalmente publicada en inglés, lleva la firma de cuatro cardenales y casi 70 obispos de diferentes diócesis del mundo. Esta iniciativa, sin embargo, está abierta para que otros obispos católicos firmen el documento (pueden hacerlo a través de este mail episcopimundi2022@gmail.com). Ofrecemos la traducción al castellano de esa carta a continuación:

CARTA ABIERTA Y FRATERNAL
A NUESTROS HERMANOS OBISPOS DE ALEMANIA

11 de abril de 2022

En una época de rápida comunicación global, los acontecimientos de una nación repercuten inevitablemente en la vida eclesial de otros lugares. Así, el proceso del «Camino Sinodal», tal como lo llevan a cabo actualmente los católicos en Alemania, tiene implicaciones para la Iglesia en todo el mundo. Esto incluye a las Iglesias locales que pastoreamos y a los numerosos fieles católicos de los que somos responsables.

En este sentido, los acontecimientos en Alemania nos obligan a expresar nuestra creciente preocupación por la naturaleza de todo el proceso del «Camino Sinodal» alemán y el contenido de sus diversos documentos. Nuestros comentarios aquí son deliberadamente breves. Merecen, y animamos encarecidamente, una mayor elaboración (como, por ejemplo, la Carta abierta a los obispos católicos del mundo del arzobispo Samuel Aquila) por parte de los obispos individuales. Sin embargo, la urgencia de nuestras observaciones conjuntas se basa en Romanos 12, y especialmente en la advertencia de Pablo: “No os conforméis a este mundo”. Y su gravedad se deriva de la confusión que el Camino Sinodal ya ha causado y sigue causando, y del potencial de cisma en la vida de la Iglesia que inevitablemente resultará.

La necesidad de reforma y renovación es tan antigua como la propia Iglesia. En su raíz, este impulso es admirable y nunca debe ser temido. Muchos de los implicados en el proceso del Camino Sinodal son, sin duda, personas de carácter sobresaliente. Sin embargo, la historia cristiana está plagada de esfuerzos bien intencionados que perdieron su fundamento en la Palabra de Dios, en un encuentro fiel con Jesucristo, en una verdadera escucha del Espíritu Santo y en la sumisión de nuestras voluntades a la voluntad del Padre. Estos esfuerzos fallidos ignoraron la unidad, la experiencia y la sabiduría acumulada del Evangelio y de la Iglesia. Al no tener en cuenta las palabras de Jesús: «Sin mí no podéis hacer nada» (Jn 15, 5), fueron infructuosos y dañaron tanto la unidad como la vitalidad evangélica de la Iglesia. El camino sinodal de Alemania corre el riesgo de conducir precisamente a un callejón sin salida.

Como sus hermanos obispos, nuestras preocupaciones incluyen pero no se limitan a lo siguiente

  1. Al no escuchar al Espíritu Santo y al Evangelio, las acciones del Camino Sinodal socavan la credibilidad de la autoridad de la Iglesia, incluida la del Papa Francisco; la antropología cristiana y la moral sexual; y la fiabilidad de las Escrituras.
  2. Aunque muestran una pátina de ideas y vocabulario religioso, los documentos del Camino Sinodal alemán parecen inspirados en gran medida no por la Escritura y la Tradición -que, para el Concilio Vaticano II, son «un único depósito sagrado de la Palabra de Dios»- sino por el análisis sociológico y las ideologías políticas contemporáneas, incluidas las de género. Miran a la Iglesia y a su misión a través de la lente del mundo, en lugar de hacerlo a través de la lente de las verdades reveladas en la Escritura y en la autorizada Tradición de la Iglesia.
  3. El contenido del Camino Sinodal también parece reinterpretar, y por tanto disminuir, el significado de la libertad cristiana. Para el cristiano, la libertad es el conocimiento, la voluntad y la capacidad sin trabas de hacer lo que es correcto. La libertad no es «autonomía». La auténtica libertad, como enseña la Iglesia, está ligada a la verdad y ordenada al bien y, en última instancia, a la santidad. La conciencia no crea la verdad, ni es una cuestión de preferencia personal o de autoafirmación. Una conciencia cristiana bien formada se somete a la verdad sobre la naturaleza humana y a las normas de vida recta reveladas por Dios y enseñadas por la Iglesia de Cristo. Jesús es la verdad, que nos hace libres (Jn 8).
  4. La alegría del Evangelio -esencial para la vida cristiana, como tantas veces subraya el Papa Francisco- parece totalmente ausente de las discusiones y textos del Camino Sinodal, un defecto revelador para un esfuerzo que busca la renovación personal y eclesial.
  5. El proceso del Camino Sinodal, en casi todos sus pasos, es el trabajo de expertos y comités: pesado en términos de burocracia, obsesivamente crítico y orientado hacia el interior. Por tanto, refleja una forma generalizada de esclerosis de la Iglesia e, irónicamente, adquiere un tono antievangélico. En su efecto, el Camino Sinodal muestra más sumisión y obediencia al mundo y a las ideologías que a Jesucristo como Señor y Salvador.
  6. El enfoque del Camino Sinodal sobre el «poder» en la Iglesia sugiere un espíritu fundamentalmente opuesto a la naturaleza real de la vida cristiana. En última instancia, la Iglesia no es una mera «institución», sino una comunidad orgánica; no igualitaria, sino familiar, complementaria y jerárquica: un pueblo unido por el amor a Jesucristo y el amor mutuo en su nombre. La reforma de las estructuras no es en absoluto lo mismo que la conversión de los corazones. El encuentro con Jesús, como se ve en el Evangelio y en la vida de los santos a lo largo de la historia, cambia los corazones y las mentes, trae la curación, aleja a uno de una vida de pecado e infelicidad, y demuestra el poder del Evangelio.
  7. El último y más angustioso problema inmediato del Camino Sinodal de Alemania es terriblemente irónico. Por su ejemplo destructivo, puede llevar a algunos obispos, y llevará a muchos laicos por lo demás fieles, a desconfiar de la idea misma de la «sinodalidad», impidiendo así aún más la necesaria conversación de la Iglesia sobre el cumplimiento de la misión de convertir y santificar al mundo.

En una época de confusión, lo último que necesita nuestra comunidad de fe es más de lo mismo. Mientras discierne la voluntad del Señor para la Iglesia en Alemania, tenga la seguridad de nuestras oraciones por ustedes.

Cardenal Francis Arinze (Onitsha, Nigeria)
Cardenal Raymond Burke (arzobispo emérito de San Luis, Missouri, EEUU)
Cardenal Wilfred Napier (arzobispo emérito de Durban, Sudáfrica)
Cardenal George Pell (arzobispo emérito de Sidney, Australia)
Arzobispo Samuel Aquila (Denver, Colorado, EEUU)
Arzobispo emérito Charles Chaput (Filadelfia, Pensilvania, EE.UU.)
Arzobispo Paul Coakley (Oklahoma City, Oklahoma, EEUU)
Arzobispo Salvatore Cordileone (San Francisco, California, EEUU)
Arzobispo Damian Dallu (Songea, Tanzania)
Arzobispo emérito Joseph Kurtz (Louisville, Kentucky, EE.UU.)
Arzobispo J. Michael Miller (Vancouver, Columbia Británica, Canadá)
Arzobispo Joseph Naumann (Kansas City, Kansas, EEUU)

Arzobispo Andrew Nkea (Bamenda, Camerún)
Arzobispo Renatus Nkwande (Mwanza, Tanzania)
Arzobispo Gervas Nyaisonga (Mbeya, Tanzania)
Arzobispo Gabriel Palmer-Buckle (Cape Coast, Ghana)
Arzobispo emérito Terrence Prendergast (Ottawa-Cornwall, Ontario, Canadá)
Arzobispo Jude Thaddaeus Ruwaichi (Dar-es-Salaam, Tanzania)
Arzobispo Alexander Sample (Portland, Oregón, Estados Unidos)
Obispo Joseph Afrifah-Agyekum (Koforidua, Ghana)
Obispo Michael Barber (Oakland, California, EE.UU.)
Obispo Emérito Herbert Bevard (St. Thomas, Islas Vírgenes Americanas)
Obispo Earl Boyea (Lansing, Michigan, EE.UU.)
Obispo Neal Buckon (Auxiliar, Servicios Militares, EE.UU.)
Obispo William Callahan (La Crosse, Wisconsin, EEUU)
Obispo emérito Massimo Camisasca (Reggio Emilia-Guastalla, Italia)
Obispo Liam Cary (Baker, Oregón, EE.UU.)
Obispo Peter Christensen (Boise, Idaho, EE.UU.)

Obispo Joseph Coffey (Auxiliar, Servicios Militares, EE.UU.)
Mons. James Conley (Lincoln, Nebraska, EE.UU.)
Obispo Thomas Daly (Spokane, Washington, EE.UU.)
Obispo John Doerfler (Marquette, Michigan, USA)
Obispo Timothy Freyer (Auxiliar, Orange, California, USA)
Obispo Donald Hying (Madison, Wisconsin, EE.UU.)

Obispo Emérito Daniel Jenky (Peoria, Illinois, USA)
Obispo Stephen Jensen (Prince George, Columbia Británica, Canadá)

Obispo William Joensen (Des Moines, Iowa, EE.UU.)
Obispo James Johnston (Kansas City-St. Joseph, Missouri, USA)
Obispo David Kagan (Bismarck, Dakota del Norte, EE.UU.)
Obispo Flavian Kassala (Geita, Tanzania)
Obispo Carl Kemme (Wichita, Kansas, EE.UU.)

Obispo Rogatus Kimaryo (Same, Tanzania)
Obispo Anthony Lagwen (Mbulu, Tanzania)
Obispo David Malloy (Rockford, Illinois, EE.UU.)
Monseñor Gregory Mansour (Eparquía de San Marón de Brooklyn, Nueva York, EEUU)

Obispo Simon Masondole (Bunda, Tanzania)
Obispo Robert McManus (Worcester, Massachusetts, EE.UU.)
Obispo Bernadin Mfumbusa (Kondoa, Tanzania)
Obispo Filbert Mhasi (Tunduru-Masasi, Tanzania)
Obispo Lazarus Msimbe (Morogoro, Tanzania)
Obispo Daniel Mueggenborg (Reno, Nevada, EE.UU.)
Mons. William Muhm (Auxiliar, Servicios Militares, EE.UU.)
Obispo Thanh Thai Nguyen (Auxiliar, Orange, California, USA)
Obispo Walker Nickless (Sioux City, Iowa, USA)

Obispo Eusebius Nzigilwa (Mpanda, Tanzania)
Obispo Thomas Olmsted (Phoenix, Arizona, EE.UU.)
Obispo Thomas Paprocki (Springfield, Illinois, EE.UU.)
Obispo Kevin Rhoades (Fort Wayne-South Bend, Indiana, EE.UU.)
Obispo David Ricken (Green Bay, Wisconsin, EE.UU.)
Obispo Almachius Rweyongeza (Kayanga, Tanzania)
Obispo James Scheuerman (Auxiliar, Milwaukee, Wisconsin, USA)
Obispo Augustine Shao (Zanzíbar, Tanzania)

Obispo Joseph Siegel (Evansville, Indiana, EE.UU.)
Obispo Frank Spencer (Auxiliar, Servicios Militares, EE.UU.)

Obispo Joseph Strickland (Tyler, Texas, EE.UU.)
Obispo Paul Terrio (St. Paul en Alberta, Canadá)
Obispo Thomas Tobin (Providence, Rhode Island, EE.UU.)
Obispo Kevin Vann (Orange, California, EE.UU.)
Obispo Robert Vasa (Santa Rosa, California, EE.UU.)
Obispo David Walkowiak (Grand Rapids, Michigan, EE.UU.)
Obispo James Wall (Gallup, Nuevo México, EE.UU.)
Obispo William Waltersheid (Auxiliar, Pittsburgh, Pennsylvania, USA)
Obispo Michael Warfel (Great Falls-Billings, Montana, USA)
Obispo Chad Zielinski (Fairbanks, Alaska, EE.UU.)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.